Psicología

Jóvenes de 25 con 30 años de experiencia

By 13 junio, 2016 No Comments
exigencias-jóvenes-trabajar-blog

Es difícil en cierto momento preguntarte ti mismo, ¿Y, ahora qué? ¿Cuál es el paso a seguir? ¿Qué es lo que tengo que hacer a partir de ahora? ¿Qué lugar ocupamos los jóvenes en la actualidad?  Pretendo analizar las diversas situaciones de los jóvenes en la actualidad. Búsqueda de empleo y formación,  coaching,  motivación personal…

 

 

Sin duda son preguntas complejas y difíciles de responder, y más cuando has terminado una etapa de tu vida que creías como interminable y llega el momento de pararte a pensar y decir, ¿de qué ha servido todo esto?

Ya no estás en condiciones de pedir la opinión de tus padres o de tus amigos/as, ahora la decisión es totalmente tuya, no hay nada ni nadie que vaya a decidir por ti, tú, sólo tú eres el dueño y señor de esa decisión y deberás determinar cuál será el “mejor” camino que debes escoger.

Situación actual de los jóvenes

En la actualidad, la situación de los jóvenes se ve colapsada, no sólo porque se ha acabado la etapa de ​“hacer lo que nos dé la gana” por así decirlo, sino también porque nos hacemos  ​mayores  y ahora es cuando valoramos aquellos consejos de nuestros antecesores.

En  la mayoría de los casos la situación de los jóvenes se centra en la finalización de los estudios, terminar una carrera profesional, un curso formativo, una formación profesional, una formación superior (máster o postgrado), etc… para poder ejercer.

Desde que los jóvenes empiezan a estudiar, siempre han pensado que tener estudios es lo más importante para avanzar en el camino de la vida, “ser alguien”, mayor facilidad para conseguir grandes éxitos y metas; sin embargo, todas estas creencias han ido cayendo progresivamente gracias a la gran cifra del paro.

Muchos jóvenes ven los estudios como una pérdida de tiempo si al final vas a terminar realizando actividades laborales que no exigen ningún tipo de titulación. ¿Qué sucede? Que según van pasando los días y los meses nos hemos dado cuenta de que el asunto de estudiar o no, no sólo recae en nosotros mismos, sino en nuestra salida laboral posterior.

Por ejemplo, si se piensa en que si estudias una carrera concreta porque hay salida laboral, cuando pase el tiempo y termines con la titulación, ese periodo de <<oportunidad laboral>> puede que haya finalizado, y termines en la lista de tantos estudiantes que se han visto “obligados” a irse de su localidad o país materno, en busca de nuevas oportunidades.

 

banner-terapia-serendipia

Existen muchos motivos por los que las personas, y en concreto los jóvenes,  deciden no continuar con los estudios, pero la mayoría de ellos son la escasez de puestos de trabajos, por lo que, me atrevo a decir, que ya se tiende a escoger el camino más sencillo: trabajar, cotizar y morir.

También existen casos en los que no se tiene muy claro hasta qué punto vale la pena estudiar, es decir, si entre profesionales nos pisamos diferentes labores, al final ninguno de nosotros conseguiría un puesto de trabajo, sin hablar de aquellos que no tienen estudios.

¿Experiencia?¿Formación? ¿O ambas?

Bien, a día de hoy, lo que más interesa es la experiencia laboral, ¿no? Bueno, entonces si lo importante es que una persona tenga una gran experiencia, ¿dónde queda el tiempo dedicado a la formación? Es muy difícil, no imposible, que hayan  personas que han podido estudiar y trabajar a la vez, pero cada vez más se repite este tipo de casos.

Ahora bien, si nos adentramos en el tema de entrevistas y oportunidades laborales, es curioso que en una oferta de empleo nos exijan un nivel de estudios alto y una experiencia disparatadamente alta y completa; pero esto no es lo más raro, lo sorprendente es que además de estos dos grandes requisitos, nos exigen que seamos personas jóvenes. Entonces, aquí es donde se encuentra la gran incongruencia de todo esto.

