Bulimia Un Trastorno Alimenticio Creciente

El término bulimia según una web de etimología e historia del concepto, es acuñado por el psiquiatra inglés Gerald Russell en 1977 para referirse a la enfermedad que padecían ciertas personas y que consistía y consiste en comer demasiado con posteriores purgas por vómitos laxantes o cualquier otra forma, con el objetivo de prevenir el aumento de peso.

Aunque el término bulimia es muy reciente no es nada nuevo. Los romanos hacían grandes comilonas y se han encontrado algunas noticias de que a veces vomitaban, pero no con el objetivo de adelgazar, sino de poder seguir comiendo.

bulimia un trastorno alimenticio creciente-un-pedacito-de-psicologia

Según la web medicina y prevención este tipo de enfermedad existe desde el siglo XIX, donde ya varios jóvenes se provocaban el vómito después de comer excesivamente. En el año 1940 este comportamiento se consideró un síndrome y en 1980 la Sociedad Americana de Psiquiatría incorporó la bulimia en el manual de psiquiatría como una enfermedad que difiere de la anorexia.

Los enfermos de bulimia tienen alrededor de 15 episodios de atracones y vómitos por semana. De media en un solo atracón pueden llegar a consumir de 10.000 a 40.000 o más calorías.

¿Qué es la bulimia?

Según wikipedia,  la bulimia es definida como un trastorno alimenticio caracterizado por la adopción de conductas en las cuales el individuo se aleja de las formas de alimentación saludables consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, también llamados “atracones”, seguido de un periodo de arrepentimiento, el cual puede llevar al sujeto a eliminar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes.

El temor a engordar afecta directamente a los sentimientos y emociones del enfermo, influyendo toda la problemática en una gran cantidad de problemas.

Atracón o Sobreingesta de alimentos: La persona come una gran cantidad de alimentos en un espacio de tiempo muy corto. No tiene control sobre la ingesta y es tal la ansiedad que cree que no puede parar de comer.

Encontramos otra web que nos habla de la bulimia nerviosa diciendo que, esta se caracteriza por atracones repetitivos provocados por la ingesta de alimentos en un corto plazo de tiempo en una cantidad mayor de lo habitual. También se caracteriza por una perdida de control sobre la ingesta de los mismos. Se suele ver conductas orientadas a no ganar peso como el ayuno por ejemplo.

bulimia un trastorno alimenticio creciente-un-pedacito-de-psicologia

Por último, los individuos que sufren este trastorno demuestran que sus conductas son influidas por la sociedad y su autoestima con respecto a la estética de su físico es muy baja.

Las personas que sufren la bulimia se sienten fuera de control en los períodos de exceso de comida y generalmente cada vez que realizan un atracón se encuentran solos, sin nadie que los vea, ya que se sienten culpables y avergonzados por su comportamiento prometiéndose a sí mismos que no van a volver a reincidir.

La evitación de la comida hace que sientan, después de un tiempo, la necesidad de volver a comer y ahí es cuando vuelven los atracones y el ciclo vuelve a repetirse.

¿Qué tipos de bulimia existen?

Según las webs de consulta utilizadas existen dos tipos de bulimia, atendiendo por ejemplo a la definición que aparece en wikipedia, estos dos tipos son:

Tipo purgativo: se denomina así cuando se utiliza como conducta compensatoria vómito, laxantes, diuréticos, enemas, jarabe de ipecacuana o incluso lateniasis, (infestación por solium), para eliminar lo más pronto posible el alimento del organismo.

Tipo no purgativo: este tipo es aquel en el que se realizan otras conductas compensatorias que no son purga. Entre el 6% y el 8% de los casos de bulimia se llevan a cabo conductas como el ejercicio físico intenso, no hacer nada o ayunar mucho; es un método menos efectivo para contrarrestar y deshacerse de las calorías.

El tipo no purgativo se da en ese porcentaje tan bajo del total de los casos de bulimia, ya que es un método menos efectivo de eliminar del organismo un número tan elevado de calorías. Este tipo de bulimia suele presentarse también en quienes presentan el tipo purgativo, pero es una forma secundaria y complementaria de control del peso.

¿Cuáles son las causas de la bulimia?

