Parejas

¿De quién es la culpa? Relación de pareja

By 30 diciembre, 2016 No Comments
culpa-relación de parejas-blog un pedacito de psicología

¿Qué pasa cuando sientes que ya no tienes una conexión con esa persona con la que tan bien te llevabas? ¿Qué pasa dentro de ti cuando ves a ese ser humano que has elegido como pareja y notas que ya no es lo mismo del principio? La Real Academia Española define la relación como conexión, correspondencia, trato y comunicación de alguien con otra persona. Si partimos de este concepto, podríamos decir que una relación de pareja es un vínculo sentimental de tipo romántico que une a dos personas.

culpa-relación de parejas-blog un pedacito de psicología

 

Te voy a relatar un caso en particular que atendí en consulta hace ya varios meses, los llamaré Javier y Marcela, estos jóvenes tenían 4 años de relación de pareja, lo que los unió al principio fue su pasión por la música, pasaban largas horas charlando sobre sus gustos, disfrutaban las idas al parque, las cenas románticas, las salidas con amigos…

La complicidad entre ellos se incrementaba cada vez más con el pasar de los días y ni hablar del sexo, era como tocar el cielo con las manos, los dos se sentían satisfechos y felices al lado del otro. Sin embargo, con el pasar de los años y ver que la emoción iba disminuyendo se empezaron a mirar como realmente son y el velo de la imagen que tenían del otro lentamente iba cayendo al piso,

¿cómo era posible que aquello que los unió de una manera tan intensa al comienzo, ya no estuviera? ¿En qué momento su amor se había quedado en el camino agonizando? Y la pregunta más importante…

¿Cuál es el siguiente paso, revivirlo o dejarlo morir?

Cuando esta pareja llego a mi consultorio y los escuchaba exponer su motivo en consulta, la única imagen que podía tener en mi cabeza era la de Marcela y Javier en un cuadrilátero, cada quien en una esquina armado y preparado para atacar, para dar bien sea el primer golpe o planificar una ofensiva con la finalidad de dejar al otro noqueado en su espacio.

 Realmente lo que ellos querían era que la relación de pareja fuese como antes, como cuando se conocieron y empezaron a salir, lo único en lo que estaban de acuerdo era que extrañaban esos momentos y las sensaciones tan intensas y agradables que experimentaban en esos meses.

Pensaban que por el cariño que se tenían podían diseñar un tratamiento para que su amor dejara de estar en cama como un enfermo terminal y volviera a tener la misma alegría de antes. Apostaban alto, pero querían intentarlo, querían recuperar su relación de pareja, aunque esto les provocara un gran desgaste emocional.

En terapia con la pareja

Decidí verlos en terapia al principio por separado, primero asistió a consulta Javier. Él plantea que ama profundamente a Marcela, sin embargo está cansado que, desde hace algunos meses, las únicas palabras que salen de sus labios sean reclamos, porque él no pasa suficiente tiempo con ella o mejor dicho no el tiempo que ella desea, porque ya no es detallista ni romántico, porque todo para él ahora es trabajo, etc., etc. etc.

Javier tiene un trabajo bastante ocupado, entre las giras y las presentaciones quisiera que Marcela volviera a ser la de antes: comprensiva, amorosa y cariñosa de la que él se enamoró… ¿o no será más bien que ella siempre fue así y Javier se enamoró de la Marcela que vivía en su cabeza?

Era el tuno de Marcela de asistir a terapia, la frase con la que abrió fue: “Es que no entiendo por qué él se comporta así, tengo una pareja y es como si estuviera sola” Marcela en todos estos meses no se había dado cuenta que si ella quería contar con alguien encontraría al final de sus brazos unas manos, que nada más y nada menos eran las suyas y que no puede buscar en otros lo que ella misma no se da.

De los dos era ella, quien más insistía en seguir con la relación, realmente los dos insistían, él por qué regresara la Marcela de antes, que vaya usted a saber a qué lugar se fue a esconder y ella que por amor haría cualquier sacrificio para que el cadáver que cargaba a sus espaldas con tanto esfuerzo, reviviera.

Banner-pareja-blog--un-pedacito-de-psicologia

Al indagar en la infancia de Javier y Marcela, descubro que esta última apuesta tanto a esa relación de pareja ya que le da un profundo temor que Javier la abandone, como hace muchos años su papá la abandono sin ninguna explicación y sin importarle lo mucho que ella lo amaba. Es decir, que cada vez que ella demanda realmente no ve a Javier, sino que observa a su papá, claro todo esto de manera inconsciente.

Algo parecido pasa con Javier, su padre llevaba un buen matrimonio con su madre, solo que con los años y la monotonía, éste empezó a fijarse en otras mujeres y lo inevitable paso, se divorciaron. Parecería que en este caso pudiera repetirse la misma historia, pero no, aquí lo que cambiaría es que Javier no deseaba separarse de Marcela, al contrario quería intentarlo y poner todo su esfuerzo en que funcionara, lo que para él no hizo su papá y por eso, por su partida su mamá sufrió mucho y desde ese entonces Javier juro jamás parecerse a su padre aunque eso le costara estar en.

