Autoestima

Inseguridad emocional: Cómo superarla

By 8 octubre, 2020 No Comments
inseguridad-emocional

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologia

Caminar por la vida acompañados de la inseguridad emocional es un lastre. Puede que seas consciente que la llevas o puede que no, de cualquier forma, te afecta en tu día a día.

Primero de todo, y para que te des cuenta de si realmente eres una persona insegura, me gustaría que reflexionaras sobre estas cuestiones:

¿Te sientes identificado/a con lo siguiente?

  • Te preocupa mucho lo que piensan de ti otros.
  • Tienes complejos, ya sean físicos o emocionales.
  • Te cuesta confiar en las personas, sobre todo de desconocidos.
  • Eres tímido/a y te pones nervioso/a en situaciones con gente.
  • Eres bastante indeciso/a a la hora de tomar decisiones.
  • Tienes muchos miedos que te paralizan y te impiden avanzar.
  • Los pensamientos negativos abundan en tu mente.

Si te sientes identificado con la mayor parte de esta lista, puede que tengas un problema de inseguridad emocional. Aceptar y reconocer lo que nos ocurre, nos da la oportunidad de buscar una solución.

Vamos a profundizar más en el tema.

¿Qué es la inseguridad emocional?

Es un estado de duda constante que nos paraliza y utiliza la validación de los demás como moneda de cambio para nuestra (falsa) tranquilidad.

La inseguridad emocional surge de la duda constante hacia uno mismo/a, hacía nuestras propias capacidades, sentimientos y formas de actuar.

Hay una lucha interna entre querer destacar y demostrar a los demás la validez personal y un profundo sentimiento de invalidez e incapacidad.

¿Qué caracteriza a una persona insegura?

Podemos saber si tenemos inseguridad emocional identificando algunas de las señales que enumeramos a continuación.

Para entender mejor el universo de la inseguridad emocional y cómo nos repercute, es importante conocer qué supone ser una persona insegura. A continuación, señalamos algunas de las características más comunes que presentan las personas que han adoptado este estado como parte de sí mismas. Son las siguientes:

  • Indecisión o dificultad para tomar decisiones.
  • Temor a las críticas, juicios y valoraciones de los demás.
  • Necesidad constante de mostrar sus logros y de recibir elogios.
  • Nivel de exigencia y competitividad alto.
  • Miedo al abandono o rechazo.
  • Suelen estar a la defensiva.
  • Baja autoestima.
  • Desconfianza hacia sí mismos.
  • Estilo de comunicación pasivo, sin expresar las necesidades y sentimientos propios
  • Dificultades para adaptarse a una nueva situación.
  • Dificultades en las relaciones sociales.
  • Baja tolerancia a la frustración.

banner-terapia-autoestima-serendipia

¿Por qué somos personas inseguras?

La inseguridad emocional está muy vinculada a la baja autoestima. Algunas de las posibles causas pueden ser las siguientes:

  • Estilo de apego inseguro: Durante nuestra infancia formamos nuestras bases y definimos nuestro autoconcepto a partir del apego y afecto que recibimos de nuestros padres. Un apego sobre-protector o demasiado autoritario pueden crear esa inseguridad emocional y baja autoestima.
  • Presión externa: Hoy en día tenemos una carga importante sobre el cumplimiento de ciertas expectativas sociales y esto puede hacernos sentir que no valemos por no poder alcanzarlas.
  • Expectativas demasiado altas: Si nos podemos unas expectativas demasiado altas, puede que no podamos alcanzarlas y nos frustremos por ello. Hay que ponerse objetivos y metas alcanzables o crear sub-metas para alcanzar una más a largo plazo.
  • Experiencias negativas o traumáticas: Haber vivido un suceso traumático puede causarnos esa inseguridad emocional puesto que tenemos esa herida abierta o cicatriz.
  • Profecía autocumplida: Ocurre cuando se tiene una visión distorsionada de las propias capacidades, es decir, pensar que todo te va a salir mal o que no lo vas a poder conseguir. Esto provoca que ni siquiera se tenga iniciativas ilusionantes que sean un reto. Y a su vez, genera ese estado de inseguridad y baja autoestima.

Cómo superar la inseguridad emocional

Para tener seguridad en nosotros mismos y aumentar nuestra autoestima es necesario que haya un trabajo continuo y progresivo. Leer artículos o libros de autoayuda está muy bien para conocer más sobre el tema, pero no es suficiente. Esto se logra introduciendo hábitos diferentes en nuestro día a día.

Es importante que sepas que el objetivo no es eliminar las inseguridades, sino evitar que interfieran de manera significativa en nuestro bienestar o sean un obstáculo para desarrollar nuestro potencial.

Te preguntarás que por qué no se pueden eliminar esas inseguridades. La respuesta es porque todo existe por algo, tiene una función. Se convierte en problema cuando hay un exceso o defecto porque deja de ser útil.

inseguridad-emocional-superarla

 

A continuación te voy a dar unas pautas que puedes ir empezando a trabajar:

1. Anota tus fortalezas.

Coge un papel y escribe todas las fortalezas que creas que posees, es decir, habilidades o características que tienes. No las compares con las de otros, sólo valórala.