Muchas son las webs que hablan sobre algunas de las causas que llevan a padecer bulimia, eso no quiere decir que siempre sean los mismos desencadenantes, que tengan que estar presentes todos o que no puedan existir otros no contemplados en el artículo ya que los factores que intervienen en la aparición de la bulimia son numerosos y, en ocasiones, difíciles de determinar.

En el origen de esta enfermedad intervienen tanto factores biológicos y psicológicos como sociales que desvirtúan la visión que el enfermo tiene de sí mismo y que son los responsables del gran temor a engordar. El enfermo siempre se ve gordo, aun cuando su peso es normal, pero no puede reprimir sus ansias de comer.

Un gran número de personas con bulimia comienzan el trastorno tras haber realizado numerosas dietas dañinas sin control médico. El 50% de los casos de anorexia desembocan en bulimia. La limitación de los alimentos impuesta por el propio enfermo le lleva a un fuerte estado de ansiedad y a la necesidad patológica de ingerir grandes cantidades de alimentos sin tener en cuenta las consecuencias u otros factores.

Hasta el momento se desconoce la vulnerabilidad biológica implicada en el desarrollo de la enfermedad y son más conocidos algunos factores desencadenantes relacionados con el entorno social, las dietas y el temor a las burlas sobre el físico.

Muchos de los factores coinciden con los de la anorexia, como los trastornos surgidos en el seno familiar, el abuso de drogas, la obesidad, determinados rasgos de la personalidad y las ideas distorsionadas del propio cuerpo.

En otra página, entre las causas de la bulimia encuentran un añadido a las anteriormente dichas, las influencias familiares. Las familias en las que se dan casos de bulimia suelen tener una estructura particular.

-Crecen en un ambiente de mucha protección (sobreprotección).

-Su familia suele ser muy exigente.

-Se producen conflictos de los que rara vez se habla y que no llegan a resolverse.

-Dificultades para desarrollar la propia independencia como consecuencia de la sobreprotección.

¿Cuáles son los síntomas de la bulimia?

Son muchos los síntomas a los que podemos estar atentos para detectar a aquella persona que bulimia.

La lista de los principales síntomas de la bulimia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

Aumento de peso Distensión abdominal
Dolor abdominal Caries
Hinchazón de las manos y pies Úlceras en la boca
Dolor de garganta Úlceras estomacales
Ronquera Reflujos
Ojos rojos Daños en el estómago o en el esófago
Mejillas y glándulas salivales hinchadas Periodos irregulares
Debilidad y mareos Estreñimiento – que puede ser crónico debido al uso de laxantes

Si atendemos a los síntomas del atracón tenemos:

  • Falta de control sobre la alimentación: incapacidad de parar de comer haciéndolo hasta el punto de sentirse mal físicamente.
  • Secretismo a la hora de comer: ir a la cocina a coger comida cuando todo el mundo se ha ido a la cama y no hay nadie que los pueda ver.
  • Consumir grandes cantidades de comida sin ningún cambio notable de peso.
  • Desaparición de la comida, envases vacíos, restos de bolsas y comida en la basura o escondites de comida.
  • Intervalos entre comer en exceso y ayunar: Una persona con bulimia, rara vez se come las comidas normales. Cuando se trata de comida, son muy extremistas, es todo o nada.

bulimia un trastorno alimenticio creciente-un-pedacito-de-psicologia

Atendiendo a los síntomas que presentan las purgas:

  • Ir al baño después de las comidas: Desaparecer frecuentemente después de la comida para ir al baño a vomitar. En ocasiones se puede dejar correr el agua para disfrazar los sonidos de los vómitos.
  • Tomar laxantes, diuréticos o usar enemas después de comer: También se puede hacer uso de pastillas dietéticas para parar el apetito o utilizar la sauna para eliminar la retención de líquidos.
  • Olor a vómito: El cuarto de baño o la persona pueden tener un olor a vómito. Pueden tratar de encubrir el olor con enjuagues bucales, perfumes, ambientadores o chicles.
  • Excesivo ejercicio: Agotarse enérgicamente, sobre todo después de comer. Las actividades típicas incluyen ejercicios de alta intensidad para quemar las calorías como por ejemplo ejercicios aeróbicos.

