Parejas

Mentiras en la pareja: motivos y consecuencias

By 30 enero, 2020 No Comments

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologia

En la sociedad en la que vivimos, las mentiras están a la orden del día. Es habitual que las personas usemos pequeñas mentiras o mentiras piadosas o también que ocultemos algunas verdades.

De forma cotidiana, las mentiras están presentes en nuestra relación con los demás, puede que muchas veces se digan de forma inconsciente.

Pero, ¿qué ocurre cuando es a nuestra pareja a quién mentimos? ¿Qué hay detrás de esas mentiras? ¿Qué perdemos si somos descubiertos? ¿Qué consecuencias conlleva en la pareja? Y sobre todo, ¿Cómo nos afecta si nos mienten?

Si estás interesado/a en el tema, sigue leyendo.

Las mentiras en la pareja.

Todos somos conscientes que la sinceridad en la pareja es uno de los pilares fundamentales para que vaya bien ésta. Aún así, las mentiras en las parejas son más frecuentes de lo que imaginamos.

Lo deseable en una relación, sea del tipo que sea, es que haya una transparencia y confianza de forma plena, evitando las mentiras aunque sean pequeñas.

Se podría pensar en la incoherencia que hay cuando mentimos a la persona a la que teóricamente podemos contarle cualquier cosa y en la que nos tenemos que apoyar.

Muchas parejas acuden a terapia por el daño que les ha ocasionado las mentiras recurrentes por parte de uno o ambos miembros de la pareja. En otras ocasiones, las descubren después.

En cualquier caso, si una pareja construye su base con engaños, no poseerá unos pilares sólidos en los que sustentarse y cualquier brecha por pequeña que sea, podría derrumbar la pareja.

Una cosa hay que tener clara, las mentiras suelen salir a la luz (unas veces antes y otras después) y esto va a provocar un problema en la pareja. Dependiendo de la gravedad de la mentira, el problema será mayor o menor, es decir, tendrá unas consecuencias u otras.

La pregunta es, ¿estamos dispuestos a asumirlas?, ¿éramos conscientes de esas consecuencias cuando tomamos la decisión de mentir?

Cuando mentimos, se produce una toma de decisión en la que valoramos las consecuencias de hacerlo y de no, ya sea a nivel consciente o inconsciente. Esto va a depender de la práctica que tengamos al hacerlo, si mentimos con más o menos frecuencia.

¿Por qué mentimos?

Las personas solemos utilizar las mentiras en cualquier contexto (no sólo en el de la pareja) con dos objetivos: para evitar un perjuicio o conseguir un beneficio.

Las mentiras se convierten en un problema en la pareja cuando son de forma habitual. Esto es indicativo de que algo está fallando y debemos ver cómo solucionarlo, tanto si queremos continuar en la pareja como no.

Recurrir de forma frecuente a las mentiras en la pareja puede ser debido a las siguientes causas:

– Falta de seguridad en uno mismo/a.

En este caso las mentiras se utilizarían como un escudo para protegernos. A nadie le gusta que otros vean o sepan que hemos cometido un error, por eso nos ocultamos bajo una mentira que protege nuestro ego.

Esto lo que refleja de nosotros es una falta de seguridad personal, que no nos permite asumir nuestros errores y aceptarnos a pesar de ellos.

De forma inconsciente, podemos pensar que necesitamos una falsa imagen para que nos quieran y acepten otros, cuando eso mismo debe empezar a hacerlo desde nuestro interior.

Primero debemos querernos y aceptarnos a nosotros mismos/a y luego que lo hagan los demás, y no al revés.

– Creencia de una falta de comprensión.

Al ser descubiertos en una mentira, se alude al enfado de la otra parte como excusa y justificar su mentira.

Puede que hayas tomado una decisión en la que la otra persona no estaba de acuerdo y no quieras que se entere porque sabes que podría sentarle mal.

