¿Tienes alguna filia? ¿Y…parafilias?

En el artículo “23 Fobias Raras: ¿Las conoces?” hablamos sobre fobias en general y sobre fobias muy extrañas. Ahora que ya conocemos un poco más las fobias, vamos a indagar más sobre el otro término muy interesante: las filias. Probablemente al oír el término filia lo asocies a algo negativo puesto que social y culturalmente siempre se ha asociado a prácticas sexuales poco convencionales o mal vistas. En esta ocasión, quiero que dejes esos prejuicios de lado y te centres en conocer más sobre esta parte del ser humano.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Filia es un término proveniente del griego, “philos” que significa “amor” y del sufijo, “ia” que quiere decir “cualidad”. Una filia es lo contrario a una fobia. La filia es la atracción, afición o amor a algo. Tanto una filia como una fobia se pueden considerar dentro de una línea de intensidad que marcaría la diferencia entre lo normal y lo patológico.

Anteriormente, el término filia era considerado como sinónimo de desviaciones, perversiones, anormalidades, aberraciones o enfermedades. De esta manera, cualquier manifestación de la sexualidad que no correspondía al promedio, era señalado y perseguido.

Las hay para todos los gustos, más divertidas, más escandalosas, más desagradables o más raras pero hay tantas filias como personas y no siempre hay que dotarlas de una connotación negativa.

Una filia se manifiesta en dos niveles: erótico y afectivo. Así es posible tener una filia tanto en un aspecto afectivo como en uno erótico.

Cabe diferenciar los conceptos filia y parafilia. El término filia fue acuñado por John Money, quien lo consideraba un “gusto por”, no enfocándose exclusivamente a la sexualidad o la genitalidad.

¿Filia o Parafilia?

Filia

Las filias se pueden definir como las atracciones a determinadas realidades o situaciones. Nos referimos a las filias para hacer referencia a las aficiones o diversiones de las personas, especialmente aquellas que están relacionadas con coleccionar objetos y que generalmente se practican de forma individual.

Parafilia

La palabra parafilia proviene del griego y se encuentra formada por la unión de para, que significa “junto a”, y filein, que podría traducirse como sinónimo del verbo “amar”.

Las parafilias son un tipo de filias centradas en el ámbito sexual, son un tipo de comportamiento sexual donde la fuente de placer se encuentra en elementos o situaciones que acompaña al acto sexual. Generalmente, no están aceptadas culturalmente y generan a la persona un sentimiento de temor, ansiedad, excitación o culpa. De acuerdo a la definición del diccionario de la Real Academia Española (RAE), una parafilia es un desvío de índole sexual. Se trata de una conducta íntima donde el placer se obtiene mediante una actividad diferente a la relación sexual en sí misma.

Las parafilias son consideradas inofensivas normalmente, aunque hay excepciones. La excepción siempre será aquella parafilia que pueda generar daños físicos y/o psíquicos en alguno de los participantes del acto sexual o que no tengan la capacidad de elección ni la madurez suficiente, y que por lo tanto, pueden sufrir un grave daño, como ocurre con la pedofilia.

La mayoría de parafilias son consideradas inofensivas. Clic para tuitear

Se considera que una persona disfruta de una parafilia en concreto, por al menos uno de estos dos elementos:

  • El hecho en sí mismo de saber que se está practicando una parafilia, lleva a muchas personas a experimentar una mayor excitación.
  • Voluntad de poder. El llevar a cabo una situación de dominación sobre otra persona, provoca una sensación de poder, y con ello, un mayor disfrute.

Características de las Parafilias

Todas las parafilias poseen unas características comunes que las identifican:

  • Son de carácter sexual.
  • Son inusuales (no están contempladas en una cultura).
  • Se realizan de forma impulsiva.
  • Poseen un componente ansioso.
  • Son repetitivas, la persona busca poder volver a realizarlas siempre que tenga ocasión de forma casi exagerada o compulsiva en algunos casos.
  • Son estereotipadas, se realizan de una cierta manera y con un orden casi ritualizado con cierto temor ansioso por que salga tal como está previsto.
  • Puede tratarse de una parafilia exclusiva o combinada con otras parafilias.

