Detrás del espejo del bullying

En la historia de la sociedad es importante hacer hincapié en un elemento constante como es la violencia[1].  Existen diferentes tipos y formas de violencia, pero en este caso centraremos nuestra atención en la aparición de la violencia en el ámbito escolar, acoso escolar o también conocido como bullying.

En este artículo pretendo dar una visión personal y criminológica de aquellas circunstancias que conllevan la realización de conductas violentas en el ámbito escolar, la aparición de factores de riesgo, perfil de las víctimas como de los agresores e incluso analizaré la transición de víctimas de acoso a agresores.

detras-de-espejo-del-bullying-un-pedacito-de-psicologia

Violencia en las escuelas

Desde hace muy poco tiempo se empieza a reconocer el comportamiento violento en todos los contextos sociales, incluso en la familia y en la escuela.  Durante los últimos años se ha producido un aumento significativo de la violencia en el entorno escolar.

El pionero en utilizar el término de acoso escolar, también conocido como bullying, fue  Dan Olweus, quien implantó en la década los 70 un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa anti-acoso para los colegios de Noruega.  Dan Olweus es autor, entre otros títulos, del libro “Conductas de acoso y amenaza entre escolares”, donde se analizan las causas, consecuencias y métodos eficaces de este tipo conductas.

La palabra bullying viene del vocablo holandés que significa acoso, de ahí su terminología actual. A día de hoy, esta palabra es escuchada en muchas aulas de colegios, institutos e incluso universidades debido al incremento alarmarte de casos de acoso en nuestra sociedad.

El acoso escolar se caracteriza por la aparición de una violencia con los siguientes aspectos:

  • Conductas de diversa naturaleza: Amenazas, coacciones, intimidaciones, insultos, agresiones físicas o cualquier tipo de discriminación verbal, aislamiento social, entre otras.
  • Conductas de carácter repetitivo y que suelen prolongarse en el tiempo.
  • La victimización se realiza en la propia escuela o centro donde se desarrolla el proceso educativo.
  • Supone un abuso de poder realizado por el alumno agresor (victimario[2]), ayudado por un grupo, contra la víctima que se encuentra indefensa, y que por ello le resulta difícil salir por sí sola de esa situación.
  • Una de las características importantes de la violencia escolar o bullying es su prolongación en el tiempo, como bien he comentado anteriormente, debido a la pasividad o ignorancia de las personas que rodean tanto al agresor como a la víctima, y que no intervienen directamente.

Ahora bien, antes de continuar analizando el fenómeno de la violencia en el ámbito educativo, cabe destacar la diferencia que se puede plantear entre la violencia en las escuelas y la violencia escolar.

La violencia en las escuelas hace referencia a aquellos actos de violencia que suceden en la escuela o institución educativa como escenario, pero que podrían aparecer en otros contextos en los cuales niños y jóvenes se reúnen, como por ejemplo en botellones, fiestas juveniles, parques, etc.

Por su parte la violencia escolar, se produce en el marco de los vínculos propios de la comunidad educativa y en el ejercicio de los roles de quienes la conforman (padres, alumnos, docentes y/o directivos), es decir, la violencia escolar está directamente relacionada con la terminología de acoso escolar o bullying: comportamientos violentos en el recreo, en los pasillos, en las aulas sin presencia del profesorado, etc.

La Real Academia Española da como definición a la palabra acoso – acción y efecto de acosar– Y a éste término como – perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o a una persona- ; – apremiar de forma insistente con molestias o requerimientos-.  Y escolar, – Perteneciente o relativo al estudiante o a la escuela. -Dicho de un instrumento educativo: Pensado, en su contenido y en su metodología, para facilitar su comprensión a los alumnos.

Por lo tanto, se entiende por acoso escolar a aquel comportamiento violento o agresivo dirigido hacia una víctima incapaz de defenderse. Los actos son realizados en un centro educativo, se mantienen en el tiempo, son insistentes, tienen la intención de hacer daño, ocurren sin provocación previa y ante una víctima vulnerable.

banner-infantil-blog-un-pedacito-de-psicologia

Detrás del bullying:

Perfil psicosocial de los sujetos que intervienen en el acoso escolar.

Aspectos psicosociales característicos de las Víctimas 

Las víctimas de acoso escolar o bullying se pueden clasifican en:

Víctima pasiva: Caracterizada por sufrir situaciones de aislamiento, como por ejemplo no tener ningún amigo/a en su propia clase o en el instituto, sentirse ignorado/a por los demás compañeros, ser el centro de burlas y menosprecios, etc.