Cuando tomaste esa decisión, ya sabías la oposición de esa persona. Con cada decisión, se debe asumir las consecuencias positivas o negativas. Huir u ocultarlo lo único que va a hacer es empeorarlo porque deberás, tarde o temprano, asumir el doble de consecuencias.

Eres libre de tomar la decisión que creas conveniente siempre que asumas todas las consecuencias y no solo las más convenientes. Pero recuerda, que la otra persona también es libre de enfadarse o vivir su emoción como considere oportuno. Simplemente, permítele decidir qué hacer con la verdad.

– Falta de comunicación.

La comunicación es otro de los pilares básicos en una relación de pareja. Y no siempre se usa de forma adecuada.

Muchas parejas me comentan en consulta que hablan entre ellos mucho y de lo que les pasa a diario. Eso está bien pero no siempre está bien dirigida esa comunicación.

La calidad, la intención y la finalidad de una conversación son fundamentales para que se considere una buena comunicación.

Puede que haya ciertos temas incómodos que no se hablen pero que sean importantes para alguno de los miembros.

Si por ejemplo, dejamos de hablar de ciertos temas que se han convertido en tabú en la pareja porque pueden herir o provocar discusiones sin terminar de solucionarlos, se pueden enquistar y hacer más daño.

– Falta de confianza.

Las mentiras funcionan como un mecanismo de defensa de la propia intimidad.

Esta falta de confianza en la pareja lleva a ocultar información, principalmente sobre uno/a mismo/a o sobre el pasado, por temor a que la otra persona no la acepte o no la apruebe.

También puede ocurrir que la confianza se haya perdido por la acumulación o frecuencia de mentiras.

En cualquier caso, si queremos tener una buena relación debemos solucionar esa falta de confianza, en definitiva, recuperarla.

 

mentiras-pareja

Consecuencias de las mentiras en la pareja.

Mentir no sólo significa ocultar o tergiversar la realidad: también es burlarse en cierta manera de esa persona aún no siendo nuestra intención.

Al mentir, estamos considerando que esa persona es lo suficientemente ingenua como para creer lo que le decimos. En ese momento ejercemos una falsa superioridad que nos hace creer que tenemos el derecho de engañar a alguien que confía en nosotros usando la manipulación.

Las mentiras en la pareja pueden llegar a convertirse en un mal hábito, surgiendo de forma automática y sin ninguna finalidad o beneficio.

Y con ello, corremos el riesgo de entrar en el bucle de la cadena de mentiras dónde una lleva a otra para tapar la anterior. Y una vez entras ahí, es complicado salir airoso/a.

Las mentiras tienen efecto sobre el engañado:

  • Pierde la confianza.
  • Se siente inseguro/a de su pareja.
  • Rompe los lazos y conexiones de la pareja.
  • Produce rabia y angustia.
  • Puede generarle obsesión de buscar otras posibles mentiras.
  • Se siente decepcionado/a.
  • Hay pérdida de respeto y de idealización.
  • Hay dolor y frustración.
  • Se pierde la comunicación.
  • Hay apatía, celos, reclamos.

Pero también hay consecuencias para el engañador:

  • Hace de la mentira su modo de operación.
  • Puede sentirse culpable.
  • Insomnio por miedo a ser descubierto.
  • Le genera estrés y ansiedad.
  • Vive en un bucle de constantes mentiras.
  • Puede generarle soledad y distanciamiento.
  • No comunica lo que realmente quiere.
  • No consigue dormir bien por el pánico de ser descubierto.
  • Estar en tensión cuando está junto con su pareja.

¿Qué hacer si tu pareja te ha mentido?

Ya sea porque has “pillado” una mentira de tu pareja o porque tienes la sospecha de que te está mintiendo, debéis tener una conversación en la que abordéis el tema.

