Ortorexia: ¿Puede Volverse la Comida Sana algo Negativo?

La ortorexia de igual modo que la vigorexia  son un nuevo tipo de trastornos de la alimentación que surgen desde hace algunos años y que aumentan a velocidades vertiginosas. La ortorexia afecta al 28% de la población de los países occidentales, según la Organización Mundial de la Salud.

Los medios de comunicación a través de campañas, anuncios publicitarios, programas, etc. continuamente intentan trasmitir la importancia de mantener una alimentación saludable pero, ¿Qué es comer saludable? ¿Dónde está la línea que separa lo normal de lo problemático?

Ortorexia Puede Volverse la Comida Sana algo Negativo-blog-un-pedacito-de-psicologia

 

La ortorexia es una obsesión enfermiza que se caracteriza por el consumo de alimentos saludables, en principio esta definición no parece esconder ningún trastorno alimenticio, pero ¿qué pasaría si hablamos de una restricción en la alimentación? Las personas que padecen ortorexia, según la European Food Information Council, dedican cada vez más tiempo a establecer un régimen dietético que ellos mismos se imponen, lo que les obliga a planear sus comidas con varios días de antelación y utilizar un tiempo excesivo en conseguir un objetivo sencillo.

¿En qué consiste la ortorexia?

Steve Bratman, que fue el primero en describir la ortorexia en 1997. Bratman era médico y un acérrimo seguidor del poder de la dieta como cura a casi todo y alcanzar así la salud. Ese es el ideal por el que se rigen algunos colectivos como vegetarianos, veganos, frutistas, macrobióticos, etc. Muchos de estos seguidores en cada una de sus vertientes de formas de comer restrictivas acaban suprimiendo grupos de alimentos básicos y pueden llegar al desequilibrio dietético, un trastorno alimenticio o incluso a la desnutrición.

En la década de los 70, Bratman fue cocinero y agricultor orgánico de una gran comunidad en Nueva York y se autodenominaba como un “comedor de extremos” que se vio envuelto en un sinfín de teorías sobre la alimentación de la nueva era disputadas por gente de diferentes campos dietéticos, que poseían un conjunto de supuestos contradictorios sobre lo que constituía “una buena alimentación”. En medio de todo este caos, Bratman acabó por componer su propia dieta, consistente únicamente en vegetales acabados de recoger del huerto que debía masticar al menos 50 veces antes de tragarlos. Al igual que muchas otras personas con ortorexia, sus restricciones dietéticas se fueron volviendo cada vez más inflexibles e incluso animaba a los demás a seguir su ejemplo y a castigarse cuando probaban una pequeña porción de algún alimento que se había establecido como prohibido.

Los adeptos a la ortorexia tienden a llevar un “equipo de supervivencia” con su propia comida cuando salen a comer fuera de casa, puesto que no pueden comer los mismos alimentos que el resto de personas por miedo a las grasas, sustancias químicas o un ingrediente al cual le tengan fobia.

 

Ortorexia Puede Volverse la Comida Sana algo Negativo-blog-un-pedacito-de-psicologia

 

Para seguir un régimen de este tipo las personas con ortorexia hacen prueba de una gran fuerza de voluntad, lo que hace que se consideren superiores a las personas que no son capaces de semejante autocontrol llevando esta superioridad a una pérdida de peso, la desnutrición y en casos más extremos a la muerte. Esta situación puede llevar a un cierto orgullo, es decir, pueden pensar que son más inteligentes que los demás porque consideran que llevan una alimentación más saludable.

A diferencia de la mayoría de los trastornos alimenticios, las personas que sufren ortorexia son muy abiertas acerca de sus reglas de alimentación, se enorgullecen y no se abstienen de decirlo a los demás menospreciando a los que no siguen estas reglas dietéticas.

Por otra parte, si los enfermos de ortorexia rompen sus votos y caen en la tentación de la alimentación considerada “prohibida”, se sienten culpables, lo que les lleva a castigarse con reglas dietéticas aun más estrictas o incluso llegando a la abstinencia.

Teniendo en cuenta en qué consiste la ortorexia podríamos preguntarnos ¿Qué diferencia este trastorno de la anorexia o la bulimia?  Pues bien, las personas que sufren anorexia o bulimia nerviosa, se preocupan por la cantidad de comida que consumen, mientras que los seguidores de la ortorexia se obsesionan con la calidad de la misma.

Teniendo en cuenta la información que aporta el Carlson, 2010, la dieta del ortoréxico en realidad puede ser poco saludable, cohabitando con esta problemática tanto deficiencias nutricionales creadas por la dieta específica que la persona se ha impuesto a sí misma como problemas sociales, ya que un adepto a la ortorexia a menudo puede estar aislado socialmente, por el hecho de plantear su vida alrededor de la comida. Es posible que tenga poco espacio en la vida para otra cosa perdiendo la capacidad de comer intuitivamente, es decir, a saber cuando tienen hambre, la cantidad que necesitan, el tipo de alimentación que necesitan o cuando están llenos.