Cuando dos personas deciden emprender una relación de pareja, no solo se vinculan dos cuerpos y dos almas, sino que también todas las cosas que nos han enseñado desde que somos niños se relacionan con las del otro, a estas enseñanzas la llamaremos introyectos, que no son más que la imagen de algo que nos han inculcado, por ejemplo el matrimonio es para toda la vida, el amor lo perdona todo, los hombres no lloran… y así la lista es interminable…

¿Qué se puede hacer en esta relación de pareja?

Estos introyectos pasan como la mejor de las reliquias de generación en generación y siguen haciendo mucho daño dentro de la relación de pareja. Lo que podemos hacer contra ellos es darnos cuenta de que están ahí, son parte de nosotros, identificar de donde vinieron, quien de nuestra familia u amigos nos los enseñó y desmentirlos.

Casi siempre son creencias absurdas, y debemos empezar a crear nuestros propios paradigmas, si son buenos o malos qué más da, por lo menos serán de nuestra autoría, basados en nuestras vivencias y no porque otro u otros no los implantaron como si fuera un chip.

¿Qué ocurre cuando idealizamos la relación de pareja?

 Este es un ejemplo de la relación de pareja que líneas atrás les describí, que tienen una situación abierta con otra persona y colocan la imagen de ésta frente a su pareja. Se relacionan con esta última como si fuera esa otra persona, que generalmente suele ser papá o mamá, ya que las relaciones amorosas suelen acercarnos a las heridas que tenemos con nuestras figuras parentales.

Y lo que hacemos de manera inconsciente es pasarle factura a alguien que no tiene nada que ver con nuestra infancia, liberando así la ansiedad que nos produce la situación abierta con nuestros padres, que pulsa por ser cerrada, y solemos poner la responsabilidad en manos del otro para cerrar esta Gestalt, y si el otro no cede a mis deseos, pues no me quiere…

 

culpa-relación de parejas-blog un pedacito de psicología

 

Consejos para tener una relación de pareja sana.

Es COMPLICADO, pero no podemos negar que somos seres sociales y el estar en pareja es uno de los mejores estados que disfruta el ser humano a lo largo de su vida. Siempre he pensado (y el tiempo y las experiencias me han dado la razón) que para tener una relación de pareja hay que:

  • Aprender a vivir con nuestra soledad.
  • Disfrutar de nuestros altos y bajos, blancos y negros.
  • Trabajar en nuestra función agresiva, que no es más que adueñarnos de nuestra vida.
  • Reconocer que tenemos derechos.
  • Saber metabolizar e integrar todas las experiencias que nos pasan, no atarugarnos con ella ni mucho menos tragárnoslas sin triturarlas.
  • Reconocer hasta donde llegan mis límites para no ser víctima de un depredador y no violentar los límites del otro.

Si para estar con alguien yo tengo que renunciar a ser yo mismo, la cosa no va a funcionar. Esta es una premisa esencial para las parejas. Muchos hombres no tuvieron un buen modelo para salir de las garras de su madre y repiten la situación con sus parejas.

El sentido de la terapia en estos casos es ayudarlos a enfrentarse, a tomar consciencia de que pueden ser ellos mismos y estar con una mujer. La mujer siempre agradecerá cuando el hombre se abre a ella en lugar de salir corriendo, del mismo modo que un hombre agradecerá a una mujer cuando realmente se abre en lugar de estar diciéndole como tiene que actuar.

El desenlace de la historia es…

Se preguntaran que paso con Javier y Marcela, pues luego de desmontar las imágenes que ambos tenían en su cabeza del otro, y de cerrar las situaciones que cada uno tenía con sus progenitores, decidieron separarse.

Marcela al descubrir que el timón de su vida lo tenía Javier, decidió tomar protagonismo y comenzó a reconocerse, admirarse y valoró el hecho de contar con ella misma todos los días de ahora en adelante y muy importante ahora tiene una nueva relación…si claro, pero con ella misma y ha construido un nuevo mapa de su autoría. Para Marcela, la única relación que dura hasta que la muerte los separe es la que tiene con ella misma.

Por otro lado, Javier ha rediseñado su concepto de llevar una relación de pareja, tiene más claro lo que quiere en una mujer, se ha alejado del recuerdo de su madre siendo la víctima, ahora puede verla tal cual es y no desde los ojos del niño de seis años que alguna vez fue.

Los dos han preferido tomarse un tiempo para curar las heridas y trabajar en ellos mismos, se dieron cuenta que

 No puedes ofrecerle a alguien lo que tú no tienes ni te das.

Rosa Gerardo

Rosa Gerardo

Mi nombre es Rosa Gerardo, tengo 25 años soy psicólogo clínico desde hace dos años, y actualmente estoy por terminar mi formación como terapeuta Gestalt. Descubrí mi gusto por la escritura desde hace un año por las experiencias en el contacto con el otro, tanto como paciente y como terapeuta, estoy convencida de que mientras más reconozcas tu bella(a) y tu bestia(a) podrás acompañar a otra persona en el descubrimiento del cómo está viviendo, dato imprescindible en el proceso terapéutico.

Leave a Reply