Anorexia. Todo Sobre Ella

La anorexia lleva integrada en nuestra sociedad más de un siglo pero ¿Cuándo y cómo se empieza a conocer?  Parece ser que en 1860, Louis-Víctor Marcé un problema cuyo origen parecía ser el estómago y que generalmente aparecía en mujeres. En 1870, William Gull la llama anorexia nerviosa en Londres al mismo tiempo que Charles Lasègue la acuña como anorexia histérica en París asociándola a factores psicológicos y no de carácter orgánico. En el año 1903, el psicólogo francés Pierre Janet Marie Félix describió las características de la enfermedad a pesar de que por aquel entonces se pensaba que el problema era debido a la negativa de la mujer de la época a su sexualidad .

anorexia todo sobre ella-un-pedacito-de-psicologia

La primera categoría diagnóstica según wikipedia como anorexia nerviosa apareció en 1968 en el DSM desde su segunda edición (DSM-II),  y desde entonces la enfermedad sigue presente en el DSM de todas las ediciones y revisiones hasta el actual DSM-V.

¿Qué es la anorexia?

Son muchas las definiciones que se pueden encontrar para el término anorexia, pero todas comparten los mismos fundamentos.

Según la Real Academia de la Lengua Española, la anorexia es definida como falta anormal de ganas de comer, dentro de un cuadro depresivo, por lo general en mujeres adolescentes, y que puede ser muy grave.

El ministerio de salud la define como un trastorno alimenticio que altera la relación de la persona con la comida.  Se caracteriza por la obsesión de perder peso. La persona limita exageradamente la ingesta de alimentos al punto de poner en riesgo su vida. Se sufre además una distorsión de la percepción: la persona con anorexia se ve con sobrepeso, a pesar de estar muy por debajo de los parámetros saludables.

Según el ministerio de salud, la anorexia no solo representa un problema con la comida, sino que además, esconde una incapacidad de lidiar con otros problemas de estrés o ansiedad y, el control ejercido sobre la comida calma momentáneamente estas tensiones.

alimentación-blog-un-pedacito-de-psicologia

Otras fuentes de la anorexia la conciben como un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y que lo lleva a un estado de inanición. La anorexia se caracteriza por el miedo al aumento de peso, y por una percepción distorsionada del propio cuerpo. Por ello inicia una disminución progresiva del peso y una reducción de la ingesta de alimentos. Normalmente se comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, ya que existe la falsa creencia de que engordan. A continuación rechaza las grasas, las proteínas e incluso los líquidos en casos más extremos, llevando en algunas ocasiones a la deshidratación extrema. A estas medidas drásticas se le pueden sumar otras conductas asociadas como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o exceso de ejercicio físico.

Toda la información que encontramos sobre anorexia la distingue en dos subtipos:

Subtipo restrictivo: en el que la reducción del peso se consigue mediante la privación de alimentación y un aumento del ejercicio físico practicado.

Subtipo bulímico: en el que la persona que padece anorexia recurre a purgas de algún tipo para eliminar la cantidad de alimento ingerida.

Aquí, por ejemplo, se distingue entre:

Anorexia nerviosa restrictiva:

Se denomina así cuando los pacientes logran un bajo peso a través de dietas muy restrictivas, ayuno muy prolongado, y abundante ejercicio de intensidad elevada sin recurrir en ningún caso a atracones o purgas.

Anorexia nerviosa purgativa/compulsiva:

Son pacientes que recurren a atracones o purgas (vómitos, laxantes, diuréticos…). Existe un subgrupo que no presenta atracones pero sí recurren a la purga de forma sistemática. Debido a la pérdida del control de los impulsos propio de este grupo, estos sujetos son más susceptibles de padecer una mayor variabilidad emocional, así como de sucumbir al consumo de sustancias adictivas (alcohol, tabaco, etcétera).

anorexia todo sobre ella-un-pedacito-de-psicologia

Hay que tener en cuenta que podemos encontrar la palabra anorexia en algunos documentos, y que ésta puede no estar relacionada directamente con el tema que aquí se trata. En este caso por ejemplo, se distingue entre tres acepciones diferentes para el término anorexia:

  1. Anorexia como síntoma de una enfermedad; definida como falta de apetito que puede ocurrir en estados febriles, enfermedades generales y digestivas o simplemente en situaciones transitorias de la vida cotidiana.
  2. Anorexia nerviosa como enfermedad específica caracterizada por una pérdida de peso acompañada por una distorsión de la imagen corporal.
  3. Anorexia sexual o anafrodisia; pérdida del «apetito» para la interacción romántico-sexual.