  • Estas víctimas suelen ser personas con baja asertividad[3], alto nivel de introversión, dificultad de comunicación y baja popularidad.
  • Tienen una conducta muy pasiva, tienen miedo ante la violencia, alta ansiedad (aprovechada por sus agresores), inseguridad, baja autoestima y vulnerabilidad.
  • Tienden a culparse de la situación de violencia e incluso a negarla.
  • Tienden a relacionarse mayoritariamente con personas adultas. Puede existir sobreprotección por parte de la familia.
  • Existe un aspecto curioso a analizar, es el de conductas coincidentes con algunos problemas asociados al estereotipo femenino, me refiero a llorar en clase, pataletas, etc. Es importante interpretar que dicha situación se puede dar tanto en  chicos como en chicas, lo que sucede es que esta actitud es más estigmatizadora en los chicos.

Este tipo de comportamiento suele disminuir con la edad.

Víctima activa se caracteriza por encontrarse, igual que la victima pasiva, en una situación de aislamiento social, pero en este caso estas víctimas sufren de una fuerte impopularidad que hace que sean más rechazados/as por sus compañeros.

  • Tienden a actuar de forma excesiva e impulsiva. Reaccionan sin llegar a pensar en la conducta más adecuada para enfrentar cada situación.
  • Suelen tener problemas de concentración, conductas agresivas, irritantes e incluso provocadoras.
  • Estas víctimas suelen realizar conductas que imitan a la de sus agresores. “si tu pegas, yo pego”. Estas conductas son más frecuentes en chicos que en chicas, no disminuye de forma significativa con la edad, y con mucha frecuencia pueden encontrarse en estudiantes hiperactivos.
  • El acoso a este tipo de víctimas suele ser más prolongado.

Aspectos psicosociales característicos del Agresor

El agresor se halla en una situación social negativa, siendo incluso rechazado por gran parte de sus compañeros. Está menos aislado socialmente y suele tener compañeros que apoyan su conducta.  Los agresores, igual que las víctimas pueden clasificarse en:

Los agresores pasivos son aquellas personas que siguen la conducta violenta, la refuerzan y la apoyan; mientras que los agresores activos, son aquellos que inician y dirigen la acción violenta.

  • Los agresores tiene una acentuada tendencia a la violencia y a abusar de su fuerza física.
  • Suele ser personas bastantes impulsivas, con escasa habilidades sociales, y baja tolerancia a la frustración.
  • Se caracteriza por tener autoestima media-alta: Su motivación se centra principalmente en dominar a los demás.
  • Tienen un bajo rendimiento escolar y con la edad incrementan este tipo de conductas. Su capacidad de autocrítica suele ser nula.
  • Los agresores a diferencia de las víctimas, suele tener relaciones negativas con los adultos.
  • No suelen tener buena relación[4]con sus progenitores. Los padres tienen grandes dificultades para enseñarles límites de conductas y combinan la permisividad con conductas coercitivas[5] o castigo físico.
  • La situación del agresor es más frecuente en chicos que en chicas, suelen mantenerse de forma estable y se puede incrementar a lo largo del tiempo.

Para mayor información sobre los agresores os recomiendo el visionado del siguiente vídeo.

 

Aspectos psicosociales característicos de los Testigos

Los compañeros son un factor que influye notoriamente en las situaciones de violencia entre los estudiantes.  Para algunos autores la falta de amigos suele iniciar la victimización, y ésta podría hacer que disminuyera aún más la popularidad de quién la sufra, haciendo que aumente su aislamiento social (Baker 1998, Cowie 2000 y Pellegrini, 1999).

La impopularidad puede ser uno de los principales motivos de selección de las víctimas (Salmivallí y otros, 1996). Buscan casi siempre a personas que se sienten aisladas por sus propios compañeros. Suelen ser víctimas que por alguna razón no forman parte del grupo.

Dentro de los testigos se puede observar la siguiente clasificación:

  • Aquellas personas que son amigos y/o ayudantes del agresor. Son compañeros que suelen pertenecer al grupo de los malhechores y, en ocasiones, participan en el acoso.
  • Testigos que no acosan de forma directa a la víctima pero que observan, refuerzan y animan dichas acciones.
  • Testigos que intentan no implicarse en la agresión, se suelen mostrar neutrales. Aparece la llamada conspiración del silencio, pueden no aprobar las acciones de acoso pero no intervienen ya sea por miedo a represarías o por un falso sentido del compañerismo ya que consideran que dicha situación no es su problema, dejando a las víctimas sin ayuda. Este tipo de comportamientos suele ser interpretado por el agresor como un apoyo implícito.
  • Y por último, también nos podemos encontrar con aquellas personas que se atreven a dar el paso de apoyar a la víctima, los denominados defensores, ya sea interviniendo directamente o acudiendo a un adulto.

