Parejas

Errores a la hora de pasar página

By 13 septiembre, 2020 No Comments
errores-pasar-página

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologia

Acabas de quedarte sin pareja. Puede que seas tú el/la dejado/a o quien ha decidido romper la relación. Sabes que debes pasar página, que tienes que continuar, que no puedes seguir así.

Sé cómo te sientes, pues conozco la desesperación del desamor, el miedo de la soledad y el sentimiento de desesperanza que te inunda.

Ojalá pudiera borrarte de un plumazo todo eso que sientes y que te hace sentir tan desdichado/a, pero, lamentablemente, soy una “simple” psicóloga, una humana que no tiene una varita mágica o una pócima del olvido para eliminarle/la de tu mente.

Lo que sí puedo hacer es aconsejarte cómo evitar estar peor, evitar errores que hagan que tu sufrimiento vaya a más.

Estos son los errores más comunes a la hora de pasar página:

 

  • Presionarte para pasar página.

“Pasa página ya, llevas demasiado tiempo así”, “Tienes que estar mejor, no merece la pena que sufras por él/ella”, ¿te han dicho esto? Es lo más común que nos suelen decir nuestros amigos y familia cuando nos sentimos tristes tras una ruptura.

No te enfades, lo hacen por tu bien, entiende que les es complicado verte mal.

Pero pasar página no es fácil, no es cuestión de fechas o de ir más o menos rápido para superarlo, todo lo contrario: cada uno tiene sus ritmos y habrá gente que pueda pasar página antes y otros tarden un poco más. ¿Qué es lo correcto? No hay nada correcto, no hay un límite ni tiempo determinado para superar una ruptura.

Así que mi primer consejo es que no tengas prisa ni te compares con otros a la hora de superarlo y pasar página. Tus tiempos son tus tiempos.

De hecho, solamente debes preocuparte si, pasado un tiempo, notas que no estás mejorando nada. Necesites el tiempo que necesites, sabrás que estás superándolo si notas que cada día vas sintiéndote algo mejor.

 

  • Parchear con otra persona.

Otro error tremendamente común para pasar página es pensar en otra persona nos hará olvidar a nuestro/a ex. “Un clavo saca otro clavo”, suelen decir.

Hacer esto solamente traerá problemas a corto, medio o largo plazo. ¿Cómo es posible? Pues simple: ir a la desesperada a buscar a alguien que alivie nuestro dolor y nos entretenga hará que aceptemos lo primero que nos parezca “bien”, comenzando así relaciones vacías o poco profundas.

Las “parejas transición” o “parejas puente” son aquellas relaciones poco importantes que sirven para enlazar dos relaciones significativas.

Podemos verlas continuamente en personas que no se atreven a estar solas tras una separación y se conforman con una persona que llena las necesidades de ese momento en el que se encuentran mal (y en otras circunstancias sería poco lo que pueden aportar).

Cuando, con el paso del tiempo y esas atenciones del/la otro/a otra nos sentimos mejor, nos damos cuenta de que precisamos de más y que no tiene sentido seguir con esa persona, nos sabe a poco. Entonces ocurrirá una de dos cosas: dejaremos a esa “pareja transición” alegando que se acabó el amor o seguiremos con él/ella hasta que aparezca alguien que nos pueda ofrecer más.

Además, tener este tipo de parejas nos transmitirá el mensaje de que no podemos estar solos/as, haciendo que nuestra autoestima baje y aumente la sensación de dependencia emocional.

hipocondría-ante-el-covid19

  • Tener esperanzas de que cambiará de idea.

Justo al contrario del punto anterior, en vez de buscar a alguien, quedarnos esperando a que nuestro/a ex cambie de idea.

Es posible que cambie de idea y quiera volver contigo, no lo discuto, hay veces que pasa, pero no siempre.

La vida da muchas vueltas, por supuesto, pero a veces tantas que marea.

Volver con tu ex es una posibilidad más, al igual que no hacerlo, así que no te quedes solo con la primera. El tiempo dirá, pero tú necesitas moverte y no quedarte estancado/a por lo que decida el/la otro/a.

