LGTB Fobia

LGTB Fobia-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Por qué hay un día del “orgullo gay” y no del “orgullo hetero”?

El día del orgullo gay celebra de diversidad sexual y el respeto hacia todas las orientaciones sexuales. No se trata de estar orgulloso de ser gay, sino de que cada persona pueda ser libre y respetada, sea cual sea su identidad de género y orientación sexual. Las personas  heterosexuales también pueden unirse a  celebrar  este día para luchar por la igualdad y el respeto.

A lo largo de la historia, la homosexualidad ha sido considerada desviación, pecado, delito y, hasta hace poco, enfermedad. La APA dejó de considerarla como trastorno en el año 1973, pero no es hasta el 17 de mayo de 1990 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluye la homosexualidad de la Clasificación Estadística de Enfermedades y otros problemas de Salud. La transexualidad, está todavía aún considerada una patología mental y consta como tal en el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) con el nombre de “disforia de género”. En los últimos años, gran parte del movimiento LGTB (de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) está luchando para que la transexualidad deje de considerarse un trastorno psiquiátrico.

Una de las definiciones más aceptadas para definir la orientación sexual es la propuesta por la Asociación Americana de Psicología (APA), que la considera como la atracción continuada hacia otras personas en el plano emotivo, sexual, romántico y/o afectivo. De esta manera, la orientación sexual puede ser hacia personas del mismo género (homosexualidad), hacia personas del género opuesto (heterosexualidad) y hacia personas de ambos géneros (bisexualidad).

LGTB Fobia-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Por qué se celebra el 28 de junio?

En la madrugada del 28 de junio de 1969, se produjeron disturbios en el pub Stonewall en Nueva York, lugar de encuentro de personas LGTB. Este acontecimiento marcó el principio de una rebelión de activistas del colectivo que comenzaron a manifestarse para poder expresar sin miedo su orientación sexual. Desde entonces, se reivindica el 28 de junio como día internacional del Orgullo en todo el mundo. En España, la primera manifestación del Orgullo Gay se produjo en Barcelona el 28 de junio de 1977 dónde cerca de 5000 manifestantes fueron duramente reprimidos con detenciones y hubieron varias personas heridas.

 

Conclusiones sobre la orientación sexual e identidad de género

Un estudio realizado en 2013 sobre Discriminación por orientación sexual e identidad de género en España, enuncia que:

– El 45% de la población participante se ha sentido discriminada en un establecimiento o espacio público. El 65,8 % no adoptó ninguna medida por miedo a revelar su orientación sexual.
– El 31% ha sufrido discriminación en su trabajo (el 72 % bromas, el 20 % le han imposibilitado ascenso, 24 % acoso, 47,50 % trato discriminatorio). El 67 % se quejó ante la empresa o sindicato, pero sólo dio un resultado positivo al 15 %.
– El 76% ha sufrido discriminación en su centro de estudios; ejercida por sus compañeros/as (92,8 %). El 26,9 % menciona también como agresor al profesorado.
– Más del 55% de las personas transexuales tratadas en centros de salud pública consideran que el trato no ha sido correcto.

TERAPIA-blog-un pedacito-de-psicologia

Hablamos de LGTB fobia cuando nos referimos a:

  • Homofobia cognitiva: considerar la orientación sexual de las personas LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) como antinatural y enfermiza.
  • Homofobia afectiva: rechazar a las personas LGTB por cómo algunas personas se sienten cuando están a su lado.
  • Homofobia conductual: adoptar determinados comportamientos ante las personas LGTB: desde chistes homófobos hasta la agresión física. Aquí también se incluiría la violación de los derechos humanos que se produce en muchos países dónde personas LGTB son condenadas a penas de cárcel, incluso a la muerte. También,  la inexistencia de una legislación que contemple la igualdad de todas las personas, independientemente de su orientación sexual.

Desde otra perspectiva, podemos hablar de una LGTB fobia:

  • Interiorizada, consistente en interiorizar que la conducta homosexual es negativa e inferior frente a la heterosexual. Mensaje que proviene desde la familia, la escuela y en todos los ámbitos de socialización, que afecta tanto a las personas heterosexuales como a las personas homosexuales.
  • Exteriorizada, a través de conductas físicas, verbales o emocionales.

 

La LGTB fobia entraña una realidad compleja que debemos tener en cuenta, Existen también problemas concretos tales como:

  • Lesbofobia, hacia las mujeres lesbianas que muchas veces sufren un mayor rechazo que los hombres homosexuales,
  • Transfobia, hacia las personas transexuales o transgénero debido a su propia transgresión a la identidad de género.
  • Bifobia o rechazo a las personas bisexuales incomprendidas tanto por heterosexuales como por homosexuales.
  • Plumofobia como rechazo hacia el amaneramiento que manifiestan tanto gays como lesbianas (adoptando lo que la sociedad entiende como roles feminizados o masculinizados, respectivamente).

La LGTB fobia puede estar presente en todos los ámbitos de la sociedad y puede tener diversas manifestaciones: desde los chistes, la burla y el insulto a la agresión. Es fundamental que, desde todas las instituciones, exista un compromiso de erradicar cualquier tipo de discriminación hacia las personas por razón de su orientación o identidad sexual. Para ello, es importante tener en cuenta dos contextos fundamentales: el educativo y el laboral.

