Vigorexia: ¿músculos de ficción o realidad?

Hoy en día hay cientos de gimnasios y parece haber crecido una gran pasión por el ejercicio en estos locales, bien sea por sentirnos acompañados o por el gran abanico de actividades que se pueden desarrollar en sus instalaciones. Es común ver hombres que realizan diferentes ejercicios y van de máquina en máquina intentando ejercitar cada músculo del cuerpo. En algunas ocasiones encontramos personas que extienden esa actividad durante varias horas sin descanso. Muchos llegan al extremo de obsesionarse con aumentar cada día más su tono muscular. Y es aquí cuando comienza el problema.

De acuerdo con el Dr. Martell, de los nueve millones de hombres que acuden regularmente a un gimnasio en este país, algo más del 10% podría padecer vigorexia. En España, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos calcula que existen unos 700.000 casos de vigorexia.

Vigorexia ¿músculos de ficción o realidad?-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué es la vigorexia?

La vigorexia igual que la ortorexia son trastornos de finales del siglo XX; en concreto el término vigorexia fue acuñado por el psiquiatra estadounidense Harrison G. Pope en 1993 para definir un trastorno de alimentación que surgía a principios de los 90 y que consistía en un trastorno mental caracterizado por una preocupación obsesiva por la figura corporal. Estos enfermos y se ven a sí mismos como débiles, poco fuertes, y sin ningún atractivo físico; como consecuencia de esta percepción, los enfermos de vigorexia realizan excesivo ejercicio físico de manera continua, rechazan alimentos grasos e incorporan a su dieta gran cantidad de proteínas e hidratos de carbono, asociándose con frecuencia también a  la vigorexia un abuso del consumo de complejos proteicos y de anabolizantes derivados de la testosterona.

Actualmente la vigorexia recibe otras acepciones como “complejo de adonis” , “anorexia atlética” o “anorexia invertida” ya que la persona se ve delgada ante el espejo, a pesar de lucir excesivamente musculosa.

Wikipedia habla de dismorfia muscular ya que contempla la vigorexia como una forma de dismorfia corporal, en la cual los individuos desarrollan una preocupación patológica por su musculatura y el tamaño de esta. Caracterizándose la vigorexia por una la alteración en la imagen corporal, donde el individuo se percibe delgado y pequeño, cuando la realidad es la inversa.

Hay que tener en cuenta que la vigorexia es más mortal que la anorexia y la bulimia, ya que el cuerpo humano solo puede soportar un período máximo de 6 meses con estos trastornos.

TERAPIA-blog-un pedacito-de-psicologia

¿Qué colectivo es el más vulnerable?

La vigorexia afecta a hombres de una franja de edad aproximadamente entre 18 a 35 años, aunque de esta problemática tampoco están exentas las mujeres aunque la prevalencia es mucho menor. La vigorexia suele padecerse por población con un nivel socioeconómico generalmente medio-bajo.

Las personas que sufren vigorexia practican generalmente culturismo. El desarrollo de la vigorexia está relacionado con alteraciones de la personalidad, sin olvidar los cánones de belleza modernos, el culto al cuerpo y la baja autoestima que influyen directamente en la aparición de la vigorexia.

¿Cuáles son los síntomas de la vigorexia?

Algunos de los síntomas más destacables de la vigorexia:

  • Práctica excesiva de actividad física, que les conduce a un abandono de las relaciones laborales y sociales.
  • Dietas especiales para aumentar musculatura, consumiendo incluso un mayor número de anabolizantes o esteroides y un menor consumo de alimentación grasa.
  • Cambios bruscos de conducta sin razón aparente. Se vuelven personas muy introvertidas y con una baja autoestima.
  • Obsesión por tener un cuerpo musculoso.
  • Imagen desproporcionada de sí mismos, siempre se ven débiles, y sin ningún atractivo físico.
  • Mirarse constantemente en el espejo y aún así no conseguir el aspecto que desean.
  • Pesarse varias veces al día y hacer comparaciones con otras personas que ellos consideran más musculosas.

Vigorexia ¿músculos de ficción o realidad?-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué diferencia la vigorexia de la anorexia nerviosa?

Según los datos aportados por wikipedia:

  • La imagen de uno mismo en la anorexia es de obesidad; en la vigorexia es de debilidad.
  • La anorexia es padecida con más frecuencia por mujeres; la vigorexia es más padecida por personas de sexo masculino.
  • En la anorexia se utilizan laxantes y diuréticos; en la vigorexia, anabolizantes.

En este sentido, existen otros datos que dicen que:

En la anorexia:

  • El estado corporal real es delgado y débil.
  • Se perciben como grandes y gordas.
  • Desean perder peso.
  • Restringen la dieta o se purgan por vómito o laxantes y realizan una gran actividad física.
  • Evitan lugares y situaciones sociales donde se pueda ver su cuerpo o haya que comer en público.

