Combatiendo la Infelicidad

“Ser feliz” esa frase tan presente en nuestra vida y que siempre está pilotando nuestra mente. Se podría decir que todas las personas buscan la felicidad, pero muy pocas de ellas se sienten plenamente felices. Para muchos la felicidad es un estado a buscar y la infelicidad algo que evitar. Pretenden alcanzar la felicidad en un futuro pero que parece que nunca termina por llegar.

Hoy en día invertimos mucho tiempo en buscar la felicidad, nuestros actos se convierten en meros vehículos para sentirnos satisfechos pero siempre queremos más.

Esto es precisamente lo que nos causa el sentimiento de infelicidad. La realidad en este proceso de buscar constantemente la felicidad es que nuestra vida se convierta en una lucha contra todo aquello que nos hace infelices.

Dedicamos gran parte del día a quejarnos sobre las cosas que nos suceden, cosas que no queremos hacer, personas que nos rodean, y muchas veces incluso terminamos tomando decisiones que nos alejan de lo que realmente nos hace felices. Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Por qué razón por más que lo intentamos no conseguimos ser felices?

Combatiendo la infelicidad-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué es la felicidad?

Para combatir la infelicidad es necesario entender primero qué significa ser feliz y qué es la felicidad. La felicidades una emoción positiva, asociada por tanto a sentimientos agradables, tendencias de acción específicas, activación fisiológica y pensamientos derivados.

Como cualquier otra emoción, puede ser desencadenada por gran variedad de estímulos y es de corta duración, lo que significa que el sentimiento de felicidad no puede tener una duración permanente.

Esto constituye una de las creencias más básicas que solemos tener sobre la felicidad, no es posible ser feliz todo el tiempo y en cada momento, la felicidad es una emoción de duración determinada y por lo tanto hay que aprender a que ser feliz no significa sentir esta emoción de forma permanente.

Ser feliz significa mucho más que esto; ser feliz es un estado general que incluye no solo las emociones, si no también nuestras creencias, pensamientos y acciones.

Por tanto, la lección más importante a aprender es que nuestra lucha contra la infelicidad se encuentra en nuestro pensamiento y en la gestión de emociones.

Vamos a profundizar un poco más sobre cómo funciona el pensamiento y los procesos emocionales. El pensamiento constituye la capacidad humana de formar una idea sobre la realidad y poder representarla en nuestra mente.

Se encuentra íntimamente ligado con los procesos emocionales por lo que nuestra forma de pensar va a determinar la manera en la que nos sentimos.

¿Te interesa aprender 10 formas de hacerte feliz? Te recomiendo el artículo: “Neurofelicidad: Haz feliz a tu cerebro”

¿Por qué la gente feliz se siente de tal manera?

La respuesta es porque esas personas deciden ser felices. Deciden que no existe nada en este mundo que pueda determinar si tú puedes o no ser feliz. La felicidad depende de ti, no depende de las cosas que tenemos, ni de las personas de las que nos rodeamos ni de las cosas que nos suceden en la vida.

La felicidad depende de tus decisiones, de lo que quieres y deseas, de lo que  eres, de lo que serás y de lo que quieres conseguir.  Por tanto un simple cambio cognitivo puede hacer que veamos la vida de forma bien distinta.

¿Qué hacer para combatir la infelicidad?

En numerosas ocasiones ocurre que el problema reside en que las personas no utilizamos todo nuestro potencial, no desarrollamos habilidades y capacidades que poseemos atendiendo a todo tipo de excusas y razones. Puedes preguntarte: ¿cuántas veces has deseado ser alguien que no eres? o ¿cuantas veces has pensado que podrías hacer algo que nunca has intentado de verdad? Quizás ha llegado el momento de cambiar esto y utilizar todo tu potencial.

Para combatir la infelicidad es necesario desarrollar al máximo nuestras fortalezas, aprender y mejorar en todo lo que podamos.  Por ello, te propongo descubrir tus virtudes y fortalezas pensando en todo aquello que sabes hacer, que disfrutas haciendo y que sobretodo te haga sentir bien.

“La gente que es feliz, no es la que tiene lo mejor de todo, si no la que hace lo mejor con lo que tiene”

Otro de los casos que nos encontramos en la búsqueda de la felicidad son las personas que teniendo todo lo necesario para ser felices no son capaces de sentirse felices. Normalmente ni siquiera podríamos saber las razones por las que no somos felices, lo curioso es que tampoco hace falta tener razones para ser feliz.

Es necesario dejar de buscar razones, el objetivo para combatir la infelicidad es enfocarte en lo que realmente te hace feliz. Dejar de preocuparnos por lo que nos deparará el futuro o las consecuencias negativas que se pueden derivar de cualquier cosa que hacemos, lo importante es el ahora, cómo te sientes y lo que pienses en este momento va a ser un determinante clave de cómo te sentirás en un futuro.

La felicidad tampoco consiste en buscar el momento oportuno o el momento perfecto para que las cosas sucedan. La felicidad siempre está ahí, no se va y viene, y para ello es necesario que permitas su presencia. Aceptar las cosas tal y como son es una de las virtudes que ponen en práctica las personas felices.

Es tan importante dejar fluir las emociones como aprender a aceptarlas. Para ser feliz no es necesario sonreír, ni ser optimista, ni siquiera tener éxito, pero sí se necesita trabajar con nuestra actitud.

Combatiendo la infelicidad-un-pedacito-de-psicologia

Desarrollar actitudes saludables es otro de los pasos importantes para combatir la infelicidad. Nuestras actitudes marcan la diferencia respecto a lo que pensamos y sentimos. Mantener una actitud abierta y positiva ante la vida nos permite aceptar, agradecer y superar todo lo que esté por venir.

No se trata de buscar constantemente la felicidad, se trata de disfrutar de las cosas positivas que la vida puede ofrecernos.

Por último, creo conviene apuntar que no debemos comparar la felicidad que sentimos en un momento dado con otros acontecimientos pasados, esto solamente bloqueará nuestra capacidad para seguir avanzando.

Tanto si estás pasando un mal o un buen momento has de saber que la vida se encuentra en constante cambio; la vida nos da la posibilidad de elegir, de tomar la decisión de ser feliz y combatir todo aquello que obstaculiza nuestro objetivo.

Por ello, te invito a que seas feliz, a que pongas en práctica todos estos consejos y tomes la decisión correcta.

Recuerda que el pensamiento, las emociones y las actitudes van a ser claves para disfrutar de lo maravillosa que es la vida.

La felicidad no se busca, la felicidad te encuentra Clic para tuitear

¡No olvides seguirnos en Facebook y en Twitter!