AutoestimaFortalezas

Gratitud: ¿eres agradecido?

By 12 diciembre, 2019 No Comments

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Sabes qué es lo mejor de la gratitud? Que siempre hay motivos para experimentarla.

No importa lo pequeños que sean: la gratitud no entiende de medidas.

 

¿Qué es la gratitud?

 

Piensa en el día de hoy. ¿Cuántas veces le has dado las gracias a alguien? ¿Cuántas veces te han dicho “gracias” este día?

Puede que se trate de un formalismo social, algo que decimos tan automáticamente que casi no nos damos cuenta. Si nos detenemos a pensar qué es la gratitud, podemos ver cómo tiene dos aspectos diferenciados.

 Por un lado, es una actitud de reconocimiento de las cosas buenas que nos suceden. Y por otro, la expresión de esta gratitud.

Analizando en más profundidad, vemos que agradecer es reconocer: si no apreciamos lo bueno que nos pasa, no podemos estar agradecidos.

Y el problema es que muchas veces no sabemos apreciarlo. En algunas ocasiones no somos conscientes de ver lo bueno, sencillamente porque lo damos por supuesto o estamos únicamente pendientes de las cosas negativas.

La gratitud representa una habilidad primordial para desarrollar y mantener niveles adecuados de bienestar emocional, satisfacción y calidad de vida.

A finales de los 90 se empezaron a realizar numerosas investigaciones científicas sobre las fortalezas psicológicas, siendo la gratitud una de las fortalezas detectadas. Anteriormente este tema sólo había sido abordado desde el campo de la filosofía y la teología.

El Dr. Seligman y renombrados colaboradores se propusieron como objetivo enumerar, describir y analizar las fuentes de fortalezas humanas en contraposición a las extensas clasificaciones de síntomas y psicopatologías existentes.

En dicha investigación, encontraron que había 24 fortalezas, siendo la gratitud una de ellas.

 

¿Por qué es importante la gratitud?

 

 Al igual que otras emociones positivas, sentirnos agradecidos habitualmente puede tener un impacto enorme en nuestras vidas.

La gratitud no solo nos hace sentir bien. Adoptar el hábito de la gratitud también puede ser positivo para nosotros.

  • Las emociones positivas refuerzan nuestra capacidad de desarrollar aptitudes, aprender y tomar buenas decisiones.
  • Las emociones positivas compensan las negativas. Una actitud positiva nos proporciona bienestar y está en contraposición de la queja. Ser agradecidos te facilita ser más feliz, estar menos estresado y combate la depresión.
  • Una emoción positiva puede desencadenar a otra. Al sentirnos agradecidos, también podemos estar felices, tranquilos, alegres o contentos.
  • La gratitud tiene un efecto positivo en las acciones de otras personas. Cuando alguien es amable con nosotros, el darle las gracias puede aumentar las probabilidades de que la persona repita sus gestos de amabilidad en otras ocasiones.
  • La gratitud nos ayuda a construir mejores relaciones. Cuando sentimos y expresamos gratitud hacia nuestros allegados, esto genera lazos de cariño y confianza, y ayuda a que sentir más cercanía.

 

Cómo desarrollar el hábito de la gratitud.

 

A veces, los sentimientos de gratitud ocurren de manera espontánea; sin embargo, también podemos desarrollarlos al hacer un recuento deliberado de los privilegios de los que gozamos.

Ser agradecido  no tiene nada que ver con ninguna religión o la creencia en Dios. Se  puede ser  agradecido con el universo,  con la vida, con el mundo, con la  familia, con la pareja, etc. Con momentos específicos o generales.

Es tan solo generar esa emoción positiva de agradecimiento. Algunas formas de desarrollar el hábito de la gratitud son:

Tomar conciencia de las cosas por las que está agradecido. Las cosas buenas que nos suceden las deberíamos considerar obsequios y no cosas que nos merecemos sí o sí.

Tomarte el tiempo para dar las gracias a las personas. Cuando le decimos gracias a quienes están con nosotros, logramos conectarnos mejor con esa persona

 – Detenerte para contemplar las pequeñas cosas que te rodean. Apreciar la belleza que nos rodea, ya sea el perfume de una rosa, el humo del café, el repiqueteo de la lluvia en la ventana, los rayos de sol colándose entre las hojas de los árboles, etc. Son pequeñas cosas que pueden ser muy gratificantes.

–  Disfrutar de las emociones positivas con todos nuestros sentidos hace que estas experiencias permanezcan en nuestro cerebro y agradecer por estas experiencias las hace más poderosas todavía.

Tener en cuenta que no somos absolutamente autosuficientes, necesitamos de los vínculos para crecer, para desafiarnos, para que nos muestren las cosas que a veces no podemos ver por nosotros mismos.