LGTB Fobia-blog-un-pedacito-de-psicologia

 

 

¿Cómo incide la LGTB fobia de las personas homosexuales y transexuales en la salud? 

  • Provoca sentimientos de tristeza y rabia que dañan la autoestima y retrasa la construcción de una identidad saludable.
  • La experiencia de ser víctima de ataques, agresiones o acoso homófobo está asociada con síntomas como insatisfacción, ansiedad, absentismo, depresión, ideas de suicidio. Para solucionar el problema de la fobia a la homosexualidad y a la transexualidad no se puede centrar en las personas LGTB sino en la intolerancia de la sociedad heterosexista. Por ello, orientar las intervenciones a mitigar los efectos y no centrarse en las causas no provocará ningún cambio social. La homofobia tiene una larga tradición en la historia de la humanidad, está enraizada en diferentes culturas, épocas, clases sociales e instituciones. ¿Cómo combatirla? He aquí algunos frentes:
  • Desde la infancia: En un hogar donde los padres son homófobos y se escuchan comentarios o insultos contra los homosexuales, se está fomentando a la futura homofobia de los niños. Esto provoca dos consecuencias graves: por un lado, si el niño/a tiene deseos homosexuales, se verá traumatizado por ese ambiente hostil y será incapaz de asumir su naturaleza; Por otro lado,  estarían criando a un futuro homófobo dañino para la sociedad.
  • Desde la escuela: la escuela es un lugar fundamental de socialización y adquisición de valores y dónde los niños pasen la mayor parte de tiempo; es fundamental introducir programas educativos tolerantes con las diferentes opciones sexuales y que erradiquen la homofobia; además, de la involucración de los docentes.
  • Desde el lenguaje: el lenguaje cotidiano está lleno de expresiones homófobas, como por ejemplo: maricón, dar por el culo, bollera, tortillera, bujarrón, sarasa, etc. Hay que denunciar ese lenguaje y eliminarlo de nuestro vocabulario puesto que además se utiliza de forma ofensiva.
  • Desde las instituciones: el Estado, el Ejército y la Iglesia son tres instituciones tradicionalmente homófobas. Recientemente, por ejemplo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado una sentencia en la que avala la prohibición del estado francés a las personas homosexuales de donar sangre. ¿Por qué se supone que las personas LGTB tienen más riesgo de infección, hábitos menos saludables o salud más dudosa? ¿Qué estudios científicos avalan esta discriminación? ¿Qué estadísticas demuestran y avalan esta estigmatización? simplemente es una actitud política que muestra fobia contra el colectivo. Por tanto, hay que exigir a estas instituciones que abandonen sus posiciones homófobas y que colaboren a erradicar la persecución contra gays y lesbianas.
  • Desde el mundo académico-científico: el discurso médico tomó el relevo a la religión en la tarea de estigmatizar y reprimir ciertas opciones sexuales: a finales del XIX nace la categoría de homosexualidad como enfermedad, una de las raíces de la homofobia del siglo XX. Los discursos médicos, psiquiátricos, sociológicos, y de la ciencia en general deben abandonar esta discriminación y dejar de señalar la homosexualidad como algo específico, desviado, anormal o enfermizo.

LGTB Fobia-blog-un-pedacito-de-psicologia

  • Desde los medios de comunicación: Los profesionales de estos medios deben fomentar la extinción de conductas y prácticas homófobas ya que son un referente de miles de personas que los siguen día a día. En los últimos años la aceptación pública de personas que se autoproclaman homosexuales, en series de TV o programas, podrían estar colaborando con la difusión de cualidades como la tolerancia y la aceptación del otro sin importar su condición sexual. En este punto cabe mencionar la labor de la norteamericana Ellen Degeneres, que posee uno de los programas más vistos de la televisión y que trabaja incansablemente por cambiar rotundamente esta realidad.
  • Desde los deportes: Desde sus comienzos la actividad deportiva se ha constituido como un potente dispositivo normalizador de la masculinidad y, como consecuencia, en una forma de exclusión de todo aquello que queda fuera de “lo masculino”. Por lo tanto, el deporte ha sido un agente potenciador de desigualdades de género y generador de valores homófobos. De esta manera, la actividad deportiva ha sido y sigue siendo un instrumento del poder para producir y reproducir valores sociales de opresión y exclusión. Por ello, desde este ámbito también hay que fomentar el cambio y la normalización para todas las personas, independientemente de su orientación o identidad sexual.

 

En la actualidad sigue siendo necesario reivindicar el orgullo de la igualdad y visibilizar mediante todos los medios posibles que todas las personas, independientemente de su orientación o identidad sexual, somos iguales. Pese a que actualmente no existe represión legal gracias a los últimos proyectos legislativos aprobados  que conceden la igualdad, la LGTBfobia sigue estando presente en todos los ámbitos de la sociedad y es necesario realizar un cambio en todos y cada uno de estos contextos sociales. Desde Serendipia Psicología, queremos apoyar a este colectivo en su reivindicación por la igualdad de identidad y orientación sexual y nos unimos a ellos para erradicar esta absurda fobia de la sociedad.

Y tú, ¿te sumas a esta lucha?