En la vigorexia:

  • El estado corporal es grande y muy musculoso.
  • Se perciben como pequeños y enclenques.
  • Desean ganar masa muscular.
  • Dieta compuesta por muchos alimentos proteicos, complejos proteicos y anabolizantes sumados a una excesiva actividad física.
  • Evitan lugares y situaciones sociales donde se pueda ver su cuerpo o haya que comer en público.

Vigorexia ¿músculos de ficción o realidad?-blog-un-pedacito-de-psicologia

¿Qué consecuencias tiene padecer vigorexia?

La vigorexia como todas las enfermedades tiene unas consecuencias que van en aumento a medida que la enfermedad se apodera de la persona, llegando en casos más extremos a la muerte de la persona en poco tiempo.

Las consecuencias de sufrir vigorexia según el Dr. Martell, van desde el plano personal al social siendo algunas de las más comunes:

  • Alteraciones en el metabolismo y en la nutrición o incluso desnutrición.
  • Hipertrofia (engrandecimiento de los músculos en exceso), deformaciones óseas ya que los huesos deben adaptarse a una nueva forma corporal en poco tiempo.
  • Frustración por no conseguir el resultado corporal que persiguen.
  • Abandono de las actividades sociales y laborales ya que se pasa la mayor parte del tiempo trabajando el cuerpo en lugares destinados a ello.
  • Dietas desequilibradas, ricas en proteínas y bajas en grasas. Utilización de anabolizantes y hormonas del crecimiento.
  • Convulsiones, mareos y dolores de cabeza. Lesiones hepáticas y cardiacas. Disfunción eréctil y problemas de fertilidad.
  • Endurecimiento y estrechamiento de  las arterias, lo que origina que la sangre no pueda fluir de manera normal y alteración de  los niveles de azúcar en el cuerpo.

En el periódico El Mundo, se habla de que las consecuencias más frecuentes son:

  • Numerosos problemas orgánicos y lesiones de tejido que pueden aparecer cuando la práctica deportiva es excesiva.
  • Desproporciones entre las partes corporales como por ejemplo, un cuerpo muy grande y una cabeza muy pequeña.
  • Uso de anabólicos asociados a la vigorexia, en un intento de mejorar el rendimiento físico e incrementar el volumen de sus músculos. Con el uso de estas sustancias no se obtiene ningún beneficio, sino todo lo contrario, ya que estas sustancias no son de origen natural y pueden causar muchos trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades del ciclo menstrual en las mujeres, acné, problemas cardíacos, atrofia testicular, disminución de la formación de espermatozoides y retención de líquidos, entre otros. Es importante tener en cuenta que estas drogas no aumentan la fuerza muscular, la agilidad ni la resistencia.
  • Las endorfinas también juegan un papel clave en la vigorexia puesto que son un grupo de hormonas producidas por el propio organismo, y que presentan propiedades similares a la morfina, como un mecanismo de defensa ante diversos estímulos. Principalmente actúan como analgésicos. Cuando una persona practica actividades de una forma rutinaria hasta el agotamiento, el organismo comienza a producir estas sustancias para aliviar los síntomas del cansancio y el dolor producido por los músculos; esto le permite a la persona poder continuar el trabajo por más tiempo cada día. A medida que pasa el tiempo se crea tolerancia y se requiere una cantidad cada vez mayor para poder soportar el dolor, lo que genera serias consecuencias anteriormente descritas. Todo esto lleva al desarrollo de una verdadera adicción a las endorfinas. Debe prestarse mucha atención al dolor, ya que es un mecanismo de defensa de nuestro propio cuerpo y una señal de alarma de las posibles consecuencias del sobre-entrenamiento.

Vigorexia ¿músculos de ficción o realidad?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Esa especie de adicción que se crea con la práctica sistemática de actividad física, como con el deporte, no es contraproducente mientras se mantenga en niveles normales y no se convierta en obsesión. Siempre que se practique deporte o cualquier tipo de actividad física de manera controlada, sin excesos y atendiendo a las características personales, esta práctica resultará beneficiosa.

Tener una musculatura exagerada no es sinónimo de buena salud. Incluso con el envejecimiento puede ser un problema, debido a que el músculo está tan desgastado que sus fibras se rompen, causando daños al sistema óseo- muscular.

La vigorexia puede ser en muchas ocasiones una enfermedad puede ser mortal. Una de sus complicaciones es la atrofia del músculo cardíaco, debido a la falta de sangre por su aumento de tamaño.

En torno a este tema se encuentran cientos de documentales que describen el curso del trastorno mediante testimonios de personas que sufren o han sufrido vigorexia o especialistas de diferentes ramas que hablan sobre los distintos aspectos del tema.

Algunos de esos videos recomendados son por ejemplo “Visión global sobre la Vigorexia” mediante el cual una persona que ha superado el problema de vigorexia habla de cómo se sentía  y como el problema no deja ver la verdadera situación.

Otros videos recomendados:

Vigorexia al extremo

La vigorexia: Los peligros que acarrea el uso y abuso de esteroides

Libros recomendados:

Vigorexia: La prisión corporal”, de Almudena García Alonso.

 

¿Crees que pueden existir personas tan musculadas que no sean conscientes de su imagen corporal real?