23 Fobias Raras: ¿Las Conoces?

En los artículos de hoy, me gustaría hablar sobre dos términos antagónicos como son “fobia” y “filia”. ¿Sabes qué son y en qué se diferencia? Probablemente conocerás algunas fobias y filias, las más comunes. Como pueden ser: la claustrofobia, la agorafobia o la zoofilia.

Pero quiero profundizar más sobre estos dos fenómenos y que conozcas algunas fobias raras y filias extrañas o poco conocidas, que tal vez te llamen la atención como me ha sucedido a mí. En este artículo hablaremos sobre fobias en general, y especialmente sobre fobias raras. En el artículo “¿Tienes alguna filia? Y… ¿Parafilias?” lo haremos sobre filias.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

¿Conoces algunas fobias raras? ¿Tienes amigos con fobias raras? O incluso tú, ¿tienes fobias raras?

El término fobia suele ser bastante conocido. Todos en algún momento hemos oído hablar de él, ya sea porque conocemos a alguien que padezca alguna fobia o nosotros mismos la hemos padecido en algún momento y/o la padecemos. Pero vamos a investigar más sobre esta palabra y lo que implica.

¿Qué es una fobia?

Fobia es un término que proviene del griego (phobos) y su aplicación está vinculada al miedo. Las fobias son un trastorno psicológico que tiene una amplia incidencia en la población mundial. Una de cada veinte personas, aproximadamente, padece una fobia de uno u otro tipo, incluídas las fobias raras que posteriormente explicaremos.

Un miedo y una fobia difieren en que las fobias son irracionales. En la fobia se observa que el miedo es desproporcionado con respecto al peligro al que la persona se expone y lleva a evitar la situación temida, provocando que el temor aumente y coja fuerza. En cambio, en el miedo la persona asume una actitud atenta y de cautela frente a los peligros; el miedo ayuda a estar atentos y en alerta cuando hay un peligro real, en vez de interferir en ella de manera negativa.

¿En qué consisten las fobias?

El manual de diagnostico de los trastornos mentales (DSM-IV) las define como “un temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos”. En la mayoría de los casos, la persona que sufre algún tipo de fobia presenta cuadros de ansiedad y estrés ya que, a pesar de ser consciente de que el temor que experimenta ante determinadas cosas o circunstancias es desmedido o irreal, no consigue dejar de sentirlo.

En ocasiones esto puede llegar a provocarle malestar físico: temblores incontrolables, mareos, sudoración excesiva, palpitaciones, etc. En los casos más extremos, pueden llegar a producirse ataques de pánico.

La persona que sufre una fobia hace todo lo posible por evitar ese estimulo que le provoca malestar, y esta conducta evitativa puede llegar a interferir en el funcionamiento normal de su vida diaria.

Mucha gente puede llevar una vida normal a pesar de tener una fobia. No obstante, otros restringen sus actividades diarias debido al temor a que les suceda algo. Una fobia se inicia cuando una persona comienza a organizar su vida procurando evitar el objeto de su miedo. Una fobia es mucho más grave que un simple miedo. Quienes la padecen tienen una necesidad irresistible de abstenerse de todo aquello que puede desencadenar su ansiedad .

La fobia empieza cuando la persona cambia su vida en función de su miedo Clic para tuitear

 

¿Cómo son de comunes las fobias?

En las naciones industrializadas, las fobias son el tipo más común de trastorno de ansiedad. Más de 50 millones de personas de USA y 10 millones en el Reino Unido se cree que viven con una fobia. Pueden afectar a individuos de cualquier edad, sexo y nivel socioeconómico.

El Instituto Nacional de Salud Mental estima que en 2011, entre el 8,7% y el 18,1% de estadounidenses de todas las edades sufrían algún tipo de fobia. Incluso las fobias raras son más comunes de lo que nos pensamos.

miedos-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Por qué algunas personas padecen fobias y otras no?

Hay muchas variables que pueden interferir sobre las causas de la aparición de una fobia, por eso no siempre están claras. La mayoría de ellas tiene su origen en la infancia, aunque no deben confundirse las fobias con los temores infantiles ya que éstos, normalmente, van superándose conforme madura el niño. En cambio, las fobias suelen persistir en la edad adulta e incluso se pueden incrementar, aún cuando la persona es consciente de que sus temores son irracionales y sin fundamento.