Por último atendiendo a los síntomas físicos que se pueden presentar en la bulimia encontramos:

  • Callos o cicatrices en los nudillos o en las manos derivados de poner los dedos en la garganta para provocar el vómito.
  • Mejillas hinchadas causadas por los vómitos repetidos.
  • Dientes descoloridos por la exposición al ácido del estómago al vomitar.
  • Los hombres y las mujeres con bulimia suelen tener un peso normal o un ligero sobrepeso. El peso bajo debido a las purgas estomacales podría indicar no solo anorexia sino también bulimia.
  • Frecuentes fluctuaciones de peso. Puede variar de peso entre unos 15 kilos o más, debido a la alternancia de episodios de atracones y purgas.

¿Qué colectivo es el más vulnerable a padecer bulimia?

El Ministerio de Salud de Argentina dice que; en general la bulimia afecta más a mujeres que a hombres. Sin embargo ambos pueden ser víctimas de los distintos factores que pueden conducir a la enfermedad:

  • Presión por cumplir con ciertos modelos irreales de belleza.
  • Influencia de padres o amigos que adhieren a estos modelos.
  • Vivencia de hechos traumáticos o estresantes.
  • Baja autoestima.

Los datos que aporta otra de las webs encontradas son:

  • La bulimia se presenta el 90% de los casos en mujeres; aunque también pueden sufrirla hombres, su proporción es cerca de diez veces menor. Es frecuente en adolescentes y en el inicio de la edad adulta.

En otra web, se propone que:

  • La media de edad de inicio al trastorno se sitúa en los 19 años.
  • Las personas que han sufrido anorexia o han realizado dietas sin control tienen un mayor riesgo de sufrir esta patología.
  • El número de enfermos de bulimia ha superado en los últimos años a los de anorexia.

Una última web nos revela otro dato interesante:

  • El 80% de las mujeres afectadas por este trastorno tiene menos de 22 años cuando aparece la bulimia.

¿Qué diferencia la bulimia de la anorexia?

Son muchas las coincidencias que encontramos entre la anorexia y la bulimia, pero, ¿qué diferencias encontramos? Veamos algunas de ellas.

A diferencia de lo que ocurre con la anorexia , las personas con bulimia pueden estar dentro de los parámetros de peso saludables. Sin embargo la obsesión por la apariencia física,  y el descontento por la propia imagen, son característicos.

Otras señales son la obsesión por la actividad física, la necesidad de comer rápidamente, la necesidad de comer a escondidas por vergüenza o la necesidad de comer exageradamente hasta estar incómodamente lleno.

En otra web se plantea que, la anorexia supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo, en cambio en la bulimia se recurre a la sobrealimentación y, en consecuencia, aparecen las conductas compensatorias (vómitos o uso de laxantes entre otros) que intentan poner remedio a los atracones.

En la anorexia, el enfermo comienza a reducir progresivamente la ingesta de alimentos, la dieta es restrictiva y este proceso lleva a un estado de inanición. La pérdida de peso es evidente, mientras que en la bulimia las variaciones de peso no suelen ser tan grandes.

bulimia un trastorno alimenticio creciente-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué consecuencias tiene la bulimia?

En la página web de wikipedia,  encontramos algunas de las consecuencias derivadas de padecer bulimia; estas son entre otras:

–  Rotura esofágica o gástrica.

–  Entrada de aire al interior de la cavidad torácica.

–  Reducción de los niveles de potasio en sangre.

–  Arritmia cardíaca.

–  Ansiedad o compulsión por comer.

–  Obsesión por mantener un peso corporal debajo del normal.

–  Abuso en el consumo de medicamentos laxantes y diuréticos.

–  Seguimiento de regímenes dietéticos diversos y sin control médico.

–  Deshidratación.

–  Alteraciones menstruales y amenorrea; esterilidad.

–  Incremento y reducción bruscos de peso, desestabilidad en el peso.

–  Aumento en la frecuencia de caries dentales debido al ácido en la boca proveniente del estómago al vomitar.

–  Aumento del tamaño de las glándulas salivales e infección de estas y heridas.

–  Pérdida de cabello.