Agradecer las malas experiencias y las enseñanzas. Es la llave para lograr que una situación dolorosa o desastrosa se convierta en un pilar más de nuestro crecimiento humano. Saber transformar ese gran obstáculo en una nueva oportunidad también modifica nuestro estado de ánimo y autoconfianza.

agradecer-gratitud

¿Cuáles son los beneficios de la gratitud?

 

De los resultados obtenidos sobres los estudios realizados sobre gratitud, Emmons y McCullough, encontraron que sentirse agradecido genera grandes beneficios, así como un efecto multiplicador en otras áreas de nuestra vida.

Después de estudiar a más de mil personas, concluyeron que el ser agradecido fortalece el sistema inmunológico, además de una  serie de beneficios psicológicos, sociales y laborales:

 

  • Ayuda a evitar sentirse solo y aislado.
  • Ayuda a construir vínculos con los demás y mejorar las relaciones sociales.
  • Favorece el incremento de emociones positivas como el optimismo y la felicidad.
  • Ayuda a afrontar el estrés y los eventos traumáticos.
  • Ayuda a enfrentar la adversidad y  adaptarnos a nuevas circunstancias.
  • Genera mayor productividad.
  • Ayuda a mejorar la  calidad del trabajo.
  • Incrementa  la actividad, la energía, y la fluidez.

 

Dificultades para expresar Gratitud.

 

Conductas como la comparación, el victimismo, la insatisfacción, el deseo contaste de desear lo que no se tiene, y el narcisismo,  son actitudes que imposibilitan el ser agradecido y en muchas ocasiones producen sufrimiento e insatisfacción. Además:

a.- La vanidad, impide a muchas personas reconocer el aporte de los demás en sus propios logros.

b.- La costumbre de encontrarle defectos a todo lleva a desconocer lo valioso de un esfuerzo ó los méritos de un trabajo bien hecho.

c.- La envidia y el resentimiento hacen tomar como ofensa las bondades recibidas de los otros.

d.- La falta de humildad y de grandeza hacen ver el agradecimiento como una muestra de debilidad.

 

¿Cómo podemos aumentar el nivel de gratitud que experimentamos en nuestra vida?

 

  1. Pon atención a las cosas buenas, grandes y pequeñas.Por lo general esto requiere intencionalidad, ya que las cosas malas nos resultan más notorias que las buenas. El enfocarte en las cosas positivas no conlleva el ignorar al resto de emociones, sino significa balancearlos con pensamientos ocasionales acerca de lo afortunados que somos de tener tantas partes que funcionan bien.
  1. Pon atención a las cosas malas que no te suceden.Normalmente rumiamos entorno de las cosas buenas que suceden a otros y no a nosotros. También podemos darle la vuelta a este punto de vista y ver todas aquellas cosas “malas” o desagradables que nos podían pasar pero no lo hacen y sentirnos afortunados por ello.
  2. Practica hacer comparaciones hacia abajo (con lo que está peor). Es costumbre en el ser humano realizar comparaciones constantes. El problema es que siempre nos vamos a comparar con algo o alguien mucho mejor o más bueno en ese aspecto concreto. No es común realizarlo al revés y compararnos con algo que consideramos inferior. Se puede usar la comparación hacia abajo recordando épocas de adversidad vividas con anterioridad o tomando consciencia de la adversidad que se ha evitado.
  3. Establece momentos regulares para enfocarte en sentir agradecimiento. La gratitud es una fortaleza de carácter que puede ser aumentada con la práctica. Por lo tanto, practícala.
  4. Cuando enfrentes una pérdida o una situación o tarea difíciles, recuerda ser agradecido por lo que no has perdido y por la fortaleza y oportunidades que surgen cuando se enfrenta a dificultades.Se trata de elegir enfocarse en los aspectos positivos de la situación y evitar sentirse víctima.
  5. Estimula y refuerza la gratitud en las personas que te rodean.Los estados de ánimo negativos son contagiosos, pero los positivos también pueden serlo. Algunas veces, el que alguien vea lo que es bueno en tu vida, lo vuelve visible para ti.

 

LA CAJITA DE REGALO:

 

Hace un tiempo, un hombre castigó a su pequeña hija de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado.

 No tenían mucho dinero y al ver a su hija envolviendo una caja, se enfadó con la pequeña.

A la mañana siguiente, la niña le llevó el regalo a su padre y dijo:
-» Esto es para ti, Papi».

Él se sintió avergonzado de su reacción la noche anterior, pero, volvió a enfadarse cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo:
-¿Que no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?

 La pequeña miró hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo:
Papi, no está vacía, yo soplé besos adentro de la caja. Todos para ti.