Muchos piensan que en las fobias existe cierto componente genético (si un progenitor la padece, puede llegar a transmitírsela a sus hijos), pero los expertos no se ponen de acuerdo sobre qué papel juega realmente la biología y cuánto corresponde al entorno/aprendizaje: Una posible opción al ejemplo anterior, podría ser que la transmisión del miedo se debiera a que el niño teme aquello que ve que tanto afecta a sus padres. Probablemente, el niño piense que es peligroso puesto que es temido por quiénes se supone que le protegen.

En general, puede decirse que las fobias surgen a partir de una experiencia traumática. En este sentido, puede ocurrir que una persona que en su niñez haya sido mordido por un perro desarrolle fobia a este tipo de animal.

Son muchas las fobias raras que padecen algunas personas. Existe una amplia lista de fobias raras, muchas muy conocidas y otras no tanto que resultan sorprendentes.

¿Cómo se clasifican las fobias?

Hay dos categorías de fobias: las simples o específicas y las complejas. La fobias simples son miedos de objetos, de animales, de situaciones o de actividades específicas. Suelen empezar muy pronto en la vida, durante la infancia, y suelen desaparecer al alcanzar los veinte años.

Las fobias complejas generalmente comienzan más tarde, en la edad adulta. Éstas son más difíciles de hacer frente a porque se asocian a menudo a un miedo o a una ansiedad profundamente arraigado.

  • Fobias Simples o Específicas

Una fobia específica es un miedo intenso de algo que supone poco o ningún peligro. Son fobias a situaciones o animales o cosas concretas. Tales fobias son un miedo irracional de una cosa en particular.

Según el DSM-IV-TR es “el miedo persistente que es excesivo, irracional, desencadenado por la  presencia o anticipación de un objeto o situación específica, por  ejemplo: el vuelo, a  espacios, alturas, tormentas, a los animales (por ejemplo, serpientes o  arañas), recibir una  inyección, a la sangre, etc. Incluye: el reconocimiento de que  el miedo es excesivo o  irrazonable, la evitación, la ansiedad anticipatoria,  o la angustia”.

Las fobias específicas afectan aproximadamente a 6.3 millones de adultos estadounidenses, y son el doble de comunes en las mujeres que en los hombres. Las causas de las fobias específicas no se sabe con claridad, aunque hay alguna evidencia de que se desarrollan en el entorno familiar. En concreto, suelen aparecer primero durante la infancia o adolescencia y tienden a continuar en la madurez.

Las fobias específicas afectan aprox .a 6,3 millones de adultos estadounidenses Clic para tuitear

 

Si el objeto o situación que produce miedo es fácil de evitar, las personas con este tipo de fobia no ven la necesidad de llevar ningún tratamiento. Aunque, en ocasiones, esta evitación puede implicar decisiones importantes personales o profesionales, y llevada al extremo, puede llegar a incapacitarnos para hacer según qué cosas.

  • Fobias Complejas

Las dos fobias complejas más comunes son la agorafobia y la fobia social.

Fobia Social (Trastorno de Ansiedad Social)

La fobia social consiste en el miedo a lo que los demás piensan de nosotros, miedo al ridículo. Suelen ser personas que les cuesta mucho relacionarse con otros.

Según la DSM-IV-TR la fobia social es “el  miedo persistente a una o más situaciones sociales o actuaciones en  que la persona está preocupada acerca de la evaluación negativa o escrutinio  por otros, por  ejemplo: hablar en Público, Escribir, comer o  beber en público, iniciar  o mantener conversaciones”.

La fobia social puede limitarse sólo a un tipo de situación –como el miedo a hablar en contextos formales o informales, o comer, beber o escribir ante los demás, o, en su forma más grave, donde la persona experimente síntomas casi todo el tiempo que tiene gente a su alrededor. La fobia social puede ser muy debilitante, haciendo incluso que la gente deje hacer su vida cotidiana. Además, quienes padecen esta fobia, les cuesta hacer o mantener amistades.

Agorafobia

El término “agorafobia” ahora tiene un significado mucho más amplio que el que tenía antes, donde implicaba sólo el miedo a los espacios abiertos. En la actualidad, abarca desde el miedo a dichos espacios como el miedo a las multitudes y a la dificultad de escapar rápidamente hacia un lugar seguro.

La palabra por lo tanto, se refiere a un grupo de fobias que giran en torno a salir de la seguridad del hogar, de la zona de confort de la persona. Este es probablemente el trastorno fóbico que más incapacita. Aquellos que sufren agorafobia pueden llegar a no salir de casa completamente, afectando de esta forma su vida.