–  Desmayos muy frecuentes, mareos y debilidad.

–  Dolores de cabeza y migraña.

–  Dolores en la garganta (después de vomitar).

–  Piel seca

–  Disfonía

En la página web de onmeda,  se trata también las consecuencias y se habla de lo siguiente.

 En las personas con bulimia se observan signos de malnutrición que suelen ocasionar alteraciones en los niveles de vitaminas o de electrolitos. Debido a la deficiencia de potasio se pueden producir, en los casos severos, trastornos del ritmo cardíaco. La desnutrición en la bulimia también conduce a cambios hormonales y metabólicos, que hacen que descienda el gasto de energía.

Hasta el 50% de los afectados por bulimia muestra síntomas de depresión. En relación con los atracones y los vómitos se producen cambios del estado de ánimo, un sentimiento de culpa y pensamientos suicidas. Los atracones provocan remordimientos (los afectados piensan que no pueden controlarse).

El sentimiento de alivio tras el vómito dura poco y le sigue un sentimiento de desesperación. Esta conducta alimentaria alterada va ligada a cambios en el comportamiento social. Los afectados se alejan de sus familiares y amigos y pierden interés en otras cosas convirtiéndose el trastorno en el tema central de su vida.

Este aislamiento puede intensificar la falta de autoestima, que a su vez hace que los afectados sigan intentando lograr el control de su peso para conseguir una apariencia supuestamente más atractiva.

¿Cómo tratar la bulimia?

De nuevo, wikipedia nos habla sobre el tratamiento que puede resultar más eficaz frente a la bulimia.

Es de esperar que el tratamiento resulte más eficaz en las primeras fases del desarrollo de este trastorno pero, dado que la bulimia suele esconderse fácilmente, el diagnóstico y el tratamiento no suelen presentarse sólo hasta que este problema ya se ha convertido en un ingrediente permanente en la vida del paciente.

La prontitud del tratamiento es uno de los factores más importantes para mejorar el pronóstico. Aquellas personas que lo reciban en las primeras fases del trastorno, tendrán una recuperación mejor y más permanente.

La doctora Sabine Naessén, del Instituto Karolinska, descubrió que algunas mujeres con este padecimiento tienen también un desequilibrio hormonal que consiste en la sobreproducción de testosterona (la hormona que, aunque también está presente en el cuerpo femenino, predomina en el organismo de todo varón), y que, para tratarlas, el uso de una píldora anticonceptiva que contiene estrógenos da como resultado la reducción de los síntomas de la bulimia.

Solo es posible recuperarse de esta enfermedad si la persona en cuestión toma la decisión de luchar y cambiar.

En los casos más graves, se requiere la internación del paciente para asegurar un plan nutriciones adecuado y para evitar las conductas autodestructivas.

La web de medicina y prevención tiene en cuenta también el tratamiento y  según la información, las personas que padecen esta enfermedad deben seguir un tratamiento integral en el que estén involucrados varios especialistas, como nutricionistas, psicólogos, médicos y endocrinólogos.

También es conveniente señalar que la participación de la familia del afectado es fundamental para su recuperación, ya que los aspectos familiares son, en muchas ocasiones, los causantes de este tipo de enfermedades.

Se recomienda que si una persona reconoce estos síntomas en ella misma o en otra persona, debe acercarse a cualquier institución de salud pública o privada para evitar que el problema se disipe y su tratamiento se torne más complejo.

En el caso de adolescentes la familia se torna aun más importante ya que son el ámbito en el que se forma al adolescente y dicha familia es la que lo va a contener y a proporcionar la posibilidad de una cura siguiendo, claro está, un tratamiento adecuado.

En cuanto al tratamiento, existe un libro llamado “La superación de los atracones de comida” escrito por Christopher Fairburn en el que se proponen algunas técnicas para, como su propio nombre indica, conocer y superar los atracones de comida.

¿Qué se puede decir de las recaídas para la bulimia?

Los trastornos alimenticios presentan una de las tasas de mortalidad más altas dentro del grupo de los trastornos mentales. A corto plazo, algunos informes médicos sugieren que hay una mejoría del 50 % en el comportamiento (en los atracones y en las purgas) en aquellos pacientes que pueden comprometerse con un tratamiento. En casos graves, la persona puede fallecer como consecuencia de un atracón muy grave, o incluso puede suicidarse.