¿Cuáles son las causas de la anorexia?

Siempre es importante conocer un trastorno y saber cómo tratarlo olvidándonos a veces de lo importante que es, incluso más aun que el tratamiento, la prevención; para ello es necesario saber cuáles son las causas que llevar a padecer la enfermedad.

La información aportada por el ministerio de salud  sobre los factores de riesgo que propician la enfermedad dice que:

-Los modelos sociales de belleza que se alejan en algunos casos de los parámetros establecidos como saludables ya que tienen una fuerte influencia sobre la sociedad y pueden considerarse como precipitantes al desarrollo de un trastorno alimenticio.

-La influencia del entorno cercano como pueden ser familiares y amigos.

-La falta de afecto y la presencia de algún tipo de conflictos afectivos.

-El abuso sexual sufrido en alguna época y con mayor motivo aquellos que fueron abusados por familiares cercanos o personas conocidas.

-La baja autoestima, el hecho de no apreciarse a sí mismo y la dificultad para enfrentarse al estrés por el hecho de generar un estado de ansiedad y una percepción de falta de control que lleva a los trastornos alimenticios como medio para recobrar ese control.

TERAPIA-blog-un pedacito-de-psicologia

Silvia Holguera nos habla de:

Factores socioculturales tales como considerar el atractivo físico como valor personal predominante, mensajes publicitarios que desbordan y generan inseguridad ante la imposibilidad de lograr ese cuerpo establecido como bello por los cánones de la sociedad; factores personales; algunos rasgos de personalidad hacen más vulnerable a padecer anorexia, etc., Factores genético-biológicos como la predisposición genética, Factores familiares como puede ser la importancia de la apariencia en la familia u otros factores desencadenantes como: cambios corporales, comentarios despectivos, influencia de compañeros, etc.; como ayudantes de la persona a sufrir algunos de los tipos de trastornos alimenticios.

Aquí se propone que  existen una serie de factores generales que asociados a un factor desencadenante como por ejemplo factores socioculturales o cierta vulnerabilidad biológica pueden llevar al desarrollo de la anorexia. Algunos de estos factores son:

Obesidad del enfermo o de un familiar, muerte o enfermedad de un ser querido o separación de los padres entre otros; todos ellos factores estresantes que dejan al individuo más vulnerable psicológicamente.

Estudios recientes encuentran un gen predisponente a la anorexia.

Las últimas investigaciones encuentran un receptor alfa relacionado con el estrógeno, puede contribuir al riesgo de contraer anorexia o bulimia nerviosa. “La disminución de la ingesta de calorías suele mover a los animales, incluidos los humanos, a buscar comida alta en calorías. Estos hallazgos sugieren que la pérdida de la actividad ESRRA puede altera esa respuesta”, afirma Lutter; además, este estudio revela que entre el 50 y el 70 por ciento del riesgo de padecer un trastorno alimentario se hereda.

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia?

Cada enfermedad se manifiesta de una forma y presenta unos signos visibles que son llamados síntomas, y es importante conocerlos para poder detectarlos de forma precoz y evitar un avance de la problemática.

Algunos de los síntomas a los que tenemos que estar alerta son:

-Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.

-Miedo al aumento de peso o a la obesidad incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.

-Percepción distorsionada del cuerpo.

-Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres (amenorrea).

En uno de sus artículos, Silvia Holguera  habla de los factores que determinarían el diagnóstico según los criterios de la CIE-10 (para España)/ DSM-V (para América) coincidiendo con los expuestos anteriormente y añade algunos que serían: exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

anorexia todo sobre ella-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué colectivo es el más vulnerable a padecer anorexia?

La edad de inicio de la anorexia se sitúa en la primera adolescencia, en torno a los 12 años, si bien la población más afectada se encuentra entre los 14 y 18. Se calcula que cerca del 95 por ciento de las personas que sufren este trastorno son mujeres, aunque en los últimos años se ha producido un aumento en hombres, en mujeres adultas y en niños. Generalmente la anorexia comienza en la adolescencia por ser esta una etapa de grandes cambios, a veces antes en una pre-adolescencia temprana y menos frecuentemente en la etapa adulta. La anorexia nerviosa afecta primordialmente a las personas de clase socioeconómica media y alta, y es cierto que existen colectivos más propensos a sufrir estos trastornos como por ejemplo gimnastas o modelos.

