Fobia social: ¿En qué consiste?

¿Tienes miedo de ser juzgado por otras personas o de sentirte avergonzado? ¿Estas preocupaciones te dificultan llevar a cabo las actividades diarias?

Si es así, puede que tengas un tipo de trastorno de ansiedad llamado fobia social o trastorno de ansiedad social.

fobia social-blog-un-pedacito-de-psicologia

La mayoría de las personas se sienten nerviosas en determinadas situaciones sociales, como tener una entrevista de trabajo, ir a una reunión o dar un discurso. La mayoría nos preocupamos por lo que vamos a decir, hacer o incluso vestir durante eventos como estos.

Estas situaciones, a menudo, se hacen más fáciles cuando se tiene experiencia. Sin embargo, para las personas que tienen fobia social, ciertas situaciones sociales pueden ser muy atemorizantes e incapacitantes.

La fobia social se caracteriza por miedo intenso, persistente y excesivo en situaciones sociales, ante la posibilidad de no desempeñarse adecuadamente, verse en situaciones embarazosas, vergonzantes o humillantes.

Todo ello puede ser debido a la actuación en sí o por reacciones corporales incontrolables como puede ser ruidos en la barriga, ruborización, necesidad de orinar, etc. El comportamiento más frecuente frente a estos miedos es la evitación de las situaciones sociales con las que se asocian.

¿En qué se caracterizan las fobias?

Hablamos de fobias cuando la intensidad con la que experimentamos el miedo frente a los distintos peligros es:

  • Injustificado (por la objetividad del peligro).
  • Inoportuno (no lo sentimos en el momento apropiado).
  • Desmesurado (sentimos más de lo que deberíamos).
  • Interfiere nuestra vida diaria de forma innecesaria, y reduce nuestra capacidad de acción y disfrute.

Hay que tener en cuenta que el miedo se alimenta de:

  • Los estímulos temidos: estar en algún tipo de situación social que nos produce miedo.
  • Ansiedad anticipatoria: imaginar las situaciones que podrían suceder y sentir el miedo antes de que ocurra.
  • Evitación: estas conductas constituyen salidas rápidas ante la situación que incomoda, sintiendo alivio inmediato, pero a largo plazo, harán que se sienta más miedo la próxima vez.
  • Los pensamientos auto-críticos que se dice uno mismo: “pareceré tonto/a”, “debería hablar pero no se me ocurre nada”. “estoy haciendo el ridículo”,  etc.
  • Falta de práctica en comunicación verbal: no estar acostumbrado/a a hablar en público.
  • Profecía auto-cumplida: Si hemos tenido experiencias negativas anteriormente, pensamos que la siguiente será igual o peor, con lo que esta creencia nos induce a estar más ansiosos la próxima vez. Con ello, volvemos a alimentar el temor para la siguiente ocasión.
  • Rumiar lo sucedido: creer que no se ha sabido actuar con soltura y pensar en las cosas que deberíamos haber dicho o hecho puede generar desasosiego.

Las personas que tienen fobia social, por lo general, reconocen que sus miedos no son completamente racionales, pero aun así, les tienen temor a las situaciones sociales. Es posible que hagan lo imposible para evitar ir a algunos eventos.

La edad media de comienzo de la fobia social se sitúa durante la adolescencia (en torno a los 15 años). Es un periodo crítico debido a que durante esta etapa se inicia las relaciones sociales e implica evaluaciones por parte de los demás, ante las que puede responderse con ansiedad. Normalmente, los adolescentes temen una evaluación negativa y aquellos más vulnerables al estrés, pueden manifestar ansiedad y evitar ciertas situaciones sociales.

Tipos de fobia social

Podemos diferenciar dos tipos de fobia social: la fobia social específica y la fobia social generalizada:

1. Fobia social específica

Lo característico es que las reacciones de ansiedad sólo se desencadenan ante una situación particular. El resto de la vida social de la persona funciona con total normalidad.

Las fobias sociales específicas más frecuentes son las siguientes:

  • Miedo a hablar en público: dar una charla ante una audiencia, hacer una pregunta en clase o intervenir en un debate o conversación. Hasta cierto punto, hablar en público en cualquiera de sus variantes implica un cierto grado de incomodidad. Sin embargo, podemos hablar de fobia social cuando el malestar es muy intenso y la persona no puede hablar correctamente por su elevado nivel de ansiedad.
  • Miedo a comer y beber delante de otras personas, por ejemplo, en comidas de trabajo o compromiso, banquetes, etc.
  • Miedo a estar en público: firmar un documento o un cheque, bailar o tocar un instrumento musical ante gente.