Este ejercicio te ayudará a equilibrar la balanza, porque normalmente se suele prestar mucha atención a lo que no tenemos o nos falta y obviar aquello que sí tenemos. De esta forma, te centrarás más en lo bueno que en lo malo.

2. Evita las comparaciones.

Si te paras a pensar, la mayoría de veces que nos comparamos con alguien es para perder, es decir, para ver aquello que esa persona tiene y a mí me falta.  Y con ello lo que hacemos es sabotear a nuestra autoestima.

Esto es algo a lo que ayudan también las redes sociales, donde sólo se refleja el lado positivo de la persona. Y esto puede hacernos caer en la equivocación de compararnos y sentirnos mal porque nuestra vida no es tan feliz como la de los demás ni tenemos tantos logros como ellos.

No olvides que eso es sólo un espejismo o la parte bonita y positiva de la persona pero tiene otra parte que no muestra.  Por tanto, como las comparaciones no ayuda, evita hacerlas.

3. Recuerda tus triunfos del pasado.

Nuestra mente está entrenada para hacerte recordar de repente aquella ocasión en la que metiste la pata o pasaste tanta vergüenza o hiciste el ridículo. Además, te viene sin más y sin saber por qué pero te vuelve a hacer revivir esa sensación.

Para compensar, podemos recordar, e incluso anotar (para poder echarle un vistazo de vez en cuando), todos nuestros triunfos y logros conseguidos. Da igual si consideras que son pequeños o grandes, anótalos todos.

4. Sé consciente de tus emociones.

Todas las emociones surgen por un motivo. En la mayoría de las ocasiones, focalizamos toda nuestra energía y tiempo en evitar las emociones desagradables, pero obviamente no conseguimos deshacernos de ellas.

No se pueden eliminar las emociones, de hecho no se deberían eliminar. Porque entonces no cumplirían su función cuando se requiere.

Si en lugar de trata de eliminarlas, nos enfocamos en trata de entenderlas y escucharlas, aprenderemos mucho más sobre lo que queremos y necesitamos. Tal vez estoy generando una emoción que no es acorde a la situación y debo aprender a redirigir mejor mis emociones. Como por ejemplo cuando expreso mi miedo a través de un enfado.

banner-terapia-miedos-serendipia

5. Anota tus temores.

Puedes escribir en un folio todas aquellas cosas por las que estás preocupado/a  o tienes miedo y todos los factores que hacen que sientas que no puedes lograr algo.

Ahora, léelas de nuevo y hazte esta pregunta: ¿Cuántas cosas son racionales y cuántas son producto de un pensamiento negativo?

Reflexiona cuál crees que es la raíz de cada temor (ya sea hacer el ridículo, decepcionar a alguien, etc.). Y busca una solución para cada cosa que te preocupe o te detenga por miedo.

6. Practica el diálogo interno positivo.

Está claro que no todo el mundo tiene las mismas habilidades o características. Pero eso muchas veces lo utilizamos de excusa para autosabotearnos y creer que no podemos hacer algo o que no valemos.

Deja de machacarte y empieza a darte la oportunidad de demostrar que sí puedes. Cambia ese dialogo interno que tienes a otro más positivo y realista. En lugar de decir “yo eso no sé hacer o no puedo hacerlo”, cámbialo a “voy a intentarlo o a aprender a hacerlo”.

7. Mejora tus debilidades.

Puede que esta sea la parte que más asusta porque implica enfrentarte a tus miedos o inseguridades, pero es el primer paso para mejorar nuestras debilidades. Piensa en aquellos aspectos de ti mismo que te gustaría y puedes mejorar, y ponte manos a la obra.

No trates de hacerlo de golpe, mejor de forma progresiva y en entornos donde te encuentres seguro/a. Conforme te vayas soltando o sintiendo mejor, vas incrementando la dificultad.

Hazlo desde una mentalidad positiva y partiendo de la base que se aprende de los errores.

8. Consulta a un profesional.

En caso de que creas que no puedes hacerlo solo/a, es mejor consultar a un profesional de la psicología que te ayude y te dé las herramientas adecuadas para que, por ti mismo/a, cumplas tus objetivos y recuperes tu autoestima y seguridad.

Solicita una entrevista informativa gratuita.

Desde Serendipia Psicología podemos ofrecerte apoyo y ayuda psicológica si consideras que lo necesitas. Te ofrecemos un tratamiento integrador y eficaz con el objetivo de mejorar tu calidad de vida y bienestar emocional a corto y largo plazo.

Si lo deseas, podemos realizar una primera entrevista informativa y gratuita, sin coste y sin compromiso. Para que conozcas cómo trabajamos personalmente y valoremos tu caso para indicarte el tratamiento más adecuado para ti. Rellena el siguiente formulario o llama al 673 78 90 18. Te esperamos.





Lorena Honrubia

Lorena Honrubia

“Desde que tengo uso de razón, me he dedicado a la ayuda de las personas que lo necesitaban, dentro de mis capacidades, tanto a personas de mi entorno como a desconocidas. Esto fue lo que me impulsó a dedicarme a la psicología. Para mí ha sido una gran satisfacción poder convertir esa vocación en mi profesión. "

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?