Es importante conocer que se han encontrado tasas letales tan altas como del 10 al 20 por ciento. Sin embargo, como los casos leves pueden no ser diagnosticados, nadie sabe exactamente cuántas personas tienen anorexia nerviosa o qué porcentaje muere de ella.

Según Silvia Holguera, la anorexia nerviosa suele tener un inicio más precoz (adolescencia temprana) en comparación con la bulimia nerviosa. De todas formas, en la actualidad no se puede decir que los trastornos de la conducta alimentaria sean exclusivos de ninguna edad, sexo, clase social o nivel intelectual.

De acuerdo con la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente, encontramos que si pueden haber grupos especialmente vulnerables, como atletas, deportistas de disciplinas que ponen especial énfasis en la delgadez para mejorar el rendimiento o la apariencia, bailarinas de ballet, danza, patinadoras y gimnastas, corredores de fondo, modelos, azafatas, etc., todos ellos deportistas que por sus características poseen un riesgo incrementado para la anorexia y otros trastornos alimenticios.

Según esta misma web, el cuadro clínico clásico de la anorexia es el de una adolescente entre 12 y 20 años que presenta la tríada sintomática de adelgazamiento, anorexia y amenorrea. Sólo un 3 a 10% de los pacientes con anorexia son varones en comparación con la bulimia en el que los pacientes varones representan del 2 al 20%. En la anorexia la relación mujeres-hombres es de 9 a 1, y de 5 a 1 en la bulimia. Entre las mujeres, más de la mitad de los casos comienzan antes de los 20 años, y en aproximadamente 3/4 de los casos antes de los 25 años. Menos del 10% tienen un inicio en la pre-menarquía.

El inicio del cuadro coincide con la adolescencia en un 80% de los casos, y ocurre habitualmente entre los 10 y 30 años. A partir de los 13 años la frecuencia se incrementa rápidamente hasta una máxima frecuencia de comienzo a los 17 ó 18 años. La edad promedio de inicio es a los 16 ó 17 años. La franja cronológica de riesgo se sitúa entre los 10 y 24 años. El 85% desarrollan la anorexia entre los 13 y 20 años.

¿Cómo es la vida de las personas que padecen anorexia?

De nuevo la web de Silvia Holguera proporciona información en este sentido y dice que según avanza la enfermedad, y disminuyen de peso, las pacientes se van sintiendo más cansadas, aparecen dificultades para concentrarse y para mantener el ritmo diario. Se aíslan socialmente y su mundo empieza a girar en torno a las calorías ingeridas y a cómo quemarlas. La anorexia disminuye la calidad de vida del paciente de manera evidente en poco tiempo y sin que los enfermos sean conscientes.

Aquí podemos encontrar el caso de una chica que padecía anorexia, la superó y ahora ha escrito un libro, “Mi anorexia” en el que explica como la enfermedad se apoderó de ella sin darse cuenta y de cómo su vida cambio en muchos aspectos.

En este otro documental, “Mi hija cayó en las garras de la anorexia” perteneciente a un programa, se refleja el sufrimiento de la enfermedad desde la visión de los familiares cercanos ya que son los propios padres quienes dan el testimonio de su vivencia.

Hay otra visión, y es la vida de una persona que sufre anorexia y debido a la gravedad de esta ha requerido un ingreso en un centro hospitalario. En este documental “Miedo a comer” se muestra el día a día de chicas ingresadas durante unos meses y como se enfrentan a la vida una vez que son dadas de alta.

¿Qué diferencia la anorexia de la bulimia?

Parece que hay cierta confusión a la hora de diferenciar lo que es la anorexia de lo que es la bulimia y que la definición de ambos términos genera ambigüedad. Lo que diferencia la anorexia de la bulimia es:

Cuadro patológico: En la anorexia se tiene una visión distorsionada de su cuerpo sintiendo verdadero terror a la obesidad o aumento de peso, por lo que intenta adelgazar dejando de comer y restringiendo el consumo de alimentos. En la bulimia, por otra parte, se presentan cambios bruscos de peso, debido al gran deseo por consumir alimentos de alto valor calórico en elevadas cantidades (atracones), los cuales siempre van unidos a sentimientos de culpabilidad y medidas extremas como inducir los vómitos para no engordar, ingerir laxantes, abusar del ejercicio físico y seguir dietas radicales.