El padre se sintió mal por su actitud ante su hija y le dio un gran abrazo, disculpándose.

El hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama durante muchos años y
siempre que se sentía derrumbado, cogía de la caja un beso imaginario y
recordaba el amor que su hija había puesto ahí.

 

2 Ejercicios para practicar la gratitud

 

Estos son algunos de los ejercicios que Seligman y Peterson (Universidad de Pennsylvania), expertos en este campo,  incluyen dentro de lo que ellos llaman Ejercicios de la felicidad (Happy Exercises):

Diario de gratitud.

La vida puede desfilar delante de nosotros y agasajarnos con sus mejores regalos, y nosotros sin verlo por la ejecución autómata con la que nos desenvolvemos en nuestra rutina cotidiana, sin detenernos a saborear lo bueno que estamos viviendo.

Este ejercicio consiste en tener un cuaderno en el que cada noche, antes de dormir, anotemos de qué nos sentimos agradecidos ese día; hay que escribir cuáles fueron algunas de las cosas buenas que sucedieron en el día y por qué pensamos que se dieron.

Con esto seremos más conscientes de las cosas buenas que nos acontecen y de nuestros estados emocionales positivos.

 

Carta de agradecimiento.

Consiste en pensar en alguna persona con quién nos sintamos agradecidos y a quién no le hayamos expresado suficiente gratitud.

Escribirle una carta en la que le demos las gracias y le digamos exactamente por qué nos sentimos agradecidos con ella.

Después contactamos a la persona y la invitamos a reunirse con nosotros; por ejemplo, a tomar un café o a desayunar, sin decirle el motivo de la reunión (ojo: no hay que mandar la carta por correo).

Cuando nos reunimos con esa persona, le leemos en voz alta la carta, y una vez leída, se la damos.

agradecido-gratitud

Mini test

Para saber cuál es su nivel de gratitud, indique su grado de acuerdo con las 6 afirmaciones, teniendo en cuenta la siguiente escala:

  1. Estoy muy en desacuerdo.2. Estoy en desacuerdo.3. Estoy ligeramente en desacuerdo.4. Ni de acuerdo ni en desacuerdo.5. Estoy ligeramente de acuerdo.6. Estoy de acuerdo.7. Estoy muy de acuerdo.

1. Tengo mucho en la vida por lo que estar agradecido.

2. Si tuviera que hacer una lista con todo lo que agradezco, la lista sería muy larga.
3. Cuando observo cómo está el mundo, no veo mucho que agradecer.
4. Le estoy agradecido a una gran cantidad de personas.

 

5. A medida que me hago mayor, me veo más capaz de apreciar a las personas, los acontecimientos y las situaciones que han formado parte de mi historia.
6. Puede pasar mucho tiempo hasta que siento agradecimiento por alguien o algo.

(Cuestionario diseñado por Michael McCullough y Robert Emmons).Cómo puntuar: Suma lo obtenido en los puntos 1, 2, 4 y 5. Invierta la puntuación de los puntos 3 y 6. Es decir, si marcó un 7, ponga un 1; si marcó un 6, ponga un 2. Y añada las puntuaciones invertidas del 3 y del 6. Su nivel de gratitud.

Si obtuvo una puntuación de 35 o menos, se encuentra entre el 25% de personas menos agradecidas.

 Si está entre 36 y 38, está entre el 50% de personas menos agradecidas. Si ha obtenido 39 o más, se sitúa entre el 50% de sujetos más agradecidos.

 Si ha sacado el máximo, 42 puntos, pertenece al 12,5% de personas más agradecidas.

Conclusión

Cuando nos habituamos a sentir gratitud y ser agradecidos, aumenta nuestra conciencia sobre las cosas buenas cuando estas ocurren.

 Ese enfoque de gratitud tiene efectos positivos en nuestro estado de ánimo, y por tanto, en nuestra autoestima.

Cuando eres agradecido tus emociones son más positivas, tu energía es mucho mayor y tu autoestima crece porque te das cuenta de todo lo bueno que te ha ocurrido y te está ocurriendo.

Si quieres conocer más sobre las Fortalezas Personales, haz click aquí

¿Qué mejor momento que ahora mismo para empezar a experimentar los beneficios de mostrar gratitud?

Lorena Honrubia

Lorena Honrubia

“Desde que tengo uso de razón, me he dedicado a la ayuda de las personas que lo necesitaban, dentro de mis capacidades, tanto a personas de mi entorno como a desconocidas. Esto fue lo que me impulsó a dedicarme a la psicología. Para mí ha sido una gran satisfacción poder convertir esa vocación en mi profesión. "

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?
Powered by