Partimos de la base de que hay pocos puestos de trabajo, de ahí, salen ofertan que exigen un nivel de estudio desorbitado, añadiendo además que se debe tener un tiempo de experiencia relacionado con el puesto ofertado y ya no contentos con todo esto, nos exigen que seamos personas jóvenes. ¿Cómo podemos tener estudios si tenemos experiencia en sectores vinculados al puesto de trabajo ofertado y además ser personas jóvenes?

Somos Jóvenes pero, ¿cómo podemos tener experiencia si nos hemos centrado en formarnos académicamente para poder optar a dichos puestos de trabajo? Y ya para finalizar, ¿cómo vamos a ser personas jóvenes después de haber estudiado durante tanto tiempo y logrado un amplio tiempo de experiencia laboral? No tiene ningún sentido.

Algunos jóvenes con suerte, formación y oportunidad han conseguido grandes éxitos, otros se han quedado en el​ tintero​, y muchos otros ni siquiera se han planteado avanzar al ver cómo están las cosas actualmente. Realmente muchos se sienten estancados por el simple hecho de verse en situaciones que no esperaban que fuesen así.

El camino de la vida no es fácil, pero cada vez nos encontramos con más obstáculos, y no tanto por lo que hacemos o no para conseguir nuestros objetivos, sino por las oportunidades que se nos generan, oportunidades que cada vez van a menos.

Grandes profesionales nos estamos peleando por puestos de trabajo precarios y además debemos sentirnos orgullosos de tenerlo. Lo más triste de todo esto es que hayan personas que por su “experiencia” se sienten mejores que los demás. Siendo la realidad que han estado en el lugar y momento perfecto.

Estas personas son las típicas que no quieren dar oportunidades a los demás, dan por hecho que es un puesto que les pertenece. Aquí es cuando me gustaría reflexionar y decir ¿somos totalmente conscientes de la realidad de cada uno de nosotros o sólo miramos por y para nuestro beneficio?

y ahora que? jóvenes blog un pedacito de psicologia

¡Busquemos soluciones!

Lo que pretendo con todo esto es reflejar cada una de las situaciones en las que muchos de nosotros nos podemos ver identificados. Desde hoy debemos volver a creer en nosotros mismos, volver a tener ilusión por lo que hemos dedicado nuestro tiempo, debemos tener un cambio de actitud y aptitud frente a situaciones hostiles en el tema de la búsqueda de trabajo. No es nada fácil, pero merece la pena.

Céntrate en tu pasión, en lo que te gustaba hacer de pequeño y en lo que te gusta hacer ahora, en quién quieres ser, en cuál es tu talento, organízate y ve a por ello.

Me gustaría finalizar y concluir este artículo con la importancia de intentar conseguir lo que realmente quieres mediante un breve esquema:

QUERER ​→ SI/ NO

Ganas. Tiempo. Ideas. Formación → SI/NO

Habilidades. Recursos. Dinero → SI/NO

Mala fe. Ambición. Egoísmo → SI/NO

Miedo al fracaso. Impaciencia. Personas tóxica a nuestro alrededor →SI/NO

TENER ​→ SI/NO

Ganas. Tiempo. Ideas. Formación → SI/NO

Habilidades. Recurso. Dinero → SI/NO

Ambición. Egoísmo → SI/NO

Miedo. Falta de conocimiento teórico/ práctico.

Si al finalizar el esquema la mayoría de tus respuestas son (SI), es tu momento, arriésgate y reflexiona:

¿Cuánto vales como persona?

C   +  H  x  A

Conocimiento

Habilidades

Actitud

Con todo esto, LOGRARÁS EL ÉXITO. Inténtalo, lucha y crece.

“Rodéate de gente brillante y te convertirás en uno de​ ellos”

Os invito a que reflexionéis sobre estos temas y preguntas y comentéis vuestras opiniones, estaría realmente agradecida.

 

Ingrid Mina

Ingrid Mina

Graduada en Criminología (Titulo Propio) Universidad de Oviedo. Licenciada en Criminología en Universidad de Alicante. Máster de Criminología Aplicada e Investigación Policial en Universidad de Ávila y Postgraduada en Mediación y Justicia Penal en Universitat de Valencia. Miembro del Ilustre Colegio de Criminólogos de Valencia (Colegiada nº 114).

Leave a Reply