–El peso corporal: Normalmente, los pacientes con anorexia pesan mucho menos de lo que es su peso ideal, llegando a una situación de delgadez extrema; mientras que los pacientes con bulimia pueden tener un peso normal y engordar y adelgazar de manera muy brusca.

–Control del peso: Por un lado, los enfermos de anorexia tienen un comportamiento más controlador ante su objetivo de pérdida de peso, En cambio, los enfermos de bulimia presentan una conducta más ansiosa y poco controladora, pues llevan un auténtico descontrol en su alimentación diaria, siguiendo regímenes radicales como pasar un día sin comer y al siguiente consumir alimentos de manera impulsiva.

¿Qué diferencia la anorexia de la ortorexia?

Es cierto que la anorexia y la ortorexia tienen en común muchos síntomas pero ¿cómo distinguirlas? Pues bien, las personas que sufren anorexia nerviosa, se preocupan por la cantidad de comida que consumen, mientras que los seguidores de la ortorexia se obsesionan con la calidad de la misma y no tanto con la cantidad aunque es verdad que llevar un cierto control.

¿Qué diferencia la anorexia de la vigorexia?

La anorexia y la vigorexia si bien son dos trastornos alimenticios poco tienen en común ya que bien analizados podría decirse que son contrapuestos.

-Una persona con anorexia se ve a sí mismo como obeso, al contrario que pasa con un enfermo de vigorexia cuya imagen corporal es de delgado.

-La anorexia es considerada un problema mayoritario de mujeres; la vigorexia es más un problema de hombres.

-En la anorexia se utilizan laxantes y diuréticos para perder volumen y peso; en la vigorexia, anabolizantes para ganar volumen.

¿Qué consecuencias tiene la anorexia?

Las personas que sufren anorexia tienen una serie de consecuencias tanto visibles como ocultas y de diferente gravedad en función del estado de la enfermedad.

Las consecuencias pueden ser las siguientes:

-Reducción de las pulsaciones cardíacas en un intento de ahorrar energía puesto que al reducirse la ingesta de alimentos y con ello la energía disponible en el organismo, este necesita ahorrar energía. La reducción de las pulsaciones causa arritmias que pueden dar lugar a un paro cardíaco.

-Desaparece la menstruación en las mujeres (amenorrea). El periodo mensual en las mujeres entre otras cosas es un síntoma de salud; por ello, en las personas con un bajo índice de masa corporal desaparece siento este un claro síntoma de enfermedad.

-Disminuye la masa ósea disminuyendo el crecimiento de la persona por falta de los nutrientes necesarios para los huesos.

-Disminución de la actividad intestinal. Al no ingerir una cantidad suficiente de comida, el intestino deja de hacer su función normal y se vuelve perezoso causando estreñimiento.

-Anemia causada por la desnutrición devenida de la restricción de alimentos.

-Aparición de un bello fino y largo, llamado lanudo, en la espalda, los antebrazos, los muslos, el cuello y las mejillas como llamada de atención por parte del cuerpo ante un problema en el mismo.

-Sensación constante de frio por la disminución del gasto energético.

-Deshidratación, resecación y agrietamiento de la piel y las uñas debida también a la desnutrición.

-Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carotenos en las glándulas sebáceas.

-Podredumbre en los dientes y aftas bucales debido al nivel de acido gástrico en estos lugares derivado de las purgas por vómito ya que al producirse esta acción los ácidos el estómago son llevados a la boca.

Algunas consecuencias a la lista anteriormente proporcionada, son:

Alteraciones  en sangre que en un principio el organismo intenta compensar pero que conforme avanza la enfermedad producen disminución de los glóbulos rojos (anemia) y de los leucocitos (tendencia a las infecciones).

La toma de laxantes o diuréticos puede producir disminución de potasio en la sangre, alteraciones hormonales y cambios del ritmo cardíaco que pueden llegar a provocar la muerte.

anorexia todo sobre ella-un-pedacito-de-psicologia

 

¿Cómo tratar la anorexia?

Es importante una detección a tiempo de la enfermedad para poder actuar de manera efectiva; en este sentido, la psicología positiva promueve el ajuste del tratamiento a la persona y no al contrario obteniendo un mayor éxito.

