Emociones

Cómo levantarse con buen humor

By 25 enero, 2020 No Comments
levantarse-buen-humor

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologia

¡Qué difícil es levantarse con buen humor! Ese día que parece torcido desde el principio: no había agua caliente en la ducha, te has tirado encima el café, has perdido el transporte público… y ¡solo acabamos de comenzar!

Cómo empezamos el día puede ser decisivo para el transcurso del mismo. Si empezamos el día mal o con esa sensación, probablemente lo arrastraremos durante horas si no sabemos cambiar de actitud.

Hoy veremos unos consejos para ayudar a levantarse con buen humor.

¿Qué hacer la noche de antes para levantarse con buen humor?

Levantarse con buen humor comienza varias horas antes. Cómo nos acostemos puede ser determinante a la hora de tener un sueño de calidad y, por ende, levantarnos con energía y motivación. Por ello, comenzaremos con pequeñas recomendaciones para la noche anterior:

  • Crea un clima acogedor. Airea la habitación antes de dormir e intenta que sea cálida en invierno o fresca en verano. Evita que el aire esté viciado. Cambiar regularmente las sábanas puede ayudar a sentir sensaciones de renovación, frescura y limpieza.
  • Cena suave, no te pegues atracones. Elige cantidades moderadas y alimentos sanos y de fácil digestión. Cuando nuestro estómago se siente pesado y las digestiones son complicadas, nuestro cuerpo y nuestra mente no podrán descansar completamente porque estarán lidiando con la comida.

Beber una infusión u otra bebida caliente (que no lleve cafeína o teína) puede ayudarte a la hora de que te entre sueño.

  • Vete a dormir con cansancio. Es decir, haz regularmente ejercicio que te ayude a liberar estrés y llevar tu cuerpo cansado a dormir. De esta forma, descansaremos más y mejor.

 

banner-terapia-autoestima-serendipia

También, el ejercicio físico nos ayuda a liberar endorfinas que aliviarán malas sensaciones antes de acostarnos. A ser posible, deberá ser unas 3-4 horas antes de dormir, pues, según el tipo de actividad, podría activarnos en exceso (aunque esto es muy subjetivo). Si quieres y te gusta, puedes hacer ese ejercicio en la mañana al despertarte, eso también podría darte energía.

  • Organiza tu día. Echa un vistazo a tu agenda y planifica tu día. También prepara tu despertador con las alarmas necesarias para no estar inquieto: si crees que es posible que puedas dormirte y llegar tarde, no podrás descansar como deberías. Te aconsejo que busques una melodía agradable como alarma o elijas un despertador como éste que simula la luz natural de un amanecer: tu despertar será más cálido y tranquilo.

Intenta programar tu día, dejando tiempo de sobra entre planes para evitarte ir con prisas y llegar a agobiarte por no llegar a todo o si surgen imprevistos.

  • Prepara tu ropa y bolsa. Si tienes listo todo para el día siguiente, te ahorrarás mucho tiempo y podrás alargar un poco la alarma del despertador, por lo tanto: más descanso.
  • Programa tu aire acondicionado o calefacción. Así cuando despiertes la habitación se encontrará en condiciones que te animen a salir de la cama y no remolonear en ella excesivo tiempo.
  • Vete a dormir leyendo o viendo algo que te resulte agradable. Quizá no sea buena idea dormirse con asuntos de trabajo que puedan alterarte o capítulos de series que te resulten tremendamente interesantes. Deja esa serie de Netflix para otro momento que puedas dedicarle toda tu atención.

Olvida las redes sociales, posiblemente te enganchen y pierdas la noción del tiempo.

  • Date un baño caliente y relajante. El agua caliente nos permite calmar nuestro cuerpo y propiciar el sueño.
  • Coloca a la vista algún objeto, foto, recuerdo, etc que te haga sentir bien y sea lo primero que veas al despertar o al levantarte. Comenzar el día con recuerdos bonitos que te evoquen sensaciones o sentimientos agradables te llenarán de positividad.
  • Agradece las cosas buenas que te han pasado durante el día. Irte con pensamientos y recuerdos positivos será de gran ayuda para un descanso y un despertar agradables. Ser agradecido es una cualidad muy presente en gente feliz y con calidad de vida.
  • Medita o relájate. También puede ayudarte a conciliar el sueño practicar respiraciones profundas para ralentizar tu corazón y calmar tu mente.
  • Duerme las horas que necesite tu mente y tu cuerpo para sentirse descansado. Esto depende mucho de cada persona y cada momento vital. Intenta dormir entre 6-8 horas, tu cuerpo te lo agradecerá.

Levantarse con buen humor: la mañana

Aunque hemos visto pasos importantes a realizar la noche anterior para levantarse con buen humor, también hay mucho que puedes hacer durante esa misma mañana. Por ejemplo, te proponemos:

  • Estírate antes de levantarte, pero no remolonees mucho en la cama. Pasar tiempo extra en la cama puede hacer que pierdas el tiempo y desajuste los tiempos que te has propuesto.
  • Observa el objeto o recuerdo que dejaste a la vista (ver en el apartado anterior). Dedícale un par de minutos y sonrisas antes de comenzar tu día.
  • Ponte tu música favorita. Crea un playlist o ponte tu emisora favorita de radio. ¿¡Qué mejor que empezar el día con algo que te hace sentir bien y te anima!?

En este artículo, te propusimos una elección de las “50 canciones para levantarte el ánimo”, puedes incluirlas en tu repertorio matutino.

  • Date una ducha que te despierte y te ponga a punto. Si no te diste el baño relajante la noche anterior, es buen momento de empezar el día despertando tu cuerpo. Sentirte limpio/a te propiciará que encares tu día con energía.
  • Desayuna tranquilamente. Tómate tu tiempo para comer un desayuno completo y sano. Elegir buenos alimentos, sanos y que te gusten. Busca desayunos que te aporten energía y vitaminas para afrontar, sobre todo, las primeras hora del día.
  • Da un pequeño paseo de camino a tu destino. Para ello, deberás haberte organizado bien la noche anterior. Observar tu entorno y descubrir nuevas cosas o lugares sin prisas alimentará tu mente.

¿Cómo conservarlo durante el día?

Mantener ese buen humor a veces nos costará más o menos, habrán imprevistos y momentos de estrés o cansancio excesivo, pero algo que nos puede ayudar en esas situaciones es:

  • Párate y respira. Detén un segundo tu día aunque vayas con retraso. Ir desbocado no te ayudará.
  • Trae a tu mente la siguiente frase: “Esto también pasará”. En otra ocasión hablaremos de la leyenda sujeta a esta frase, de momento quédate con el significado: aunque sea algo terrible, en algún momento dejará de existir ese problema, no durará para siempre.
  • Ten la convicción de que mañana será una nueva oportunidad para poder levantarse con buen humor.

¿Tienes algún otro truco para levantarte con energía? ¿Añadirías algo al artículo? Déjanoslo en los comentarios.

María Cartagena

María Cartagena

La psicología ha sido desde el principio una devoción sin la que no imagino mi vida ni la de los demás, puesto que es algo que siempre nos ha acompañado, nos acompaña y lo hará en un futuro. La Psicología es la ciencia que estudia al ser humano con unos ojos científicos, pero con un “alma” pasional.

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?
Powered by