 

2. Fobia social generalizada

Se da cuando los temores aparecen en varias situaciones sociales, a excepción de aquellas en las que la persona se relaciona con familiares directos o amigos muy íntimos.

En la fobia social generalizada, se pueden temer situaciones muy cotidianas y en las que ni siquiera hay que hablar, como por ejemplo:

  • Andar por una calle concurrida.
  • Ir en tren o autobús.
  • Entrar en un bar o en una tienda con gente.

En la fobia social generalizada el temor es el mismo que en la fobia social específica: el miedo a ser evaluado negativamente por los demás.

Diagnóstico DSM

Para efectuar el diagnóstico de Fobia Social, los especialistas se basan en los criterios diagnósticos del DSM-IV o del CIE-10, dos clasificaciones de las enfermedades consensuadas por especialistas de diferentes nacionalidades y reconocido prestigio.

Criterios del DSM-IV para el diagnóstico de la Fobia social (APA)

  1. Temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás. El individuo teme actuar de un modo (o mostrar síntomas de ansiedad) que sea humillante o embarazoso.
  2. La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación.
  3. El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional.
  4. Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos.
  5. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar que aparece en la(s) situación(es) social(es) o actuación(es) en público temida(s) interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales (o académicas) o sociales, o bien producen un malestar clínicamente significativo.
  6. En los individuos menores de 18 años la duración del cuadro sintomático debe prolongarse como mínimo 6 meses.
  7. El miedo o el comportamiento de evitación no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica y no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno metal (p. ej., trastorno de angustia con o sin agorafobia, trastorno de ansiedad por separación, trastorno dismórfico corporal, un trastorno generalizado del desarrollo o trastorno esquizoide de la personalidad).
  8. Si hay una enfermedad médica u otro trastorno mental, el temor descrito en el Criterio A no se relaciona con estos procesos (p. ej., el miedo no es debido a la tartamudez, a los temblores de la enfermedad de Parkinson o a la exhibición de conductas alimentarias anormales en la anorexia nerviosa o en la bulimia nerviosa).

Síntomas de la Fobia Social

Síntomas físicos

  • Sequedad de boca (junto a la idea de que uno se ‘entrecortará, tartamudeará, toserá, no podrá hablar, etc.).
  • Aceleración del ritmo cardíaco (esto puede producir desmayo, mareos, o algún tipo de colapso).
  • Temblores de manos, pies o voz que pueden ser rápidamente observados y delatar el nerviosismo que se siente.
  • Sudor (en las manos o en el cuerpo traspasando la ropa y avergonzándonos).
  • Rubor (angustia + sentimientos intensos de vergüenza).

Síntomas mentales

  • Falta de concentración (que nos haga olvidar datos que queríamos decir o desorganice el curso del pensamiento de modo que no sepamos de dónde veníamos o a dónde queríamos llegar).
  • Dificultades de memoria, haciendo que nos quedemos en blanco.
  • Auto vigilancia de uno mismo (especialmente de mis sensaciones corporales).
  • Miedo a ponerme nervioso y que el resto se dé cuenta.
  • Temor a ser evaluado de forma negativa.
  • Miedo a hacer el ridículo.
  • Temor a no saber comportarse socialmente de forma correcta.
  • Temor extremo de conocer a gente nueva.
  • Miedo a manifestar síntomas de ansiedad.
  • Malestar emocional.

Cuando la persona con esta fobia observa la aparición de los síntomas anteriormente mencionados, intenta controlarlos. Cuando se trata de controlar estas reacciones automáticas, lo único que se consigue es empeorar el problema. Por ejemplo:

  1. El temblor aumenta por la tensión muscular que se hace para no temblar.
  2. La voz sale rara y nada espontánea porque está hipercontrolada. Además el control de la voz no deja pensar en lo que se va a decir.
  3. La mirada no se puede controlar del todo, porque mirando a un punto podemos ser conscientes de todo nuestro campo de visión, seguramente lo que no queremos mirar.
  4. Si nos concentramos en buscar algo que decir, perdemos el hilo de la conversación y,
  5. Controlar el gesto nos lleva también a no ser espontáneos.

miedos-blog-un-pedacito-de-psicologia

Posibles causas de la Fobia social

La reacción que denominamos ansiedad es un proceso natural y, además, adaptativo: garantiza la supervivencia de la especie humana.  Esa reacción se convierte en patológica cuando aparece en situaciones que consideramos como no peligrosas.