Es cierto como dice Silvia Holgera en el tratamiento de los trastornos alimenticios se realiza un abordaje multidisciplinar. El tratamiento debe ser específico e individualizado para cada persona para lo cual es necesario conocer las circunstancias personales de cada paciente. La persona enferma debe de responsabilizarse de su peso y su alimentación y es fundamental investigar si acude de forma voluntaria al tratamiento o si viene obligado ya que el tratamiento depende mucho de la voluntad del paciente.

En el abordaje de la anorexia pueden existir diferentes tipos de terapias:

Individual: dentro de estas la terapia más utilizada es la de tipo cognitivo-conductual tratando de actuar sobre aquellos pensamientos erróneos que posee la persona. Son muy útiles también las técnicas de relajación que ayudan a rebajar el nivel de estrés y ansiedad.

Grupal: este tipo de terapia se puede usar para que varios pacientes que están pasando por la misma situación puedan poner en común sus vivencias de forma que se sientan comprendidos e identificados con el resto de una forma dinámica.

Familiar: en este tipo de terapias se dan cita los familiares directos del paciente y el paciente mismo ya que en la anorexia el papel de los miembros cercanos es clave tanto a la hora de comenzar la enfermedad como a la hora de intentar buscar solución al problema. A la misma vez, se desculpabiliza a los padres y se les hace partícipes como coterapeutas proporcionándoles información y orientación.

banner-autoestima-blog-un-pedacito-de-psicologia

En el tratamiento de la anorexia puede llegar a darse el caso de necesitar hospitalización si el caso es grave; con respecto a este tema:

El ingreso en un centro hospitalario se hace necesario cuando la desnutrición es muy grave y hay alteraciones en el organismo graves; cuando las relaciones en la familia son problemáticas y es mejor que el paciente se encuentre aislado y tranquilo, cuando existen otros tipos de desórdenes psíquicos.

Por otro lado en algunas ocasiones es efectivo el tratamiento ambulatorio si la enfermedad no está muy avanzada y se ha detectado precozmente o cuando no hay episodios de bulimia ni vómitos, la persona progresa y existe un compromiso familiar de apoyo y ayuda en la recuperación.

Siguiendo en esta línea, los criterios a tener en cuenta para que se produzca un ingreso hospitalario:

-Pérdida grave de peso llegando a tener un índice de masa corporal (IMC) menor o igual a 16.

-Pérdida de peso superior al 20-25%.

-Alteraciones hemodinámicas graves: disminución de las pulsaciones (bradicardia) 40 pulsaciones por minuto.

-Arritmias u otras complicaciones médicas graves.

-Abuso incontrolado de laxantes/diuréticos.

-Descontrol atracones/vómitos.

-Crisis familiar grave, alteraciones del comportamiento.

-Comorbilidad psicológica grave (depresión, ideación autolítica, tóxicos, trastornos de personalidad, etc.)

-Fracaso reiterado del tratamiento ambulatorio especializado.

¿Qué se puede decir de las recaídas para la anorexia?

Poco es lo que tenemos hasta ahora sobre recaídas.

Según este artículo, la recaída se define como la ocurrencia de aquellos comportamientos en los que ya se había hecho un progreso y cuya reincidencia produce una disminución de lo conseguido, pudiendo empujar al paciente al nivel inicial de su patología. En los trastornos de la alimentación el momento clave para la recaída es el primer año tras el alta pero existe un cierto riesgo durante  los cinco primeros años. Durante la recaída la paciente regresa a las conductas de pesarse un número elevado de veces al día y al cálculo calórico volviendo a tener un peso dentro de los niveles de desnutrición.

En este video se explica la diferencia entre una recaída y un intento de dejar el tratamiento en términos que en algunas ocasiones se pueden confundir dando lugar a ambigüedad.

Categorización de la anorexia en DSM-V y CIE-10

El DSM-V distingue entre:

Trastorno de evitación/restricción de la ingestión de alimentos:

  1. Trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos (p. ej., falta de interés aparente por comer o alimentarse; evitación a causa de las características organolépticas de los alimentos; preocupación acerca de las consecuencias repulsivas de la acción de comer) que se pone de manifiesto por el fracaso persistente para cumplir las adecuadas necesidades nutritivas y/o energéticas asociadas a uno (o más) de los hechos siguientes:
  2. Pérdida de peso significativa (o fracaso para alcanzar el aumento de peso esperado o crecimiento escaso en los niños).
  3. Deficiencia nutritiva significativa.
  4. Dependencia de la alimentación enteral o de suplementos nutritivos por vía oral.
  5. Interferencia importante en el funcionamiento psicosocial.

anorexia todo sobre ella-un-pedacito-de-psicologia

Anorexia Nerviosa:

  1. Restricción de la ingesta energética en relación con las necesidades, que conduce a un peso corporal significativamente bajo con relación a la edad, el sexo, el curso del desarrollo y la salud física.