Cuando la bulimia es grave, si se trata en una clínica adecuada existen posibilidades de vencer el trastorno alimenticio. Con un tratamiento para la bulimia en un centro especializado, tras cinco años de tratamiento, el 40% de los afectados muestra una mejoría considerable y el 20% una mejoría parcial. En el otro 40% continúa el tratamiento.

En la evolución crónica de la bulimia se dan, a menudo, otros trastornos psíquicos (síntomas depresivos, ansiedad o trastorno obsesivo-compulsivo). La mortalidad por bulimia nerviosa es baja y es de alrededor de un 1% en un periodo de observación de cinco años.

bulimia un trastorno alimenticio creciente-un-pedacito-de-psicologia

Categorización de la bulimia en DSM-V

El DSM-V distingue entre bulimia nerviosa y trastorno de atracones siendo cada uno de ellos:

Bulimia Nerviosa:

  1. Episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguientes:
  2. Ingestión, en un periodo determinado, de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas.
  3. Sensación de falta de control sobre lo que se infiere durante el episodio.
  4. Comportamientos compensatorios inapropiados recurrentes para evitar el aumento de peso, como el vómito autoprovocado, el uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamente, el ayuno o el ejercicio excesivo.
  5. Los atracones y los comportamientos compensatorio inapropiados se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.
  6. La autoevaluación se ve indebidamente influida por la constitución y el peso corporal.
  7. La alteración no se produce exclusivamente durante los episodios de anorexia nerviosa.

Especificar si:

En remisión parcial: después de haberse cumplido con anterioridad todos los criterios para la bulimia nerviosa, algunos pero no todos los criterios no se han cumplido durante un periodo continuado.

En remisión total: después de haberse cumplido con anterioridad todos los criterios para la bulimia nerviosa, no se ha cumplido ninguno de los criterios durante un periodo continuado.

Especificar la  gravedad actual:

La gravedad mínima se basa en la frecuencia de comportamientos compensatorios inapropiados. La gravedad puede aumentar para reflejar otros síntomas y el frado de discapacidad funciona.

Leve: un promedio de 1-3 episodios de comportamientos compensatorios inapropiados a la semana.

Moderado: un promedio de 4-7 episodios de comportamiento compensatorios inapropiados a la semana.

Grave: un promedio de 8-13 episodios de comportamientos compensatorios inapropiados a la semana.

Extremo: un promedio de 14 episodios de comportamientos compensatorios inapropiados a la semana.

Trastorno de Atracones:

  1. Episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguiente:
  2. Ingestión, en un periodo determinado, de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas.
  3. Sensación de falta de control sobre lo que se infiere durante el episodio.
  4. Los episodios de atracones se asocian a tres o más de los hechos siguientes:
  5. Comer mucho más rápidamente de lo normal.
  6. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
  7. Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre físicamente.
  8. Comer solo debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.
  9. Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.
  10. Malestar intenso respecto a los atracones.
  11. Los atracones se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.
  12. El atracón no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio inapropiado como en la bulimia nerviosa y no se produce exclusivamente en el curso de la bulimia nerviosa o la anorexia nerviosa.

Especificar si:

En remisión parcial: después de haberse cumplido con anterioridad todos los criterios para el trastorno por atracón, los atracones se producen con una frecuencia media inferior a un episodio semanal durante un periodo continuado.

En remisión total: después de haberse cumplido con anterioridad todos los criterios para el trastorno de atracones, no se ha cumplido ninguno de los criterios durante un periodo continuado.

Especificar la gravedad actual:

La gravedad mínima se basa en la frecuencia de los episodios de atracones. La gravedad puede aumentar para reflejar otros síntomas y el grado de discapacidad funciona.

Leve: 1-3 atracones a la semana.

Moderado: 4-7 atracones a la semana.

Grave: 8-13 atracones a la semana.

Extremo: 4 o más atracones a la semana.

En el vídeo ¿Qué es la Bulimia? – Síntomas, Consecuencias y Prevención se explican brevemente las consecuencias enumerándolas detalladamente.