Según el DSM-IV-TR, la agorafobia es “el miedo a lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil,  embarazoso, o en que la ayudan pueden no estar disponibles en caso de  un ataque de pánico”.

La agorafobia puede manifestarse de varias maneras:

  • Como el miedo a salir de casa.
  • Como el miedo a estar entre una multitud de gente.
  • Como el miedo a los grandes espacios abiertos.
  • Como el miedo a estar lejos de casa.
  • Como una combinación de los anteriores.

Si se diagnostica y se trata rápido la agorafobia se puede curar; si no se trata durante mucho tiempo puede convertirse en una afección debilitante, aterradora y destructiva.

23 Fobias Raras

Ya sabemos un poco más acerca de las fobias. Hoy en día, se ha puesto nombre a todas o casi todas las posibles fobias que existan, incluso siendo fobias raras. A continuación, te muestro 20 tipos de fobias raras que espero que llamen tu atención, ¿conoces alguna?

  1. Basofobia: miedo a caerse

Se define como la emoción persistente, anormal e injustificada de miedo a no poder mantenerse de pie, a caerse en el momento en el que esta andando. Este temor o miedo comienza a ser perjudicial para nuestra vida cuando nos limita para hacer aquello que deseamos.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

  1. Bromidrosifobia: miedo a los olores

Una de las fobias raras es la denominada Bromidrosifobia. Botano es un término que se refiere al olor, aroma o fragancia corporal. se define como la emoción persistente, anormal e injustificada de miedo a los olores, aromas o fragancias corporales de los otros y de sí mismo.

  1. Somnifobia: temor a dormir

Puede producirse cuando el sujeto cree que puede no despertar nunca, o tener sueños que no desea (onirofobia). Es un fobia que puede conducir a problemas serios por los trastornos alimenticios que provoca y, en casos severos, a problemas mentales.

  1. Hexakosioihexekontahexafobia: miedo al número 666

De todas las fobias raras, ésta es de las más curiosas. Los que padecen hexakosioihexekontahexafobia sienten un miedo irracional hacia el número 666 y evitan las cosas relacionadas con este número, tales como un edificio en el cual el número se exhiba claramente, una matrícula de un vehículo o un transporte público con esa numeración. El origen de esta fobia está ligado a Satanás o al Anticristo, por tanto es más frecuente que la padezcan personas que se han criado en familias cristianas.

  1. Ombrofobia: miedo a la lluvia

Las personas que sufren ombrofobia sienten un miedo incontrolable y desmesurable al hecho de mojarse con el agua de lluvia. Esta fobia se relaciona con la hidrofobia pero la causa es distinta ya que no es miedo a morir ahogado sino al asco a ser mojados por el agua de lluvia. En casos extremos, esta obsesión puede llevar a estas personas a idolatrar los objetos que se usan para protegerse del agua como paraguas, impermeables o toldos.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

  1. Triscaidecafobia: miedo al número 13

La triscaidecafobia es el miedo irracional al número 13. Los que sufren este miedo evitan cualquier objeto o cosa que contenga dicho número. Esta creencia supersticiosa está tan arraigada que en muchos rascacielos del mundo, el ascensor salta de la planta 12 a la 14, y en numerosos hoteles y hospitales no hay habitaciones con el número 13.

  1. Xantofobia: miedo al color amarillo

La xantofobia es miedo irracional al color amarillo. Cualquier cosa que contenga este color produce gran ansiedad a las personas que sufren este tipo de fobia. Ejemplos serían: el sol, la pintura amarilla o inclusive la palabra ‘amarillo’.

  1. Tripofobia: miedo a los agujeros

Es el miedo o repulsión causado por figuras geométricas muy juntas, especialmente hoyos y rectángulos muy pequeños. Algunos de los objetos que pueden causar esta sensación son corales, paneles de abejas, burbujas de jabón, etc.

  1. Emetofobia: miedo al vómito o a vomitar

El miedo irracional relacionado con el vómito incluye el terror extremo no solo a vomitar uno mismo, sino también a ver a otra persona vomitando, el temor de sentir náuseas o el miedo irracional a ver el vómito. Estas personas sienten más que una simple aversión hacia el acto de vomitar e incluso cambian sus hábitos alimenticios y sociales en consecuencia de este miedo.