Entonces: ¿cómo es posible que una persona desarrolle una fobia social ante situaciones sociales aparentemente inofensivas? La respuesta está en nuestras experiencias.

Cuando una persona sufre ese miedo intenso e inmovilizante es porque ha tenido una serie de experiencias que le han hecho aprender a vivir ciertas situaciones como peligrosas. En algunos casos, el proceso de aprendizaje, más que estar unido a una situación en particular, ha sido el resultado de un gran número de experiencias negativas, frecuentemente espaciadas en el tiempo.

Los estudios demuestran que la fobia social tiene una base genética.  Los familiares de primer grado de una persona con fobia social tienen más probabilidades de sufrir este trastorno si lo comparamos con la población general. Sin embargo los mecanismos biológicos implicados en sus causas y los mecanismos de producción de sus síntomas son aún objeto de investigación.

Otro aspecto a tener en cuenta es la baja autoestimaque habitualmente se traduce en la creencia de que se poseen menos habilidades que los demás. Además de ser un claro predisponente, es también una consecuencia de la fobia social.

Si nos creemos menos capaces que los demás, fácilmente desarrollaremos la creencia adicional de que hacemos las cosas peor que los demás, lo cual hace más factible creernos la crítica de otros. La baja autoestima también puede aparecer como consecuencia de la fobia social ya que este trastorno lleva a las personas a aislarse, a vincularse cada vez menos con las demás personas y por consiguiente, a tener menos oportunidades de comprobar de qué son capaces.

Tratamiento de la Fobia social

El tratamiento de la fobia social se centra en aprender a manejar los síntomas de la ansiedad, dotando a la persona de las herramientas y las estrategias necesarias para afrontar las situaciones temidas. Se trabajan los miedos excesivos e irracionales ante las situaciones sociales.

Trabajando específicamente la ansiedad anticipatoria, que en muchos casos, puede conllevar a evitar las situaciones sociales, cosa que hace que se mantenga más el problema de la fobia social.

Otro de los puntos clave dentro del tratamiento de la fobia social es el entrenamiento en habilidades sociales, de esta manera la persona va ganando más seguridad y confianza en uno mismo, de forma que, progresivamente, puede afrontar situaciones sociales cada vez más complejas.

La terapia cognitivo conductual se centra en los principales síntomas de la fobia social haciendo que la persona sepa manejarlos fácilmente y de esta manera volver a llevar una vida más tranquila.

Habitualmente, los tratamientos incluyen aspectos relacionados con la recuperación de la salud, si se ha perdido, aspectos relacionados con la prevención, y aspectos relacionados con el desarrollo personal del paciente que de un modo u otro tienen que ver con lo que le pasa.

Normalmente, estos son los pasos a seguir en el tratamiento de una fobia social:

  • Información sobre los mecanismos de la ansiedad y de la fobia social.
  • Identificación y neutralización de procedimientos contraproducentes, son utilizados para combatir el problema por parte de la persona, pero realmente lo que hace es mantenerlo.
  • Exposición a situaciones ansiógenas, ya sea en imaginación o en vivo.
  • Mejora de la autoestima y el autoconcepto.
  • Regulación de los procesos anticipatorios y las expectativas “autocumplidadas”.
  • Reestructuración cognitiva para controlar los pensamientos desadaptativos antes y después de la exposición.
  • Desarrollo de habilidades sociales, entrenamiento asertivo, y control de la inhibición.

Una de las técnicas más eficaces contra la fobia social consiste en analizar el peor de los casos posible que nos podría ocurrir.

 Ese análisis demuestra que las oportunidades de que algo realmente negativo suceda son remotas. Además, sirve para comprender que las consecuencias de un resultado negativo no son catastróficas y pueden soportarse.

Para efectuar este análisis hay que responderse a estas preguntas:

  • ¿Qué es lo peor que podría suceder?
  • ¿Cuál es la peor consecuencia que ocurriría?
  • ¿En qué medida serían aceptables dichos resultados?
  • ¿Qué podría hacer para salir bien parado?
  • ¿Qué podría hacer si todo empeora todavía más?