Las siguientes pautas pueden serte de utilidad:

  • Valora la importancia de la mentira: no todas las mentiras tienen el mismo peso, saber el motivo por el que tu pareja te ha mentido puede hacer que te pongas en sus zapatos, aunque no lo justifica.
  • Si decides perdonar es porque tienes la convicción de que vale la pena conservar esa relación y que esa persona es digna de merecer una nueva oportunidad.
  • Perdonar no implica olvidar. No te propongas olvidar porque no controlamos lo que recordamos o no. Tendrás que aprender a vivir con ello y que el tiempo lo vaya diluyendo.
  • No te vengues. Devolverle lo que nos ha hecho sólo hará que entréis en una guerra en el que ninguno saldrá ganando.
  • Intenta no obsesionarte con las mentiras. No trates de estar en alerta constante para evitar el siguiente engaño porque con ello te estás dañando. Deja que todo fluya y si volviese a ocurrir, deberás tomar otras soluciones, no ahora.
  • No reproches continuamente a tu pareja: Si ya lo habéis hablado, sabe que ha hecho mal, recordárselo continuamente lo único que hará es empeorar la situación. Trata de convertir esos reproches en peticiones o sugerencias para mejorar el presente.
  • Enfócate en el presente: El malestar que sientes es producto de estar recordando constantemente cosas del pasado y no te deja disfrutar. Presta atención al aquí y ahora para vivir ese bienestar.

Cómo dejar de mentir a tu pareja.

Si, por el contrario, eres quién mientes puedes ayudarte de estos consejos para dejar de hacerlo:

  • Pon fin a las mentiras cuanto antes: es algo que genera distancia y malestar sin necesidad. Las verdades, aunque duelan, hacen menos daño que las mentiras.
  • Identifica el motivo de tu mentira: Para poner fin o cambiar algo, lo primero que debemos es encontrar la causa por la que lo hacemos e intentar solventar esa carencia.
  • Dale tiempo a tu pareja: Volver a confiar en alguien que nos ha engañado lleva su tiempo. No presiones ni te enfades si sigue desconfiando de ti.
  • Asume las consecuencias: es cuestión de hacerse responsable de los propios actos y aceptar lo que ellos conllevan.
  • Aprende de tus errores: Todos nos podemos equivocar, lo importante es la enseñanza o aprendizaje que se extrae de ese error.

banner-terapia-pareja-serendipia

Antes de mentir:

  • Ponte en el lugar del otro para ver cómo se siente cuando te mienten.
  • Piensa en todas las consecuencias que hemos mencionado en este artículo.
  • Ten en cuenta que tarde o temprano la verdad sale a la luz y nos puede explotar en la cara.
  • Piensa en la verdad como en la base de una casa, si es fuerte resistirá mejor cualquier adversidad.
  • Pon en una balanza las consecuencias de la verdad vs la mentira y valora hacía dónde inclinarla.

 

La verdad nos hace libres.

Las mentiras son ladrones de nuestro tiempo. Suponen tanto un esfuerzo mental como un desgaste emocional para ambos miembros de la pareja.

Se llegan a convertir en una incomodidad y malestar profundo en las parejas. Además, las mentiras matan el amor y la confianza.

En cambio, la verdad hace libre a las personas. No hay nada más gratificante y satisfactorio que estar tranquilos y en paz en nuestra pareja sabiendo que hay una plena transparencia entre los dos.

Por pequeñas que sean las mentiras, van mermando la confianza. Y puede que, en situaciones más graves, nuestra pareja no pueda confiar plenamente en nosotros porque ya está dañada de antes con tonterías innecesarias.

Recuerda que, la pareja resiste muchas cosas, pero la mentira es un veneno lento y poderoso.

 

Puedes contarnos en los comentarios cómo te has sentido si alguna vez tu pareja te ha mentido o has mentido a tú.

Si lo necesitas, puedes pedirnos una cita aquí:

Pedir cita
Lorena Honrubia

Lorena Honrubia

“Desde que tengo uso de razón, me he dedicado a la ayuda de las personas que lo necesitaban, dentro de mis capacidades, tanto a personas de mi entorno como a desconocidas. Esto fue lo que me impulsó a dedicarme a la psicología. Para mí ha sido una gran satisfacción poder convertir esa vocación en mi profesión. "

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?