Investigaciones recientes indican una conexión entre las causas de la ortorexia y el trastorno obsesivo compulsivo. Las víctimas de la ortorexia a menudo muestran síntomas compatibles con el trastorno obsesivo compulsivo teniendo una preocupación exagerada por los patrones de alimentación saludable.

Ortorexia Puede Volverse la Comida Sana algo Negativo-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Cómo puede ser que una alimentación sana se convierta en algo malo?

La clave no está en que la alimentación sana sea mala; evidentemente comer sano es una buena práctica siempre y cuando se ingiera todo tipo de alimentos en una medida adecuada, el problema viene cuando uno comienza evitando ciertos alimentos, progresivamente va añadiendo productos a esta lista de alimentos prohibidos y como consecuencia llegar a dedicar dos, tres o incluso más horas diarias a organizar su dieta, además de desplazarse grandes distancias para conseguir determinados productos por el mero hecho de que son ecológicos.

La obsesión de los enfermos de ortorexia en casos muy extremos, no solo se centra en la dieta sino además en la elaboración de los alimentos y en los recipientes en los que van a ser consumirlos, eliminando todos aquellos utensilios que no sean de madera o cerámica.

 

¿Qué implica la ortorexia?

De acuerdo con Aranceta, las personas adscritas a la ortorexia evitan alimentos que contienen o podrían tener colorantes, conservantes, pesticidas, ingredientes genéticamente modificados, grasas poco saludables o contenidos excesivos en sal, azúcares y otros componentes. Sienten una sensación confortable al configurar y hacer realidad un menú, una ración o un plato elaborado exclusivamente con productos orgánicos, ecológicos, y con determinados certificados de salubridad o que así es considerado por ellos.

La configuración de la dieta diaria vinculada a la ortorexia ocupa buena parte del tiempo de la persona pudiéndose desglosar en cuatro fases.

  • 1ª Fase: Un primer apartado que se dedica a pensar con preocupación y detenidamente qué va a comer ese día o los siguientes pasando gran parte del tiempo inmerso en esta obsesión y dejando a un lado otras actividades diarias.

 

  • 2ª Fase: Relacionada con la compra meticulosa e hipercrítica de cada uno de los ingredientes utilizando una gran cantidad de tiempo ya que se requiere analizar el producto, su composición e incluso su frescura.

 

  • 3ª Fase: Vinculada con la preparación culinaria de estos ingredientes en la que también tendrán que estar presentes técnicas y procedimientos que no se relacionen con peligros para la salud.

 

  • 4ª Fase: Orientada a la satisfacción, confort o culpabilidad en función del cumplimiento adecuado de los tres apartados anteriores.

 

Ortorexia Puede Volverse la Comida Sana algo Negativo-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué colectivo es el más vulnerable?

Las mujeres tienen una mayor vulnerabilidad frente a los hombres por el hecho de seguir con más ambición los cánones de belleza establecidos, el periodo de adolescencia por ser una época de mayores cambios hormonales e inestabilidad para la persona y quienes se dedican a deportes como el culturismo, el atletismo o la gimnasia rítmica entre otros por el hecho de mantenerse en forma y complementar el ejercicio físico con una “buena” alimentación.

Según Gottau, las personas con más riesgo de sufrir ortorexia son aquellas que se caracterizan por ser meticulosas, presentar un orden exagerado en su vida y buscar la perfección. Los atletas de elite, los culturistas, los adultos jóvenes y las personas de nivel socioeconómico alto son los grupos más vulnerables a padecer este trastorno de ortorexia, que lejos de conducir a una alimentación más sana perjudica la salud del organismo.

 

¿Cuáles son los signos de alarma de la ortorexia?

En este sentido, algunos signos que se presentan en la ortorexia y que pueden ayudar a su identificación, son los siguientes:

– Pensar más de 3 horas diarias en las comidas.

Planificación de las comidas con bastantes días de antelación.

Renuncia a la ingesta de alimentos que agradan por la convicción de que todo aquello que gusta no es sano o saludable.

Rechazo a comer fuera de casa por la imposibilidad de controlar lo que se come.

– Sentimiento de culpa y planificación de castigos cuando se come lo que no se quiere o no se debe.

Aislamiento social por no poder compartir con amigos y/o familia los alimentos consumidos de forma habitual y por ausentarse en mayor grado de estas actividades sociales dedicando ese tiempo a la preparación de la alimentación que se pretende llevar.

– Sentimiento de paz y control cuando se come lo que se considera sano.

– No sentir placer al comer, sino simplemente buscara el orden y el cumplimiento con las comidas. Por ello, la ortorexiaque comienza como la intención de comer sano, culmina perjudicando la salud física y emocional desde varios aspectos.

 

Y tú, ¿crees que la comida sana puede volverse obsesiva?