LORENA HONRUBIA

Licenciada en Psicología
Máster Sanitario de practica clínica

Hola, soy Lorena y quiero que me conozcas

Mi interés por la psicología empezó en el instituto con una optativa dónde hicimos algunos tests y nos hablaron de por qué del comportamiento humano. En aquel momento fue un simple juego de comparar puntuaciones con mis compañeros de clase, pero me picó la curiosidad por saber más sobre la mente y el comportamiento de las personas.

Cuando comencé la carrera tenía claros dos cosas: quería aprender todo lo necesario para saber cómo y por qué funcionamos como lo hacemos y el poder adquirir herramientas para ayudar a otras personas.

La verdad que la universidad y la carrera en sí, me vino muy bien a nivel personal ya que me empujó a salir de mi zona de confort y atreverme a enfrentarme a mis miedos.

Siempre he sido muy introvertida y tímida y aunque siempre he sido bastante independiente, en la universidad tienes que salir del cascarón y sacarte tú solo las castañas. Esos cinco años se me pasaron volando, cada vez me gustaba más lo que aprendía y me lo pasaba muy bien con las amistades que hice.

Una de ellas, es mi compañera Beatriz Valera, con quién por casualidad o por destino, nos sentamos el primer día de clase juntas y así hemos permanecido hasta el día de hoy. Recuerdo como fantaseábamos con la idea de montarnos un gabinete juntas al acabar la carrera. Quién nos diría que, finalmente, lo cumpliríamos, aún eligiendo cada una un camino distinto al acabarla.

Para mí la felicidad es… compartir momentos con tus seres queridos
y vivir el aquí y ahora.

En mi caso, opté por hacer un máster en psicología clínica. Aquí fue donde me enfrenté a la realidad de mi profesión y entendí la importancia de las emociones y cómo éstas mueven el mundo de las personas. Además, conocí a mi compañera, María Cartagena.

Considero que todo pasa por algo. En este caso, las tres nos encontramos posteriormente mientras estuvimos trabajando en Psicología en Positivo.

En esos dos años, aprendí muchísimo ya que me enfrenté a mis mayores temores: hablar en público (dando clases) y ejercer sola como terapeuta. También conocí a gente maravillosa. Finalmente, decidimos seguir las tres nuestro camino por separado y crear nuestra propia empresa.

Y como bien dice nuestro nombre, Serendipia, el destino o la casualidad, han hecho que, a lo largo de las distintas etapas y sin buscarlo, me haya encontrado en el camino con las que son ahora mis compañeras y compartamos hoy en día nuestra profesión y vocación, la psicología.

Considero que cada etapa te enseña algo muy valioso y está en ti aprenderlo o no. No se sabe cuánto puede durar una etapa, lo que importa es disfrutarla y vivir el momento. Y en eso estamos ahora precisamente, disfrutando y viviendo este momento. Tenemos mucha suerte de poder ejercer nuestra profesión y de habernos encontrado las unas con las otras.

¿Hablamos?

Contacta con nosotras sin compromiso