Sigue tu vida y, si algún día tu ex vuelve, ya decidirás tú si quieres darle otra oportunidad o no.

Dejar esa decisión en sus manos va a hacer que te sientas indefenso/a y, lo que es peor: que no puedes avanzar.

Además, nada te garantiza que vaya a volver, por lo que no te juegues toda tu vida a una sola carta. Vive y sigue adelante, todo lo demás ya se verá.

Tengo que añadir que, que vuelva, no siempre va a ser lo mejor para ti. Puede que esta elección de dejarlo sea lo mejor para que encuentres a alguien con el/la que de verdad compartir una relación sana y bonita.

 

  • Intentar convencerle.

Tampoco bases sus intentos y fuerzas en hacerle ver en lo equivocado/a que está a dejarte. Si de verdad está equivocado/a ya se dará cuenta solo/a cuando vea que tú sigues tu vida y evolucionando como persona, te lo puedo asegurar.

No intentes convencerle de lo maravilloso/a que eres, simplemente selo, compórtate como tal y de verdad lo verá. No sabes la cantidad de cosas buenas que te traerá ser tu mejor versión, pero para ti y tu vida.

Centra tus esfuerzos en salir adelante tú, ahora lo importante es el “mí, me, conmigo”.

Mendigar amor nunca te va a ayudar a estar bien porque el mensaje para ti es el de ser vulnerable y que jamás va a conseguir recuperarse de ese mal sin esa persona, cuando es rotundamente falso.

Es más, si te ve mendigando amor, reforzará su idea de que está mejor sin alguien tan “débil” y poco valorado. Valórate y podrás ser valorado/a por gente que realmente merezca la pena.

test-de-ruptura

  • Espiar sus redes.

Olvídate de espiar sus redes, eso te mantendrá atado/a a tu ex y te impedirá pasar página. No te estoy diciendo que lo/la elimines de todas partes (que sería lo más beneficioso, para qué ocultarlo), pero tienes otras formas de ir alejándole/la de ti sin necesidad de ser tan radical: silencia sus redes, borra su teléfono (puedes escribirlo y guardarlo en otro lugar),…

La cuestión es no ponértelo fácil para recibir noticias de tu ex de forma repentina, que hagan que se desbaraten tus intentos de pasar página.

Ten fuerza de voluntad y te aseguro que poco a poco tendrás y sentirás menos tentación de saber de él/ella, pero debes hacer el esfuerzo.

 

  • Darle celos a tu ex.

Pocas veces funciona entrar en estas guerras porque, probablemente, te la jugarán peor: o entrarán en tu juego y también buscarán la forma de hacerte daño; o mostrarán indiferencia. Cualquier de las dos está avocada a hacerte sufrir, ¿merece la pena tener una alta probabilidad de pasarlo peor? No, ¿verdad?

Si conoces a alguien fabuloso/a que te hace vibrar no sentirás esas ganas de estregárselo a tu ex y, si siente celos, es problema suyo, pero no busques dañarle, eso no te va a dejar en buen lugar, todo lo contrario: de despechado/a (aunque no sea así).

 

  • Obligarte a ser amigos.

Otro cliché de las rupturas es querer quedar bien tras dejarlo y que todo sea muy cordial: “he pasado página y ya podemos ser amigos/as”.

Habrá veces que sí, te lo compro, podréis ser amigos/as, pero no lo busques como norma.

Hay una creencia de que si se deja tan mal como para no poder verse más, es que no se ha hecho bien. STOP. No hace falta dejarlo bien para, por necesidad, acabar siendo amigos. A veces nos será imposible eliminar los sentimientos y ver al otro/ la otra como un/a amigo/a y no pasa nada, eso no hace que seas menos capaz o peor persona.

Que tu ex quiera que seáis amigos/as no te obliga a tener que serlo: si no puedes o quieres, NO PASA NADA.