Peso significativamente bajo se define como un peso que es inferior al mínimo normal o, en niños y adolescentes, inferior al mínimo esperado.

  1. Miedo intenso a ganar peso o a engordar, o comportamiento persistente que interfiere en el aumento de peso, incluso con un peso significativamente bajo.
  2. Alteración en la forma en que uno mismo percibe su propio peso o constitución, influencia impropia del peso o la constitución corporal en la autoevaluación, o falta persistente de reconocimiento de la gravedad del peso corporal bajo actual.

Tipo restrictivo: Durante los últimos tres meses, el individuo no ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas (es decir, vómito autoprovocado o utilización incorrecta de laxantes, diuréticos o enemas). Este subtipo describe presentaciones en la que la pérdida de peso es debida sobre todo a la dieta, el ayuno y/o el ejercicio excesivo.

Tipo con atracones/purgas: Durante los últimos tres meses, el individuo ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas (es decir, vómito autoprovocado o utilización incorrecta de laxantes, diuréticos o enemas).

El DSM requiere especificar la gravedad  que presenta la enfermedad en ese momento:

Leve: IMC ≥ 17 kg/m2.

Moderado: IMC 16–16,99 kg/m2.

Grave: IMC 15–15,99 kg/m2.

Extremo: IMC < 15 kg/m2.

Otro trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos que causan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos.

Anorexia nerviosa atípica:

Se cumplen todos los criterios para la anorexia nerviosa, excepto que el peso del individuo, a pesar de la pérdida de peso significativa, está dentro o por encima del intervalo normal.

miedos-blog-un-pedacito-de-psicologia

Estos son los criterios de la CIE-10 (Organización Mundial de la Salud, 1992)   :

Anorexia Nerviosa:

a) Pérdida significativa de peso (índice de masa corporal o de Quetelet de menos de 17,5). Los enfermos prepúberes pueden no experimentar la ganancia de peso propia del período de crecimiento.

b) La pérdida de peso está originada por el propio enfermo a través de:

  1. Evitación de consumo de “alimentos que engordan” y por uno o más de uno de los síntomas siguientes.
  2. Vómitos autoprovocados.
  3. Purgas intestinales autoprovocadas.
  4. Ejercicio excesivo.
  5. Consumo de fármacos anorexígenos o diuréticos.

c) Distorsión de la imagen corporal que consiste en una psicopatología específica caracterizada por la persistencia con el carácter de idea sobrevalorada intrusa, de pavor ante la gordura o la flacidez de las formas corporales, de modo que el enfermo se impone a sí mismo el permanecer por debajo de un límite máximo de peso corporal.

d) Trastorno endocrino generalizado que afecta al eje hipotálamo-hipofisario-gonadal manifestándose en la mujer como amenorrea y en el varón como una pérdida del interés y del potencial sexual (una excepción aparente la constituye la persistencia de sangrado vaginal en mujeres anoréxicas que siguen una terapia hormonal de sustitución, por lo general con píldoras contraceptivas). También pueden presentarse concentraciones altas de hormona del crecimiento y de cortisol, alteraciones del metabolismo periférico de la hormona tiroidea y anomalías en la secreción de insulina.

e) Si el inicio es anterior a la pubertad, se retrasa la secuencia de las manifestaciones de la pubertad, o incluso ésta se detiene (cesa el crecimiento; en las mujeres no se desarrollan las mamas y hay amenorrea primaria; en los varones persisten los genitales infantiles). Si se produce una recuperación, la pubertad suele completarse, pero la menarquía es tardía.

Anorexia Nerviosa Atípica:

Este término debe ser utilizado para los casos en los que faltan una o más de las características principales de la anorexia nerviosa, como amenorrea o pérdida significativa de peso, pero que por lo demás presentan un cuadro clínico bastante característico. También pueden incluirse aquí enfermos que tengan todos los síntomas importantes de la anorexia nerviosa, pero en grado leve.