TERAPIA-blog-un pedacito-de-psicologia

Las 9 Parafilias Más Comunes

Según el manual diagnóstico DSM-IV TR de la Asociación Psiquiátrica Americana obtenemos la clasificación más actualizada de las parafilias:

  • Exhibicionismo: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante la exposición de los propios genitales a un extraño que no lo espera.
  • Fetichismo: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante el uso de objetos no animados (p. ej., ropa interior femenina).
  • Frotteurismo: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante comportamientos ligados al hecho de tocar o rozar a otra persona en contra de su voluntad.
  • Pedofilia: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante comportamientos que implican la actividad sexual con niños prepúberes o niños algo mayores (generalmente de 13 años o menos).
  • Masoquismo sexual:La persona obtiene placer y excitación sexual mediante comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.
  • Sadismo sexual: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.
  • Fetichismo transvestista: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante comportamientos que implican el acto de transvestirse en un hombre heterosexual.
  • Voyeurismo: La persona obtiene placer y excitación sexual mediante el hecho de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en plena actividad sexual.
  • Parafilia no especificada: En esta categoría se incluyen todas las parafilias restantes que no se pueden incluir dentro de las categorías anteriores.

Algunas Filias y Parafilias Extrañas…

A continuación, añadiré algunas filias/parafilias extrañas que existen y son poco conocidas, aunque su prácticas es más común de lo que se piensa:

Altocalcifilia: atracción por los tacones altos como fetiche.

Esta filia se basa en el placer que proporciona contemplar los zapatos de tacón que otra lleva. Esta parafilia se presenta en mayor medida en hombres, quienes disfrutan observando a mujeres con zapatos de tacón muy altos. En el caso de las mujeres, son ellas las que se excitan al ponerse los tacones. Esto lleva a estas personas a mantener relaciones sexuales con este calzado con el fin de lograr mayor placer.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Neofilia: atracción ante lo nuevo, ante la novedad

Consiste en la constante búsqueda y satisfacción por cosas nuevas. El deseo constante de encontrar algo nuevo y revolucionario, nunca antes visto o escuchado, Es una característica de los early adopters, los consumidores tempranos que adquieren los productos antes de que se consuman masivamente, aquellos que tienen que acceder los primeros a los último de lo último. Nuestro cerebro está diseñado para que seamos curiosos por naturaleza y cualquier elemento novedoso en nuestro entorno nos llamará siempre la atención. Cuando hay mucho para elegir, la mayor parte de la gente elegirá siempre lo más nuevo.

Autonepiofilia: atracción por utilizar pañales y ser tratado como un bebé

Es una parafilia que se caracteriza porque el individuo que la padece tiene la necesidad de vestirse y actuar con ropa de bebé e incluso llevar pañales, con la intención de ser tratado como un niño pequeño. En ningún caso las personas que sufren esta parafilia sienten inclinación sexual hacia los niños, solo disfrutan vistiéndose y comportándose como uno.

Dacryfilia o dacrilagnia: atracción por ver lágrimas en los ojos de la pareja

Se trata de que una persona disfruta sexualmente viendo a otra persona con un estrés emocional, muestra a una persona dominante que tiene el poder de controlar la respuesta psicológica de la persona sumisa. Este juego de poder trae consigo placer, y para algunos, excitación sexual.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Dendrofilia: atracción a frotarse contra los árboles

Su amor por los árboles sobrepasa el simple interés ecológico. El dendrofílico suele sentirse atraído sexualmente por los árboles, vegetales y las plantas, llegando usarse los mismos como objeto sexuales para obtener placer. Cualquier detalle del árbol le recuerda a ciertos atributos sexuales.

Hifefilia: excitación por la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.

Se define como el placer sexual y la excitación obtenida (y necesaria) a través de tocar o sentir el roce de objetos ajenos contra nuestro cuerpo, especialmente si son usados en la proximidad de las principales partes eróticas del cuerpo.