Jamás te fuerces a algo que realmente no sientas. Todo lo que no es de tu talla, y te aprieta, te deja marca.

banner-terapia-ruptura-serendipia

  • No salir de casa.

Algo que siempre recomendamos los psicólogos para poder llegar pasar página, es que salgamos de casa y hagamos planes. Cuanto más entretenido/a estés, mejor.

Por ello, no te quedes en casa siempre y, aunque no te apetezca mucho, sal y haz planes, ya sea solo/a o con amigos/as.

Quedarte en casa, pasándolo mal, no te va a ayudar a seguir y pasar página. Alguna vez sí, concédete quedarte, pero que no sea la norma general.

Verás como al volver a casa te sientes mucho mejor o, al menos, habrás hecho algo quizá más productivo.

 

  • No expresarte.

Como diría Elsa en Frozen: “Suéltalo. Suéltalo”, vale, le quito el toque de humor (aunque sé que la has cantado mentalmente).

Si te sientes mal: exprésalo, sácalo fuera.

Hay diferentes formas de hacerlo, desde hablar con amigos hasta escribirlo para vaciarte. La cosa es no quedarse rumiando y cultivando emociones que te estás haciendo sentir mal.

Si quieres, escoge a las personas con las que desahogarte (no siempre nos van a ayudar todas de igual forma) para asegurarte de que vas a ser apoyado/a y comprendido/a.

La cuestión es no guardarte el malestar, o te reconcomerá.

 

  • No pedir ayuda si lo necesitas.

De igual forma, si necesitas ayuda para pasar página, pídela.

No por necesitar ayuda externa eres más débil o vulnerable, sino que en este momento precisas de un apoyo más.

Por ello, pierde ese miedo a quedar vulnerable y contacta con un/a psicólogo/a que te acompañe en el proceso.

Si quieres, en Serendipia Psicología podemos ayudarte desde nuestro servicio de “Supera tu ruptura”.

 

  • Seguir manteniendo todos los recuerdos a la vista.

Que todo te va a recordar a él/ella es indudable, pero evita dentro de lo posible tener recuerdos, fotografías o regalos a la vista.

No hace falta que tires o te deshagas de nada, no hay que ser tan radical, con tal de que lo guardes en una caja en el armario es más que suficiente.

Tener objetos y/o fotos solamente hará que sigamos reviviendo la ruptura y nos haga más ardua el pasar página.

Lo mismo te aconsejo con las fotos en dispositivos electrónicos como teléfono móvil u ordenador. Lo mejor es que vacíes las fotos y lo guardes todo en un pendrive (memoria externa) o dispositivo que puedas guardar en esa caja que te comentaba antes.

 

  • No pasar por la tristeza.

Debes estar triste, que nadie te engañe. Jope, acabas de perder a alguien que amabas, ¿será normal que te sientas triste?

Reprimir la tristeza solo hará que no termines de pasar por el duelo como debe ser de forma natural y, todo lo que no se pasa en su momento, acaba apareciendo en el futuro de igual o peor forma.

Las pérdidas hay que llorarlas como bien podamos o sepamos, pero llorarlas.

Sé que no es agradable estar triste, pero vivir una vida made by Mr. Wonderful no te va a ayudar a desarrollarte como persona y evolucionar emocionalmente, necesitas la tristeza para mejorar tu inteligencia emocional.

pasar-página-errores

  • Culpabilizarte.

En una ruptura la responsabilidad es de ambas partes de la pareja.

Deja de culpabilizarte por haber hecho aquello o no haber hecho lo suficiente por tu ex o la relación.

El pasado te ayuda a aprender, pero también puede contribuir a sufrir. Piensa que ya no puedes interferir en el pasado, que donde puedes hacer algo es en el presente.

Que aquello que hicieras “mal” o aquello que te faltó hacer, no determine tu futuro ni tu presente.

 

  • Preguntarte qué habría pasado si…

Tampoco, jamás, te ayudará a pasar página quedarte encerrado/a en la fase de negociación, imaginando posibles alternativas para cambiar el pasado.

