Aprender a Decir No: Técnica del Sandwich

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que aceptas hacer algo que en realidad no querías?

aprender a decir no-un-pedacito-de-psicologia

A todos nos ha pasado alguna vez. Por ejemplo, cuando tus compañeros del trabajo organizan una cena y aunque prefieres irte a descansar a tu casa, no sabes cómo negarte y terminas asistiendo. O cuando algún amigo o familiar te pide dinero, prometiendo que te lo devolverá lo antes posible y ese día sabes que no llegará nunca. Y me pregunto ¿Por qué somos tan propensos a decir “sí”? Quizás es porque decir sí es rápido: no te obliga a pensar ni a elegir; quedas bien con los demás y transmite una mejor imagen de ti. Además, hay situaciones en que socialmente es más cómodo y funcional decir “si”, aunque en el fondo quisiéramos decir “no”.

miedos-blog-un-pedacito-de-psicologia

Aprender a Decir No

Aprender a decir no cuando realmente lo necesitas, es una habilidad que te ayudará a preservar y utilizar de manera efectiva tu tiempo. Aprender a decir no a las peticiones de otras personas, de una forma educada pero firme, realmente empiezas a tomar el control de tu vida, y a enfocar tu tiempo hacia las personas y actividades que son verdaderamente importantes para ti.

Cabe decir, que no se trata de ignorar las necesidades de los demás y sólo mirar por nosotros mismos sin empatizar con nadie. Sino, más bien, de encontrar un equilibrio entre dos extremos: el decir siempre que sí y el decir siempre que no. Los derechos de los demás son tan importantes como los nuestros propios y por eso hay que intentar ser asertivos y determinar en qué momentos debemos negarnos y en qué momentos hay que decir que sí.

A continuación te presento la llamada “la técnica del sándwich”.

La Técnica del Sándwich

Con la Técnica del Sándwich podemos aprender a decir no. Esta técnica consiste en expresar tu negativa hacia una petición, que no te interesa o que no quieres aceptar, de una manera muy sutil y educada, pero preservando nuestras prioridades. Consta de 3 capas como los sándwiches de verdad: mensaje positivo, negativa o desacuerdo y mensaje positivo.

aprende a decir no-un-pedacito-de-psicologia

La manera en la que expresamos un desacuerdo o negativa, es crucial, tanto para quedar nosotros satisfechos, como para que la otra persona reciba un trato correcto. Todos tenemos el derecho de negarnos a cualquier cosa. Tu bienestar debe de ser siempre lo primero. Expresar lo que no quieres, te hará más fuerte emocionalmente.

Las Tres Capas del Sándwich

  1. Mensaje positivo

Empezar dándole un mensaje positivo. Así antes de decir que no, estaremos suavizando la conversación y la otra persona no lo verá tan violento.

  1. Negativa o desacuerdo

Expresamos nuestra negativa de forma clara y firme, sin titubeos.

  1. Mensaje positivo

Terminamos con un mensaje también positivo e intentamos ayudar dando otras opciones.

Ejemplo: Un amigo quiere ir a ver un partido de fútbol de su equipo. No tiene con quién ir y te sientes en la obligación de hacerle ese favor a pesar de que a ti no te gusta el fútbol. No deseas ir, pero no sabes cómo negarte y te sabe mal que se enfade.

Paso 1 – Mensaje positivo

“Gracias por invitarme a ir contigo al partido, las veces que he ido contigo a otros sitios lo he pasado genial…”. De esta manera, estamos activando cosas positivas en la otra persona.

Paso 2: Negativa

“Pero… resulta que el fútbol no me gusta nada, se me haría larguísimo y me agobiaría”

Paso 3: Mensaje positivo

“Seguro que encuentras a alguien para ir que le guste, ¿se lo has preguntado a…?”

Este tipo de negativas suelen ser bien recibidas. Si la pones en práctica podrás aprender a decir no.

¿Para qué nos sirve la Técnica del Sándwich?

En el terreno profesional

  • Para expresar una crítica o una sugerencia a un compañero.
  • Para decir no de una forma suave a compañeros, jefes, empleados, clientes y proveedores.
  • Para negociar con un cliente.

aprende a decir no-un-pedacito-de-psicologia

En el terreno personal

  • Para hacer una crítica o dar un consejo a un familiar o amigo.
  • Vencer la timidez.
  • Para dar una negativa a una petición de familiares, amigos o vendedores.
  • Para aumentar mi seguridad y reforzar mi autoestima
  • Tiempo para hacer aquello que es importante para mí.
  • Saber decir no sin sentirme culpable.

Conclusiones sobre Aprender a decir no

Para finalizar, cabe destacar que a todos nos cuesta mucho decir “no”, sin duda alguna. Pero cuesta mucho menos cuando tienes claro lo que quieres, cuando no te sientes obligado, cuando tienes un porqué y sabes que hay cosas mucho más importantes para ti.Y TÚ, ¿En qué situaciones te cuesta decir que no?, Con todo lo comentado en este artículo, ¿ Volverás a decir que SÍ cuando realmente quieres decir NO?

 “Si tienes que decir SÍ, dilo con el corazón abierto. Si tienes que decir NO, dilo sin miedo”

Paulo Coelho