Psicrofilia: atracción por pasar frío o ver personas pasando frío

Esta parafilia consiste en que las personas sienten una terrible excitación al ver a otros pasar frío o pasar ellos mismos frío En algunos casos, la estimulación sexual y la consecución del orgasmo son dependientes del frío. Estas personas en verano es cuando más apagadas se sienten debido al calor. Suelen elegir lugares extremadamente fríos para pasar sus vacaciones ya sea en pareja o en solitario.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Consuerofilia: atracción a coserse zonas de la piel con aguja e hilo

Normalmente una persona consuerofilica empieza por coserse zonas del cuerpo que no duelen o no provocan gran riesgo a su cuerpo, como coserse las palmas de las manos. En algunos caso se puede llegar al extremo de cortarse el propio cuerpo para poder coser o suturar el cuerpo aumentando el grado de dolor y cicatrización.

Cosquillofilia: atracción al hacer o recibir cosquillas (no necesariamente sexual)

Si tiene una connotación sexual se llamaría  knismolagnia, que es la práctica de dar o recibir cosquillas por placer sexual. Puede consistir en cosquillas ligeras en cualquier zona del cuerpo que relajan, aunque las hay más intensas, en zonas sensibles como las axilas, las costillas o los pie. A la persona que da las cosquillas se le llama tickler y a la persona a la que le gusta recibir, ticklee.

Hipnofilia: atracción por contemplar personas dormidas.

El término hipnofilia es aplicable para referirse a la parafilia que involucra la excitación sexual y/o el orgasmo obtenidos al interactuar sexualmente con un individuo en estado de sueño, pero el término también es aplicable al gusto por dormir. A esta parafilia se le llama también el Síndrome de “La Bella Durmiente” por su relación con el cuento de Charles Perrault.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Clastomanía: obsesión por romperle a la pareja la ropa que lleve puesta

Esta parafilia consiste en obtiene placer por la acción de romper o desgarrar la ropa de la pareja. Quienes tienen esta patología no están interesados en la suciedad, sino en desnudar a su pareja por medio del desprendimiento de sus vestimentas.

Hirsutofilia: atracción por el vello

Se trata de una filia que se enfoca en la atracción por el vello corporal. Es frecuente tanto en mujeres como en hombres. De aquí, la atracción en hombres con barba o mujeres con vello en alguna parte del cuerpo como en las axilas.

Agalmatofilia: atracción por estatuas o maniquíes desnudos

La agalmatofilia es una característica que presentan personas que sienten un amor exacerbado o incluso una atracción sexual por sujetos inanimados que pueden ir desde maniquíes hasta estatuas. El deseo sexual se siente con solo observar al sujeto inanimado desnudo pero la fantasía puede navegar mucho más allá, hasta desear relaciones sexuales con su apreciado sujeto.

Según una investigación publicada en la popular revista The Scientist, la agalmatofilia es una clase de parafilia extremadamente habitual en los países del norte de Europa, donde miles de personas satisfacen sus deseos sexuales con efigies en plazas, estaciones de tren, y otros lugares públicos.

Agonofilia: Excitación surgida en la pareja después de tener una pelea física

es un tipo de parafilia o comportamiento que consiste en la excitarse después de una discusión con su pareja, ambas partes sostienen relaciones sexuales que generalmente son muy intensas, estas personas mantienen un consentimiento mutuo. Esto puede condicionar que se busquen las discusiones en la pareja para luego obtener esa satisfacción sexual.

Barosmia: Excitación a través del olfato o mediante ciertos olores

los olores tienen mucho que ver en la comunicación sexual. En este sentido, juegan un papel muy importante las feromonas. Aunque no podemos percibir su olor, nuestro cuerpo reacciona ante su presencia e incluso influyen en la elección de la pareja

Podofilia: atracción por los pies

Consiste en el placer por besar, tocar, acariciar, lamer, oler y chupar los pies. Quien la siente recibe el nombre de podólatra porque es un individuo que idolatra, que adora los pies.

La obsesión de los chinos por los pies pequeños se exportó a Europa con éxito gracias a un cuento tradicional del siglo XI reescrito por Charles Perrault: ‘Cenicienta’, con un príncipe podófilo loco por desposar a la chica con los pies más pequeños del reino.