La fase de la negociación es la más cruel de todas. Es aquella en la que repasamos todo aquello del pasado que se pudo cambiar e imaginamos las alternativas posibles. Intentamos construir una serie de vidas paralelas donde los resultados son diferentes porque cambiamos nuestra forma de actuar o la de nuestra ex pareja o las circunstancias.

¿Por qué es la más cruel? Porque nos acabamos torturando por algo que JAMÁS podremos cambiar o volver a vivir.

Es más, aunque en tu próxima relación intentes evitar cometer el mismo “error” (o lo que tú consideras como “error”), puede que las consecuencias no sean las que imaginaste que ocurrirían.

Créeme, vivir en este mundo de “y si” no te va a ayudar a avanzar, porque tus pensamientos surgen desde la premisa del “me he equivocado” y eso solo conduce a un destino: la culpa (que comentábamos en el punto anterior).

Si quieres saber más sobre las fases del duelo, puedes leer sobre ellas en este artículo: “Cómo superar un duelo”.

banner-terapia-autoestima-serendipia

  • Descuidarte.

Sé que estás triste y te cuesta hasta vestirte, pero debes mirar por ti y poder llegar a ser tu mejor versión, por ti mismo/a y por todo lo bueno que va a llegar para ti.

Así que, aunque ahora te cueste, descansa, come saludablemente, haz ejercicio físico, realiza actividades y cosas que te mantengan entretenido/a, haz planes con amigos/as, etc.

Puedes encontrar cómo mejorar tu autoestima y cuidarte en este artículo que te dejo: “Cómo mejorar tu autoestima”.

 

  • Creer que nunca te van a volver a querer.

Te voy a contar un secreto, y sin tan siquiera conocerte o conocer a tu ex: ahí afuera hay más personas que te van a querer (incluso mejor de lo que ya lo han hecho).

Es normal tras salir de una relación que te cueste verte con alguien que no sea tu ex, pero date tiempo y ya se verá.

Lo importante es que no te adelantes pensando que jamás serás amado/a, pues ese pensamiento de desesperanza hará que no puedas avanzar, esa tristeza te estancará y te sumirá en la más terrible tristeza.

Si quieres pasar página, cambia este pensamiento por otro que te ayude a avanzar.

Por ejemplo, yo te propongo el siguiente: “Ahora voy a pasar un tiempo solo/a sanándome, pero en  futuro no hay nada escrito y mi situación actual no determinará lo que vendrá”.

Por otro lado, intenta no verlo como una pérdida, sino como una ganancia: nuevas oportunidades se abren hacia ti.

 

  • No tengas miedo a volver a enamorarte.

De igual forma de que no hay prisa para pasar página, tampoco para volver a enamorarte. Date tiempo y ya se verá si te cruzas en tu camino con alguien que te apetezca que se convierta en tu pareja si tú quieres, claro.

En el amor conlleva a exponerse a muchas emociones: algunas de ellas muy agradables, pero otras no tanto.

Sé que ahora temes volver a sufrir, pero también existe el bienestar dentro de las relaciones. Tener y ser pareja no siempre es fácil y hay que pasar por mucho, pero también puede traerte experiencias maravillosas inigualables.

Recuerda: todo en futuro es incierto, tanto lo malo como lo bueno.

Disfruta de todas las etapas, pues todas pueden enseñarte cosas de ti y del mundo.

Espero haberte ayudado en tu proceso de ruptura para pasar página y mis consejos puedan reconducirte en tu camino a la superación.

En el vídeo que verás a continuación hablamos más sobre el proceso de ruptura.

Mucho ánimo y fuerza en estos momentos, sé que estarás mejor. Cuídate y confía en ti.

María Cartagena

María Cartagena

La psicología ha sido desde el principio una devoción sin la que no imagino mi vida ni la de los demás, puesto que es algo que siempre nos ha acompañado, nos acompaña y lo hará en un futuro. La Psicología es la ciencia que estudia al ser humano con unos ojos científicos, pero con un “alma” pasional.

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?