En ocasiones, basta que un testigo apoye a la víctima para que muchos otros observadores, que callaban por miedo, se unan a la protesta y el acoso termine.

 

Bullying y sus derivados 

Desgraciadamente gracias al avance tecnológico, se han desarrollado nuevos comportamientos delictivos relacionados con el bullying como lo son  mobbingciberbullyinggrooming y sexting.  La diferencia entre estas modalidades se centran en:

  • El ciberbullying o el acoso escolar cibernético utiliza los medios tecnológicos para intimidar, amenazar o criticar al menor/ adolescente.Dichas ofensas son publicadas a través de las redes sociales provocando a sus víctimas graves consecuencias emocionales, psicológicas e incluso su muerte en forma de suicidio. Existen diversas formas de acoso cibernético, como es el happy slapping, caracterizado por la filmación de ataques violentos publicados en los portales electrónicos como youtube, facebook, instagram, etc.
  • El grooming o engaño a menores vía internet, es un tipo de violencia derivado del ciberbullying. Tiene como objetivo el acoso sexual y se comete en forma virtual: ordenadores, teléfono móvil u otros equipos tecnológicos. El fenómeno grooming consiste en que el adulto crea un perfil virtual haciéndose pasar por un menor y busca, mediante engaño, concertar una cita con la víctima.
  • El sexting es un proceso de acoso en forma de seducción, en el que el propio agresor manipula y persuade a su víctima para que le envié fotos de contenido erótico o pornográfico. El acosador chantajea a su víctima con publicarla en las redes sociales.

Para mayor información os recomiendo el visionado del siguiente documental sobre el bullying y sus derivados.

Paso de ser Víctima de acoso a ser Agresor 

¿Por qué la víctima se convierte en victimario? ¿Qué es lo que hace que la víctima olvide el sufrimiento vivido y arremeta contra otras personas?   ¿Es posible que su acción actual sea consecuencia de una conducta defensiva? , o ¿quizás vengativa?

Los daños físicos, psicológicos y/o emocionales que el acoso escolar ocasiona en las víctimas impactan de forma directa en la autoestima, de manera que es posible que la víctima de acoso genere a lo largo de su mala experiencia un mecanismo de defensa tardío, ocasionando daños a otras personas porque él también las ha sufrido.

La víctima de bullying puede llegar a sufrir grandes efectos devastadores en su salud mental. Estos efectos son: sensación de rechazo social,  se destruye el sentimiento de pertenencia a la sociedad (no se sienten a la altura del grupo), ansiedad crónica (se siente acosado continuamente – estados de hiper vigilancia y alerta), depresión y agresividad ya sea sobre los demás (actos de violencia indiscriminada) o sobre sí mismo en forma de suicidio.

Las conductas de acoso escolar realizadas por agresores que han sido víctimas se caracterizan fundamentalmente por una acentuada agresividad en sus actos delictivos.  Pueden ser actos vengativos donde buscan víctimas que les recuerda a su situación anterior, o buscan víctimas que consideran inferiores a ellos.

 Por otro lado, la falta de integración entre sus iguales hace que el agresor genere una conducta o bien de aislamiento o bien centrada en la búsqueda de aceptación de sus compañeros. Necesitan ser el centro de atención, desean de forma enfermiza ser líderes del grupo y ser los protagonistas.

Es posible que los agresores se acostumbren a actuar de manera agresiva ante los demás, pero este comportamiento puede estar originado por una percepción de ataque constante recayendo en ciertas distorsiones cognitivas[6]; es decir, los niños y/o adolescentes agresores interpretan la realidad a su forma, evitando responsabilidad y haciéndola recaer sobre la víctima.

Gracias a estas distorsiones, el victimario no siente el menor sentido de culpa, buscan una excusa para justificar su acción: “se lo ha buscado por su actitud “, prefiero agredir antes de ser atacado”, “ser víctima de acoso en el colegio es de personas vulnerables así que puedo agredirles porque soy más fuerte”.

También, nos podemos encontrar con actos de violencia con claro resentimiento: casos de asesinatos en masa en centros educativos como el caso del asesino de Múnich, caso de los asesinos del instituto de Columbine, entre otros.

