Emociones

Vacío emocional: qué es y cómo llenarlo correctamente.

By 3 mayo, 2021 No Comments
vacío-emocional

¿Sientes esa sensación de que todo carece de sentido, como un agujero en el pecho o en la boca del estómago que se traga toda tu energía? ¿O que lo tenías todo y de repente ha desaparecido de golpe sin darte cuenta? En ambos casos, estás experimentando lo que se conoce como vacío emocional.

A veces sentimos que nada nos llena, perdemos esa motivación y nos invade un sentimiento de desánimo. Sin embargo, no hacemos nada para cambiar nuestra situación, ya que detrás de nosotros se esconde la desgana y falta de inquietud.

En este artículo vamos a hablar de ese vacío emocional y cómo llenarlo correctamente.

¿Qué es realmente un vacío emocional?

Normalmente, se entiende por vacío emocional a la sensación de malestar psicológico y emocional con uno/a mismo/a. También va unido a la sensación de soledad, falta de motivación e interés por las cosas, de insatisfacción o de haberlo perdido todo de repente.

En otras ocasiones, esa sensación puede deberse a la inconformidad, es decir, a intentar abarcarlo todo sin valorar realmente lo que tenemos delante en ese momento.

Esto provoca que no tengamos interés por lo que hacemos y todo lo que nos rodea parezca aburrido y sin sentido.

En definitiva, el vacío emocional ocurre cuando tus pensamientos y sentimientos se sienten forzados y extraños, provocando sufrimiento y un conflicto interno.

Vacío emocional y dependencia.

La manera en la que nos educan y la sociedad hacen que, en muchas ocasiones, tengamos falsas expectativas respecto a la búsqueda de nuestra pareja. La creencia de la búsqueda de nuestra alma gemela, nuestra media naranja o nuestro príncipe azul.

Nos han hecho creer que, para estar completos, necesitamos de otro/a. Fíjate, esa simple frase, el daño que puede hacer a tu autoestima. Creer que no estás completo/a, que te falta tu mitad.

Idealizamos el concepto de pareja y pueden ocurrir dos cosas: o que no nos encaje nadie bajo ese perfil porque lo hemos idealizado demasiado y es imposible que nadie lo cumpla o nos conformados con lo primero que nos viene pues creemos que directamente encajará.

En ambos, podemos llegar a frustrarnos porque no satisface nuestras expectativas y es entonces cuando se crea ese vacío emocional. Además, ese vacío va de la mano de una dependencia brutal. Si crees que necesitas de otro para estar completo, siempre vas a depender de alguien externo que te llene ese hueco.

¿Y qué ocurre cuando esa persona se va de nuestras vidas? Que el vacío emocional que deja es tan grande que nos hundimos, volvemos a estar a mitad.

Con todo ello, lo que realmente hacemos es buscar fuera aquello que creemos que nos falta en nosotros. Algo bastante irónico, pues depender de que los demás suplan nuestros vacíos provoca que los necesitemos para sentirnos bien y felices.

banner-terapia-serendipia

Síntomas del vacío emocional.

 Los síntomas de un vacío emocional pueden ser diversos, la gran mayoría psicológicos y/o conductuales. Éstos suelen ir variando dependiendo de la causa del vacío emocional y se pueden agrupar en:

  • Apatía, aburrimiento, desinterés, falta de motivación, desgana.
  • Tristeza, aislamiento, melancolía.
  • Frustración, ansiedad, hastío, fatiga.

Causas del vacío emocional.

  • Dudas no resueltas: ¿qué hubiese pasado si..? La eterna pregunta sin resolver que puede llevarte a sentir emociones como arrepentimiento, culpa o la sensación de tener temas pendientes.
  • Conflictos internos: ocurre cuando vives una vida distinta a la que querías, deseabas o pensabas. Esto te creará sufrimiento y ansiedad, alejándote de ti mismo/a y haciéndote sentir como si vivieras una vida que no es tuya.
  • Sentimientos de culpa: Podemos sentir culpa cuando consideramos que hemos fallado a alguien o a nosotros/as mismos/as por no haber cumplido con tu obligación o por no haber hecho lo suficiente en una situación concreta.
  • Sentimientos de soledad: Cuando sientes que no tienes con quien compartir tus emociones y/o problemas.
  • No comprender lo que te pasa: cuando no consigues identificar la emoción, sabes que algo pasa, pero no consigues saber el qué y eso te crea una sensación extraña.

¿Cómo llenamos mal nuestro vacío emocional?

  • A través de cosas banales.

En ocasiones cubrimos nuestro vacío emocional con cosas que creemos que nos van a llenar temporalmente como la comida, las compras, las bebidas alcohólicas, etc.

Todas ellas, son efímeras y cada vez necesitaremos de más para cubrir ese vacío, que jamás terminará de llenarse de esta forma. Los vacíos emocionales no se llenan con el tener.

  • A través de otros.

Podemos caer en el error de llenar esos vacíos a través de aceptación o atención de otras personas. Si nos acostumbramos a cubrir nuestras necesidades emocionales a través de otras personas, crearemos dependencias emocionales. En esto se incluye las relaciones de pareja, amigos, familiares o el entorno en general.

¿Cómo llenar correctamente nuestro vacío emocional?

Identificar y enfrentarse al vacío.

Para poder cambiar algo o llenarlo, lo primero que debemos es identificar qué es y qué lo está provocando porque, de esta manera, también nos dirá dónde podría estar la solución.

Una vez lo hemos identificado, toca enfrentarse a él. Muchas personas sienten miedo de hacer frente a ese vació puesto que supone mirar hacía nuestro interior y buscan llenarlo con cosas externas como hemos dicho anteriormente.

