Claves para Aprender a Meditar

A pesar de que últimamente parece estar en boca de todos, en realidad son pocos los que de verdad entienden lo que es la meditación y lo que es aprender a meditar. Algunos piensan que la meditación es concentrarse mentalmente en algo, mientras que otros tienen la idea de que meditamos cuando nos imaginamos algo que nos proporciona paz y tranquilidad.

También hay quien cree que meditar tiene como objetivo detener totalmente la incesante actividad de nuestra mente.

Claves para aprender a meditar-un-pedacito-de-psicologia

Aunque hay algo de verdad en todo esto, en realidad lo que define la meditación es que es un estado de consciencia plena, de atención consciente y al tiempo calmada. Es un estado de paz profunda que tiene lugar cuando la mente está calmada y en silencio, pero al mismo tiempo completamente alerta.

En la meditación no se trata de hacer nada en concreto, sino más bien de estar en un determinado estado mental, independientemente de que estemos sentados en la postura del loto o esperando el autobús.

Aprender a meditar implica entrenar a la mente para ser plenamente conscientes de nuestras sensaciones y pensamientos. Implica aprender a apreciar cada momento por lo que realmente es, y tomar conciencia de quienes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo. Utilizando un símil, al igual que levantar pesas fortalece los músculos de nuestros brazos, meditar nos permite tonificar y fortalecer la mente.

Tipos básicos de Meditación

Independientemente del camino o técnica que se utilice, la clave de la meditación consiste en desarrollar, concentrar y dirigir la consciencia.

En la meditación, la consciencia se puede utilizar de distintas maneras. La manera más sencilla y también la más conocida de desarrollar la atención o consciencia es mediante la concentración, ya sea en un objeto, un mantra o nuestra propia respiración.

Entrenando la capacidad de volver una y otra vez al objeto de concentración elegido, la mente desarrolla la capacidad de permanecer calmada, estable y controlada. La mayoría de maestros occidentales de meditación inician a los principiantes con esta práctica, normalmente focalizando la atención en la respiración.

Pero también es posible ir más allá para expandir la consciencia a través de la práctica de la atención plena, también conocida como mindfulness, un tipo de meditación que se identifica sobre todo con la práctica budista del vipassana.

claves para aprender a meditar-un-pedacito-de-psicologia

Aunque en este tipo de meditación también se comienza centrando la atención en algo, ya sea un objeto, sonido o la respiración, el foco se va ampliando progresivamente. Mientras que la concentración supone enfocar la atención como un láser, la atención plena implica iluminar todo el ámbito de nuestra experiencia sensorial y cognitiva, permaneciendo como simple observador.

Un paso más en este proceso de abrir el foco nos lleva a un tipo de meditación de conciencia abierta que implica una atención de tipo panorámico que incluye cualquier cosa que pueda estar sucediendo tanto en nuestro interior como en el exterior.

Aquí se trata de desarrollar la capacidad de estar plenamente presente en el momento, suceda lo que suceda. El ejemplo más conocido de esta forma de meditación es la práctica del zazen en el marco de la filosofía Zen japonesa.

Una forma de meditación bastante extendida en Occidente es la meditación guiada en imaginación, en la cual el practicante sigue las instrucciones del maestro que elicita ciertas imágenes, sensaciones, estados mentales o experiencias. Se suele utilizar para facilitar la visualización de algún objetivo deseable.

banner-autoestima-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Por qué aprender a meditar?

La meditación es considerada por un número cada vez mayor de expertos en salud como una de las formas más efectivas de reducir el estrés. La meditación se ha venido desarrollando desde hace varios milenios en diversas culturas orientales, de manera que las técnicas meditativas se han podido desarrollar, probar y perfeccionar a lo largo de muchas generaciones con la intención de que cualquier persona pueda alcanzar un estado de paz y tranquilidad mental, lo que hoy traduciríamos como reducción del estrés.

Además de esto, la meditación tiene una serie de efectos beneficiosos para la salud física, derivados en buena parte del efecto principal de reducción del estrés, tales como regular la presión arterial, mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, bajar los niveles de colesterol o mejorar la calidad del sueño.

Otra poderosa razón para iniciarse en la meditación es que nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, y de esta manera llegar a tener una idea más clara de cual es nuestro propósito en la vida.

Por último, en una época dominada por las distracciones constantes y la estimulación sensorial en cualquier lugar y momento, la meditación nos permite desarrollar la capacidad de concentración, de manera que podemos ser más productivos en los ámbitos importantes de nuestra vida.

claves para aprender a meditar-un-pedacito-de-psicologia

Algunos conceptos para aprender a meditar

Relajación

La relajación es en realidad un efecto derivado de la meditación, pero hay otras muchas maneras de conseguir relajarse, como por ejemplo las técnicas de respiración o de relajación muscular. La meditación es un proceso activo donde la persona permanece plenamente consciente de lo que siente y percibe. Meditar permite al cuerpo relajarse y puede contrarrestar los efectos del estrés tanto a nivel mental como físico en un grado potencialmente mucho mayor que la relajación pasiva.

Pensamiento

Pensar consume una gran cantidad de energía. La constante actividad de formación de pensamientos, especialmente cuando es de naturaleza aleatoria, puede llegar a agotar la mente. A través de la práctica regular de la meditación, la persona aprende a romper la identificación con sus pensamientos, sino que hay un nivel de consciencia que existe independientemente de los pensamientos.

Concentración

Si bien la meditación comienza con la concentración, tras un periodo inicial el esfuerzo mental para concentrarse disminuye y entonces mantener la conciencia focalizada se convierte en algo más automático. Al llegar a este punto, la persona puede o no seguir empleando el objeto de concentración elegido.

Autohipnosis

Al igual que la meditación, la autohipnosis también requiere un periodo inicial de concentración en un objeto. Sin embargo, en la autohipnosis la persona no trata de mantener la consciencia del aquí y ahora, o de permanecer consciente del proceso en su totalidad, sino que esencialmente entra en una especia de trance semi-consciente.

¿Puedo aprender a meditar por mi cuenta?

Teóricamente es perfectamente posible aprender a meditar de manera autodidacta a través de libros u otros soportes. No obstante, la mayoría de las personas que practican o enseñan meditación están de acuerdo en que un instructor o maestro puede ser de gran ayuda para aprender las diferentes técnicas de meditación y asegurar que se practica correctamente. Al principiante normalmente le surgirán varias preguntas que su maestro será capaz de contestar.

Por otra parte, aprender meditación en un contexto grupal, por ejemplo una clase de meditación, aporta una serie de ventajas adicionales al aprendizaje de las técnicas, debido a que se genera un ambiente especial y una energía colectiva que facilita la práctica de la meditación.

Si quieres saber más sobre meditación, permanece atento a nuestro blog. En próximos artículos te enseñaremos aspectos tan relevantes como técnicas y consejos para meditar, sus beneficios o modalidades específicas.

Para finalizar, aquí te dejo tres libros muy recomendables para cualquiera que se quiera iniciar en el mundo de la meditación:

Meditación para principiantes” de Jack Kornfield. Editorial Kairós.

El gran libro de la meditación” de Ramiro Calle. Editorial Martínez Roca.

El arte de la meditación” de Matthieu Ricard. Editorial Urano.