Conclusión 

Tras el análisis del acoso escolar o bullying, podemos concluir que:

  • El acoso escolar es un fenómeno común en los colegios que ha existido siempre; si no hacemos nada para prevenirlo, seguirá formando parte de nuestra sociedad.
  • El acoso escolar destruye la autoestima y confianza de niños y adolescentes; pudiendo llegar a generar ansiedad y/o depresión.
  • Condiciona la inadaptación a la sociedad, afecta al rendimiento académico, a las relaciones sociales entre sus iguales e incluso puede provocar la muerte de quién lo sufre (suicidio).
  • Hay que tener en cuenta que ante cualquier amenaza de suicidio ésta siempre debe ser evaluada como realizable. Sin embargo, bajo mi punto de vista, puede darse el caso que personas pertenecientes al entorno del menor no vean factible la consumación de la conducta suicida por parte de la víctima, por lo que en muchas ocasiones esas amenazas de suicidio pasan desapercibidas.
  • Tras los avances tecnológicos, el fenómeno bullying ha desarrollado diferentes modalidades como lo son el mobbingciberbullyinggrooming,… 
  • Es importante promoverla creación de programas de prevención de acoso escolar. Los colegios han de adaptarse a la diversidad de alumnos así como a las nuevas exigencias sociales. Se debe luchar contra la exclusión e incrementar la cooperación a todos los niveles.
  • Cualquier persona puede ser víctima de acoso escolar. No existe un perfil determinado de víctimas o de agresores, pero sí se debe tener en cuenta la aparición de algunos factores de riesgo que pueden ayudar a su detención y prevención.
  • Debemos prestar atención tanto a las víctimas, a los agresores como a los observadores, romper con la temida “conspiración del silencio” y enseñar a rechazar y condenar todo tipo de violencia escolar.
  • Y para terminar, me gustaría dejar a vuestra opinión una pequeña reflexión:

¿Es posible que desde pequeños nos hayan enseñado que en los colegios podemos vernos involucrados en situaciones de conflicto, y que la mejor manera de solucionarlo es defendiéndonos con mayor violencia? ¿Es posible que los centros educativos no centren su atención en el fenómeno bullying por considerarlo como “algo de niños”?

Los padres y profesores forman una parte importante del triángulo de prevención y tratamiento del bullying pero, ¿pueden ser los responsables de la prolongación de este tipo de comportamientos?  Es decir, ¿la detención del fenómeno bullying es responsabilidad de la propia sociedad, o  quizás del Estado?

Considero de gran interés el visionado del siguiente vídeo, y os  invito a que reflexionéis sobre estos temas y preguntas y comentéis vuestras opiniones, estaría realmente agradecida.

 

Para estar al día de todos nuestros artículos, ¡no olvides seguirnos en Facebook o en Twitter!

[1] Violencia (RAE): 1. f. Cualidad de violento. 2. f. Acción y efecto de violentar o violentarse. 3. f. Acción violenta o contra el natural modo de proceder. 4. f. Acción de violar a una persona.

Conducta agresiva que se emplea para conseguir un fin, bien sea éste el mero placer que produce el infringir daño a otra persona, o bien para dominar o manipular a alguien. En el primer caso, estaríamos ante un tipo de violencia hostil, emocional e impulsiva. En el segundo, estaríamos ya, ante un tipo de violencia instrumental, premeditada, motivada por una meta más elaborada.

[2]Victimario: El victimario es aquel que lleva a cabo una agresión contra alguien, que se convierte en su víctima. Puede tratarse de un solo individuo o de un grupo, pudiendo la víctima ser individual o tratarse de un ataque hacia un conjunto de individuos. Las consecuencias que provoca el victimario en su víctima incluyen que ésta pierda su vida, sufra lesiones físicas y/o psicológicas o se menoscaben sus efectos personales.

[3] Asertividad (RAE): 1. adj. Psicol. Afirmativo. 2. adj. Psicol. Dicho de una persona: Que expresa su opinión de manera firme.

[4] Ausencia de relación cálida y afectiva

[5] Claves del proceso socializador en el menor o adolescente: Familia y desarrollo social. Estilos educativos paternos: Permisivos (confianza en ellos mismos, malestar psicológico, menores problemas de conductas). Autoritarios / Coercitivos (Mayor obediencia, más orientados al trabajo, poca confianza en ellos mismos, problemas depresivos).

[6]Distorsiones cognitivas: son esquemas equivocados de interpretar los hechos que generan múltiples  consecuencias negativas: alteraciones emocionales como consecuencia de la perjudicial creencia en los pensamientos negativos, conflictos en las relaciones con los demás donde es posible que las interpretaciones erróneas generen conflictos, o en la manera de ver la vida dando lugar a una visión simplista y negativa.