Las respuestas a estas preguntas ponen de manifiesto que uno es capaz de hacer frente a las consecuencias del más nefasto de los resultados.

fobia social-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿En qué se diferencia la fobia social de la timidez?

La timidez y la fobia social tienen cosas en común, sin embargo, habitualmente, la timidez es mucho menos agresiva en cuanto a la manifestación de sus síntomas.

En ambos casos se pueden sentir las mismas cosas: ganas de huir, temor, nerviosismo, etc. Pero las diferencia:

  • Intensidad de los síntomas: Cuando se trata de una fobia social los síntomas mencionados anteriormente hacen que la persona evite exponerse a las situaciones temidas. En cambio una persona tímida, puede pasarlo mal, pero eso no impide que se pueda seguir exponiendo sin que eso dañe su salud.
  • Número de situaciones en las que la persona siente malestar: en la fobia social suele ser mayor que en la timidez.
  • El sufrimiento: habitualmente una persona con fobia social sufre la mayor parte del día. Las personas tímidas sufren, pero también disfrutan de las situaciones aunque en ciertos momentos puedan sentirse inapropiados.

Una timidez mal llevada, con el tiempo podría desencadenar en una fobia social. Si la persona tímida se acepta, controla los síntomas, se expone a situaciones que le dan vergüenza y su pensamiento es constructivo, puede ir mejorando hasta eliminarla. En cambio, una persona tímida que empiece a evitar situaciones y tenga pensamientos negativos y destructivos, con el tiempo irá a peor.

¿Cómo afecta nuestras vidas la fobia social?

  • Estas personas sufren debido al deseo de relacionarse normalmente sintiéndose muy solas y fracasadas.
  • Les resulta muy difícil conseguir pareja y hacer nuevas amistades, ya que tienen miedo a ser juzgadas.
  • A nivel laboral, algunas personas se ven obligadas a rechazar trabajos que impliquen atender al público, hacer presentaciones ante otras personas, entre otros.
  • Sienten una gran frustración que puede reflejarse indirectamente en forma de desánimo general e irritación descontrolada con su círculo  íntimo.
  • Eliminan aquellas oportunidades que suelen provenir de la actividad social (hacer amigos, participar en equipos, promocionarse en el trabajo, etc.).

Tips para combatir el miedo escénico

A menudo se cree que los miedos y las fobias son para toda la vida, pero no es así. La ansiedad avisa de situaciones en las que se interpreta que hay que defenderse, pero no debería impedir realizar la actividad normal.

A continuación te presento algunos consejos para superar el miedo escénico:

  •  Evaluar el grado de impacto que provoca la ansiedad en esa situación y controlarla en la medida de lo posible.
  • Aprender y practicar habilidades para enfrentarse a un público. Cuanto más se practica, más confianza se tiene en uno mismo.
  • Huir o evitar una situación nunca solucionará el problema, sino que lo afianzará. Cada vez que evitas un acontecimiento, a una persona o a una situación, dejas que tu ansiedad social gane.
  • Todo el mundo comete errores, no hay que exigirse la perfección. Hay que tener cierta autoconfianza para que si se cometen, saber rectificar.
  • Prepararse bien es clave. Cuanto más se domine el tema, más capacidad de reacción se tendrá ante los imprevistos y mayor seguridad y firmeza.
  •  Visualizar una imagen positiva de la situación,  prepara el terreno y nos predispone a seguir.
  •  No pensar que va a salir mal. Hay que tener confianza en uno mismo, en que la situación será propicia y en que se será capaz de salir adelante.
  • Empezar poco a poco, hablando en primer lugar en las situaciones más fáciles (familiares de confianza, vecinos, compañeros de trabajo) e ir incrementando la dificultad del las situaciones temidas.
  • No estresarse si no les agradas a algunas personas. Siempre hay gente a quienes no les agradamos.
  • No desanimarse y aprender a ser paciente, los resultados valdrán todo el esfuerzo y la valentía que tuviste que reunir para ello.

 ¿Quieres dejar de sentirte sólo/a por miedo a relacionarte con la gente? En definitiva ¿Quieres romper con esos síntomas de la fobia social que no te dejan tener una vida normal y hacer lo que deseas? Podemos ayudarte a conseguirlo, pide información sin compromiso aquí.