  1. Carcinofobia:  miedo a contraer cáncer

Aunque todos en un momento dado podemos tener este miedo, quienes sufren fobia al cáncer temen la posibilidad de sufrirlo ante cualquier dolor, malestar u otro tipo de síntoma físico que puedan percibirse. Estas personas llevan a cabo unas medidas extremas que les impide llevar una vida normal.

  1. Algofobia, agliofobia:miedo a experimentar dolor

Es cierto que a nadie le gusta sentir dolor, pero las personas que padecen esta fobia, tienen un miedo incontrolado a sentir o experimentar situaciones que pudieran provocar dolor. La mayoría de la veces proviene de una experiencia traumática donde la persona fue sometida a un dolor persistente y severo, aunque en muchos otros casos el temor se debe a  la imagen o idea que la persona tiene sobre el dolor en sí mismo.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

  1. Ablutofobia: miedo a lavarse o bañarse

Este miedo está asociado a traumas pasados y que pudieron darse en situaciones donde el agua u otro factor del entorno a la acción de lavarse o bañarse estuviesen presente. La consecuencia más inmediata y visible de esta fobia es la higiene personal, que además de ser incómoda, produce rechazo por las personas que rodean a quien la padece.

  1. Anuptafobia: miedo a la soltería

De las fobias raras, la anuptafobia es muy interesante. La anuptafobia es un temor exagerado a no tener pareja, que hace que los afectados se aferren a una relación insatisfactoria o elijan a cualquiera como compañero y, si están solos, no encuentren sentido a su vida. Éste miedo persistente e injustificado a quedarse solteros está basado en la herencia cultural, el entorno social, la educación y el nivel de desarrollo de la persona afectada.

  1. Helmintofobia:miedo a ser infectado por gusanos

Las personas que padecen de esta fobia temen al ver gusanos cerca, ya sean lombrices, orugas, etc. El miedo que sienten es injustificable, aunque sepan que no les va a dañar.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

  1. Filofobia:miedo a enamorarse o al compromiso

Una de las fobias raras más comunes en nuestra sociedad. Las personas que sufren esta enfermedad temen el amor romántico o formar lazos emocionales de cualquier tipo. Este miedo al compromiso puede ser debido a posibles dificultades emocionales en anteriores relaciones. En casos graves, la persona puede dejar de relacionarse con compañeros de trabajo, vecinos, amigos y familiares.

  1. Tocofobia: miedo al parto

La tocofobia es un profundo, persistente, anormal e injustificado miedo, que tiene algunas mujeres embarazadas, de gestar o dar a luz a un bebé. Para algunas mujeres este miedo o terror surge como consecuencia de una experiencia traumática frente a un parto o a una maternidad anterior. Pero también se puede presentar en mujeres que nunca han estado embarazadas o no han tenido experiencias negativas frente a ello.

  1. Filemafobia: miedo a besar o ser besado

Una persona que tiene esta fobia teme besar, ser besado o, incluso, ver a otras personas haciéndolo. Como no pueden controlar esta sensación y para evitan llegar a enfrentarse a su miedo, estas personas evitan desarrollar vínculos amorosos.

18: Nosocomefobia: miedo a los hospitales

Es la sensación de miedo o temor a los hospitales, clínicas y centros de salud, también a todo lo que tenga que ver con ellos. Estas personas evitan cualquier contacto con centros médicos u hospitales.

  1. Pselismofobia:miedo al tartamudeo

Es la sensación de miedo a tartamudear, a repetir sílabas dentro de una misma palabra. Está incluida dentro de las fobias sociales y puede llevar a la persona a aislarse por vergüenza o temor a no comunicarse adecuadamente.

  1. Pediofobia: miedo a las muñecas

La pediofobia es el miedo intenso e irracional a las muñecas. Las personas pediofóbicas temen las muñecas con rasgos exagerados o reales como pueden ser los maniquíes y marionetas o las muñecas de porcelana. Las posibles causas de esta fobia podrían ser por traumas infantiles o debido a la visualización de películas de terror.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

  1. Tacofobia:miedo a la velocidad

Es el miedo a la velocidad, a desplazarse velozmente sobre cualquier medio. las personas que tienen esta fobia evitan estar en lugares u objetos de velocidad, prefieren conducir ellos con una máxima precaución o caminar, ir despacio, entre otras alternativas.

Este miedo se puede crear por diferentes motivos pero los más comunes son: después de sufrir algún accidente automovilístico o haber subido en una atracción de velocidad en el que se ha percibido peligro.