De lo que se trata es de tomar plena consciencia de lo que nos pasa y permitirnos sentir todas las emociones para aprender a lidiar con ellas.

llenar-vacío-emocional

No tienes que seguir al rebaño.

Tenemos que tener cuidado con las creencias sociales y debemos empezar a cuestionárnoslas. Hay muchas formas de ver las cosas y también de vivirlas. No todo el mundo tiene las mismas circunstancias ni quiere seguir algo que le viene impuesto.

Para ser aceptados en la sociedad, no debemos hacer todos lo mismo. Es algo agotador y frustrante.

No es necesario tener pareja e hijos para sentirnos plenos. Esta es una creencia que busca hacer infelices a aquellos que se apartan del camino establecido.

Ámate, quiérete y mímate.

En definitiva, trabajar tu autoestima. Es algo que debemos fomentar y cultivar desde pequeños. Debemos aprender a escuchar con atención nuestras necesidades, deseos e inquietudes. Tu prioridad debes ser tú mismo/a.

Está bien cuidar de los demás, pero primero debes cuidarte tú. Dejar de complacer a todos para ganarnos su aprobación y su amor.

Esto también se aplica a las relaciones de pareja. Si no queremos depender emocionalmente de nadie y que ese vacío emocional desaparezca, debemos amarnos, mimarnos y pensar en nosotros mismos antes de involucrarnos en una relación y suplicar amor.

Así, si una relación no funciona, no volverá a aparecer ese vacío porque sabemos que no necesitamos a nadie para llenarlo. Tan solo tenemos que centrar el foco en nosotros mismos/as.

No huyas de tu soledad.

Hay personas a las que le gusta estar a solas consigo mismo/a y otras que huyen de ella. ¿Por qué?

No es ningún misterio, aquellas que huyen de su soledad son las personas que tienen miedo a enfrentarse a su interior, lo que comúnmente llamamos a “nuestros demonios”.

Enfrentarse a uno mismo/a no es agradable ni apetecible, pero si no lo haces, será una tarea pendiente que tengas.

Además, la forma de ver la soledad también hace que la busques o que huyas de ella. Si mi concepto de soledad es negativo y que me provoca sufrimiento, huiré. En cambio, si lo veo como la búsqueda de tranquilidad y paz, de relajación, entonces querré estar a solas.

Buscar cosas que te llenen y motiven.

Seguramente tienes mil cosas que te gustan o que, por falta de tiempo y excusas, no has hecho a lo largo de tu vida.  O puede que aún no las hayas descubierto.

En cualquier caso, es hora de mirar por ti, ver qué te gusta, explorar cosas que llenen y te hagan sentir bien.

Aprovecha cada día para fomentar tu curiosidad y aprender cosas nuevas. Piensa que cada día es una oportunidad para ponerte a prueba, conocer tus límites y detectar tus necesidades.

La vida es una experiencia, aprovéchala al máximo siempre que puedas.

Acudir a un profesional de la psicología.

En ocasiones, nos faltan herramientas o no sabemos cómo usarlas adecuadamente para lograr nuestros objetivos. Una buena forma de descubrir qué nos ocurre, por qué tenemos ese vacío en nosotros, es acudir a un profesional que nos ayude y acompañe en el proceso.

Ten en cuenta que, la mayoría de veces, ponemos mil capas para ocultar nuestro interior por protegerlo o por miedos. Y en otras ocasiones, tenemos muchas resistencias.

Todo ello, hace que sea difícil descubrir por nosotros mismos/as qué nos sucede y cómo podemos resolverlo. Aquí es donde entramos en juego los psicólogos.

No dudes en pedir la ayuda. Cuánto antes te enfrentes al problema, más fácil será resolverlo porque no estará tan enquistado.

  banner-terapia-autoestima-serendipia

La clave está en conocernos bien.

Aunque parezca ilógico, no solemos conocernos bien. Te diría que, incluso puedes conocer mejor a una persona de tu entorno, que a ti mismo/a.

Esto sucede porque, a lo largo de nuestra vida, nos tomamos poco tiempo para valorar nuestros sentimientos, qué necesitamos y dónde queremos llegar.

No se trata de planificar nuestra vida para que todo encaje. Se trata de ver qué queremos realmente y actuar acorde a ello, sin primar lo que se espera de nosotros.

En definitiva, cuando falla nuestro YO, se produce el vacío emocional. Todo se convierte en etiquetas y en parches que tapan nuestras heridas.

Esa sensación que nace de lo más profundo de ti y hace que tus días sean monótonos, grises, insípidos. Es algo que agota, te crea un nudo en el pecho o en el estómago.

Y con todo ello, creemos que nos falta algo, que nuestra vida está incompleta. Y a partir de aquí tenemos dos caminos: o llenarlo de cosas externas, que son rápidas pero efímeras. O elegir profundizar en nosotros y conocernos bien, aunque sea el camino más largo.

Llenar el vacío emocional es un proceso lento que puede conllevar tanto éxitos como fracasos. Es un camino con paradas, caídas y nuevos comienzos, pero que sin duda merece la pena.

Ahora la pregunta que debes responderte es: ¿Qué camino voy a elegir?

“Es curioso que la vida, cuanto más vacía, más pesa.”- León Daudí-

 

 






    El responsable del tratamiento es PSICOTERAPIA SERENDIPIA SCP. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

     

    Lorena Honrubia

    Lorena Honrubia

    “Desde que tengo uso de razón, me he dedicado a la ayuda de las personas que lo necesitaban, dentro de mis capacidades, tanto a personas de mi entorno como a desconocidas. Esto fue lo que me impulsó a dedicarme a la psicología. Para mí ha sido una gran satisfacción poder convertir esa vocación en mi profesión. "

    Leave a Reply

    1
    Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?