¿Tienes alguna filia? ¿Y parafilias?-blog-un-pedacito-de-psicologia

Odaxelgania: atracción al morder a sus parejas en distintas partes del cuerpo

La odaxelgania radica en complacer a la pareja o a uno mismo a través de ejercer presión con todos los dientes posibles en la piel. A estas personas les atrae sexualmente las mordidas, ya sea que ellos muerdan a sus parejas o que disfruten de ser mordidos. Es considerada un tipo de sadismo ya que encuentran placer en el dolor. Según un estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Alfred Charles Kinsey, aproximadamente la mitad de todas las personas encuestadas, han experimentado excitación sexual al morder a su compañero o compañera.

Hibristofilia: atracción por mantener relaciones sexuales con personas peligrosas

Consiste en sentir atracción por mantener relaciones sexuales con personas peligrosas, como asesinos seriales, secuestradores, violadores y otro tipo de criminales menores como ladrones y estafadores. Se ven atraídos también por personas que engañan, que son infieles o que son grandes mentirosos. El caso más llamativo que saltó a los medios de comunicación fue el del violador y asesino en serie Ted Bundy. El número de víctimas podría rondar las cien mujeres y, cuando su detención se hizo pública atrajo a docenas de mujeres tanto a las sesiones de juicio como transformadas en cartas de amor cuando entró en prisión.

Harpaxofilia: experimentar placer al ser robado

Esta parafilia deriva de la reacción atada a la pérdida de un bien precioso. A nadie le gusta que le quiten lo que es suyo, sin embargo hay gente que se excita cuando esto le pasa. Estas personas suelen organizar simulaciones de atracos que consisten a menudo en ser sorprendido por un intruso mientras se duerme durante la noche. Recientemente, se ha estrenado una película dónde se refleja ésta y otras parafilias. La película se titula “Kiki: el amor se hace” de Paco León.

Balloning : atracción sexual por ver personas interactuando con globos

consiste en la excitación sexual derivada del contacto con globos. cada persona puede preferir una marca, un color o un estilo particular. Tiene tres variantes diferentes:

Hay personas que experimentan placer simplemente inflando los globos hasta el límite de lo posible y entonces se deleitan con su forma y textura mientras que otros optan por un papel más pasivo y su excitación proviene de ver a otras personas inflando los globos. También encontramos a aquellos que se deleitan explotándolos, tocándolos u oliéndolos. Los amantes del ballooning suelen incrementar el placer sexual a medida que los globos se inflan cada vez más, y logran el orgasmo al explotar ese globo completamente inflado.

TERAPIA-blog-un pedacito-de-psicologia

Filia y Parafilia: más comunes de lo que pensamos

Como conclusión me gustaría añadir que, tener una filia o una parafilia es mucho más habitual de lo que pensamos y la mayoría son inofensivas, si exceptuamos a las que se realizan contra la voluntad de alguien o implicando a terceras personas sin capacidad de elección.

Hay que tener en cuenta que, aunque depende cómo la vive cada individuo, una conducta sexual se puede clasificar como patológica cuando es rígida, limitada y excesivamente centrada en un objeto y produce un malestar significativo o un deterioro en la vida de la persona.

Además, los criterios para considerar si una conducta sexual es parafílica han variado a lo largo de la historia y en las distintas sociedades. Hasta mediados del siglo XX, por ejemplo la masturbación y el sexo oral se consideraban parafilias. Hoy en día, ese concepto ha cambiado y ya nos están dentro de este rango. En la actualidad, hablar de parafilias es hablar de hábitos sexuales diferentes a lo normal de dicha sociedad.

Quiero hacer hincapié en que aunque se tenga una parafilia, no es algo negativo si con ello se disfruta sin hacer daño a otros. Tal vez tengas algún tipo de gusto sexual y no supieras que está clasificado como parafilia. ¿Te sientes identificado/a con alguna de las nombradas?

¿Te ha llamado la atención alguna parafilia? Espero que te haya gustado el artículo y que hayas descubierto conceptos que desconocieras, especialmente el de filia. Existen muchas más filias de las que hemos comentado, ¡te animo a que si conoces alguna filia interesante la compartas con nosotros en los comentarios! Y, para estar al tanto de todos nuestros artículos, no olvides seguirnos en Facebook y Twitter.