  1. Tafiofobia: miedo a ser enterrado vivo

Se refiere al miedo a ser enterrado prematuramente. Quienes padecen esta fobia temen ser colocados en la tumba mientras aún estén con vida, como resultado de haber sido declarados muertos por error. En muchas ocasiones este miedo puede causar que un individuo sienta horror o pavor por los funerales, entierros, lapidas, tumbas y todo aquello que se relaciona con un entierro sin haber fallecido. Este miedo proviene de  historias o leyendas urbanas sobre casos de personas que han sido enterradas vivas por error. A raíz de esto, se han construido féretros especiales con campanillas dentro de los ataúdes (de ahí proviene el dicho “salvado por la campana”) o con paneles de cristal.

  1. Batmofobia: miedo a las escaleras

Para acabar con las fobias raras, la última que quiero presentarte es la batmofobia. Es un temor poco común a subir pendientes empinadas o peldaños y/o a caerse de las escaleras. Quienes sufren de esta fobia tienen a los ascensores como únicos aliados para subir y bajar de lugares altos. Esta fobia suele aparecer cuando alguien ha tenido una mala situación o un evento traumático que involucre escaleras.

23 fobias raras-un-pedacito-de-psicologia

Además de estas fobias raras, existen muchas más. Tantas que existen diferentes glosarios para englobar todas las fobias raras. ¿Te sientes identificado con alguna de estas fobias raras? ¿Alguna te ha llamado la atención?

Tratamiento para las Fobias

Seguramente, ahora te preguntarás ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para las fobias?

Hay diferentes formas de hacer frente a las fobias. A continuación, te muestro las más comunes. Probablemente, ninguna sea lo suficiente por sí sola, pero la combinación entre ellas es la clave para el tratamiento de este trastorno de ansiedad.

Medicaciones

Los siguientes medicamentos han demostrado ser eficaces para el tratamiento de fobias:

» Beta bloqueadores:  Los betabloqueantes pueden ayudar a reducir los síntomas de palpitaciones, así los temblores. Muchos pacientes comentan que también les ayuda a reducir su voz trémula. Se utilizan principalmente para la presión arterial alta en algunas enfermedades cardiovasculares.

Entre sus efectos secundarios pueden observarse dolores de vientre, fatiga, problemas para dormir y dedos fríos.

» Antidepresivos – SSRI (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina): son comúnmente prescritos para individuos con fobias. Su impacto sobre los niveles de serotonina en el cerebro da como resultado mejores estados de ánimo.

Inicialmente, los SSRI pueden causar náuseas, problemas para dormir y dolores de cabeza.

» Tranquilizantes (sedantes): las benzodiazepinas pueden ayudar a reducir los síntomas de ansiedad. Los pacientes han de ser controlados cuidadosamente debido a estos sedantes pueden llegar a ser adictivos. En pacientes con antecedentes de alcoholismo no se deben administrarse sedantes.

Terapias psicológicas

Las siguientes tipos de terapia han demostrado ser eficaces para el tratamiento de fobias:

» Terapia conductual: la desensibilización sistemática (terapia de exposición), si se hace correctamente, puede ayudar a los pacientes a alterar su respuesta a la fuente de su miedo. Los pacientes son expuestos a la causa de su fobia en progresivos pasos graduales.

» Terapia cognitivo-conductual: El terapeuta ayuda a la persona a aprender diferentes maneras de percibir el origen de su fobia, de tal manera que le resulte más fácil sobrellevar la situación. Lo más importante, las personas con fobias aprenden a ser dueños de sus propios sentimientos y pensamientos.

miedos-blog-un-pedacito-de-psicologia

En conclusión…

En conclusión, me gustaría añadir que no todos asumimos o vivimos las fobias que nos implican de la misma manera. La clave está en saber o identificar, si ese miedo o temor, es tan extremo y fuerte como para interferir en tu vida cotidiana. Si no es así, puede que no necesites ningún tipo de ayuda. Pero si verdaderamente te hacer dejar de hacer cosas o trastoca tu vida, lo más recomendable es ir a un profesional de la psicología para que te guíe en el camino y, sobretodo, hacerlo antes de que la “bola sea más gruesa”. Piensa que cuando nos duele algo o nos sentimos mal acudimos al médico ¿verdad?. En el caso de las fobias deberíamos aplicar el mismo sentido común, puesto que está en juego nuestro bienestar.